Cinco minutos para dejarse sorprender por Dios

Tercer sábado de abril con María, Reina de la Paz, en nuestro corazón. Me cuenta un amigo una experiencia en un taxi de Nueva York. Es un ejecutivo estresado que se dirige desde el aeropuerto a la ciudad de los rascacielos. Conduce el vehículo un taxista hindú, con su turbante naranja que le cubre su pelo canoso. A mitad de camino, le pregunta a mi amigo cuál es su profesión. «Trabajo para cambiar las organizaciones y favorecer el cambio personal en las empresas», resume. El taxista calla y, a los tres minutos, mirándole fijamente por el retrovisor exclama: «Yo hago lo mismo que usted, amigo». Este ejecutivo le mira con incredulidad. «¡Ah, sí», balbucea. «Si, mi amigo. Trato de que durante el viaje en mi taxi las personas estresadas como usted cambien. Trato de darles cinco minutos de paz».
Esta breve historia me invita a meditar en qué escojo mi tiempo para encontrar la paz y cuántas veces lo dilapido en banalidades sin sentido. El tiempo es el único bien con el que contamos. Si permanentemente estoy sometido a la dictadura de la tecnología, esclavizado por las noticias, gastando horas leyendo la prensa o buscando información tantas veces intrascendente, mi mente se agita por la negatividad de lo que encuentro a diario. Para alcanzar la paz interior es imprescindible desapegarse de la prisa, del estrés, del ruido exterior, del qué dirán o pensarán de mi y, sobre todo, de toda forma de negatividad.
En el tiempo libre no hay correr a conectarse a Internet, a encender el televisor, a ensimismarte por el yo. Hay que aprender a descansar, a admirar, a pensar. Nos sentimos inseguros si no estamos haciendo algo de manera constante. Pero cuando tenemos esos minutos de paz es cuando surge la oportunidad de darse cuenta de la verdad de nuestra vida y en ese momento podrá surgir el agradecimiento a Dios, ese Dios que nos ha dado la vida, nuestros talentos, nuestra capacidad de amar, las personas con las que compartimos el tiempo…
Cinco minutos para dejarse sorprender por Dios, para inspirarse en Él y que surja espontáneamente la oración. Cinco minutos para ver la realidad del mundo con los ojos de Dios, para fijar nuestra mirada en Él, para poner nuestra realidad sobre las cosas con el mismo sentimiento de amor que lo hizo Cristo. Cinco minutos para entender que Dios siempre permanece fiel a nuestro lado. Cinco minutos para comprender que en Dios se asientan las razones de nuestra acción de gracias y toda nuestra esperanza. Cinco minutos diarios para dejarse imbuir del Espíritu y la voz de Dios en nuestro corazón. Cinco minutos para testimoniar nuestra fe en Él. Cinco minutos para disfrutar de cinco minutos de felicidad con Su compañía. Cinco minutos para, en definitiva, ser más feliz.

Captura de pa04-17 a las 11.11.01

¡María, Reina de la Paz, Tu que dedicaste todo tu tiempo a Jesús, ayúdame a imitarte siempre en el amor a Tu Hijo, a alabarle y darle gracias! ¡Espíritu Santo, te pido me ayudes a desechar la tibieza que tantas veces embarga en mi vida de oración, esa tacañería de espíritu en todo lo concerniente a las cosas de Dios y hazme entender el fundamento de ese primer Mandamiento que es amar a Dios sobre todas las cosas! ¡Señor, aquí estoy para decirte que te amo aunque tantas veces menosprecio tu compañía desperdiciando los minutos y las horas en pequeñeces sin sentido! ¡Con qué mezquindad, Señor, te doy el tiempo que me sobra porque siempre tengo algo más importante que resolver o que disfrutar!

En este sábado te presento la Litania Deiparae Virginis Mariae, a 6 voces una obra alegre y jubilosa del maestro franco-flamenco Jacob Regnart (1540–1599) dedicada a la Madre de Dios [Deiparae]:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s