En el silencio del Sábado Santo

Primer sábado de abril con María, la Madre del silencio, en nuestro corazón. ¿Qué me impresiona de este Sábado Santo en el que los hombres seguimos nuestras tareas cotidianas como si ayer nada hubiera sucedido? El abismo de un silencio desgarrador. Cristo yace en su sepultura. Una piedra de gran tamaño impide el paso a su tumba, custodiada por la rudeza del hombre. Su cuerpo inerte todavía no ha resucitado. Es un silencio punzante, aterrador incluso que en nuestras sociedades ofrece un colosal y profundo realismo. Hay demasiado silencio en nuestra vida, pero no es el silencio de la paz interior sino el silencio de la soledad humana por falta de fe, confianza y esperanza.
Cristo ha descendido a los infiernos, como lo hacemos los hombres con nuestros comportamientos. En este día, Cristo se ha ocultado descendiendo al misterio de la muerte.
En este silencio del Sábado Santo tomamos conciencia de que Dios ha sido sepultado. ¡Hay tantas tristezas en nuestra alma, tantos vacíos en nuestro corazón, tantas amarguras que impregnan nuestra vida, tanta indolencia por la ausencia de esperanza, tanto abandono por las incertezas de lo que ocurrirá mañana, tanto sentimiento de fracaso en nuestro camino hacia Emaús por la sensación de desánimo!
En el silencio del Sábado Santo no somos conscientes de que Cristo ha muerto por nuestra redención. ¡Y que yo, con nombres y apellidos, he sido uno de los que le ha juzgado, condenado, maltratado y matado! ¡Tan trágico como cierto aferrado como estoy a la idolatría de mi egoísmo, de mi soberbia, de mi falta de compromiso, de mi fe acomodaticia, de mis juicios ajenos, de mis quejas cotidianas, de mis pecados que se repiten como por inercia, de mi poca caridad con los que me rodean…!
En el silencio del Sábado Santo Cristo está como desaparecido. Oscurecido, oculto en el sepulcro de mi vida. Dios espera de mi autenticidad, veracidad, franqueza, sinceridad. No espera ni quiere dobleces en mi vida.
Sin embargo, en el silencio de este Sábado Santo, en que Cristo ha descendido a los infiernos, una semilla ha comenzado a brotar en mi corazón. Una semilla que nutre mi conciencia y clama que Dios ha muerto por mi, para salvarme porque me ama. Y que si quiero vivir en Él no puedo más que contemplar esas tinieblas en las que se encuentra Dios y ser consciente de mi nada para resucitar mañana con Él y convertirme en un hombre nuevo, lleno de vida y de esperanza.

Cristo en el sepulcro

¡Señor, hoy clamo con todas mis fuerzas: que la noche oscura del Sábado Santo no sea para mí más que un momento pasajero! ¡Dios silencioso y amoroso, envía un rayo de luz que ilumine mi alma y caliente mi corazón de piedra para que arda de amor, de esperanza, de caridad, de generosidad, de entrega absoluta! ¡Señor, has descendido a los infiernos, y estás solo por culpa de mi abandono; no se oye ninguna voz ni ningún quejido; Tu que eres el amor de los amores hoy te tiendo mi temblorosa mano para que la cojas y caminemos juntos! ¡Y en lo más profundo de mi soledad, Señor, que aprenda de Ti como amar y ser amado! ¡Transfórmame, Señor! ¡Renuévame, Señor! ¡Guíame, Señor! ¡Concédeme, Señor, una fe sencilla que no se turbe cuando me llames en los momentos de tribulación, soledad, abandono, sufrimiento y lucha! ¡Hazme, Señor, un hombre pascual en el silencio de este Sábado Santo! ¡María, Madre del silencio amoroso, me acojo a Ti para que vayamos juntos en el camino de la vida!

En este Sábado Santo no quiero olvidarme de la Virgen, Señora de los dolores, y la música que propongo escuchar es el Stabat Mater pour des religieuses, H.15 de Marc-Antoine Charpentier (1643-1704):

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s