Jueces de los demás

¡Con cuánta frecuencia menospreciamos, minusvaloramos, insultamos o juzgamos interiormente o de palabra a los que nos resultan pesados, a los que no comparten nuestra manera de pensar o de vivir, a los que difieren de nuestras ideas, a los que nos han perjudicado…! En el silencio de nuestro corazón pergeñamos lúcidos alegatos y deslumbrantes soflamas con los que trituramos a esa persona, tratando de demostrar que la razón nos asiste y que, por supuesto, somos sin discusión mejores en todo. A continuación, en el sigilo del orgullo que todo lo carcome, nos regocijamos en nuestro rencor e inquina que nutrimos en nuestra lógica con argumentos sólidos y evidencias incuestionables. Entonces uno se adjudica el rol de juez para analizar, escudriñar y categorizar a los que también son hijos de Dios. ¿Hay alguien que pueda juzgar la vida de otro hombre? Tal vez el que tenga la autoridad del bien espiritual de los demás puede censurar las obras humanas pero nadie debe arrogarse el deber de censurar las faltas ajenas porque se expone a un grave error.
Todos estos sentimientos y pensamientos nocivos podemos combatirlos desde el silencio de la oración hasta que se suavicen. En la intimidad de la oración vale la pena juzgarse a uno mismo y contemplarse delante de Dios. Para poder obrar en justicia y en verdad es necesario estar libre del juicio ajeno. Por eso, los cristianos no debemos juzgar o criticar a nadie, hablar mal de los demás. El único juez es Dios. Quien pone su referencia en las críticas a los demás o en los aplausos que recibe, está condenado a no obrar en conciencia.
Si entiendo que luchando alejaré de mi esas ideas maliciosas sobre los que me rodean y que Dios me acepta con todos estos malos pensamientos que atormentan mi interior, cuando regresen no se adueñarán de mi corazón. Y podré avanzar alegre, convencido de que mi interior tendrá libertad, la libertad de contar con el amor de Dios porque yo también habré sido capaz de amar, ser dócil y caritativo, y mi corazón se habrá despojado de todo rencor. Y entenderé que primero miraré y examinaré mi interior, observaré el mal que hay en mi, me corregiré a mi mismo y luego podré corregir fraternalmente y de corazón a los demás.

Captura de pantalla 2015-04-14 a las 22.40.22

Amado Jesús, ¿quién soy yo para juzgar? ¿quién soy yo para calificar las actitudes de los demás con tantos fallos y caídas como tengo y Tu me perdonas? ¡Espíritu Santo, a través de las virtudes de la humildad, la bondad, la caridad y el amor santo, ayúdame a no emitir nunca juicios sobre los demás! ¡Recuérdame siempre, Espíritu de bondad, que no suponga los motivos de las acciones ajenas! ¡Elimina de mi corazón, Espíritu de piedad y misericordia, cualquier indicio de naturaleza crítica y lléname de una actitud indulgente, magnánima y amorosa! ¡Señor, ayúdame a ver siempre el lado positivo de la gente, sus virtudes y no sus defectos, no me dejes acusar de traición a los demás por no pensar igual que yo! ¡Y, Señor, cuando actúe como juez ayúdame a orar por esta persona, entrégale todo lo que yo deseo para mi! ¡Y cuando juzgue, Señor, perdóname porque en el fondo de mi corazón sé que no estoy haciendo lo correcto! ¡Espíritu Santo, ayúdame a examinar todo lo que turba mi interior y ayúdame a sanarlo y a transformar mi corazón por medio de tu gracia! ¡No permitas, Espíritu de Dios, que sea yo el que debe ser complacido, sino que sea yo el siervo de todos, el que busque complacer a los demás! ¡María, Señora del silencio, Tu que viste cómo juzgaban a Tu Hijo sin razón, cómo lo golpeaban y flagelaban y al pie de la cruz permaneciste erguida pero con el dolor quebrantado de dolor, intercede ante el Padre para que me de un corazón dócil y humilde para ver siempre la bondad de los demás como haces siempre Tu!

Le pedimos al Señor y al Espíritu Santo que renueve nuestro corazón con esta canción:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s