¡Ven, Espíritu, ven!

Ayer sábado, en una jornada del Espíritu, vivimos los allí presentes una experiencia profunda de efusión del Espíritu Santo, de conocimiento del Espíritu de Dios, de experiencia del fuego de su amor. Fue un apertivo a la jornada de Pentecostés que viviremos hoy.
Por la noche, en la quietud de la iglesia, en un ejercicio de intensa emoción, acompañado de cantos hermosos que invocaban la venida de quien despierta en nosotros la fe compartimos dos horas de entrega serena al Espíritu, principal artista de nuestra santificación. Una fiesta de la gratuidad del amor. Noche de luz y de fuego.
Esa agua viva que es el Espíritu Santo está presente en nuestra vida como una fuente estancada. Para conseguir que las dificultades que frenan que el agua discurra se hace imprescindible pedir la gracia de la efusión del Espíritu, en el seno de una comunidad de fe, amor y oración. Es lo que sucedió en la tarde noche de ayer sábado.
Un centenar de personas nos reunimos a rezar. Algunas de ellas están alejadas de la vida de la fe, pero han iniciado un camino de acercamiento a Dios. Algunos rezamos e intercedemos por estas almas hijas de Dios, de ese Dios que se hace siempre el encontradizo si se le busca; de ese Dios que nunca abandona, para comprender que es imposible contemplar los frutos en nuestra dedicación apostólica sin la presencia viva del Espíritu Santo en nuestra vida. Es una noche que ayuda a comprender que si uno desea resucitar su fe y su vida mortecina, basta con invocar al que es el alma que da vida a nuestras obras estancadas. Y al clamor del ¡Ven, Espíritu Santo! ¡Ven, Espíritu Santo! la presencia del Espíritu de bondad, magnanimidad, misericordia, amor… se hace presente en nuestros corazones.
Invoquemos a diario los siete dones del Espíritu ante cualquier acontecimiento de nuestra vida, para nosotros y para las personas que queremos, sobre los que sufren, sobre aquellos que están en el límite de la desesperación, sobre nuestros enemigos, sobre los que no tienen fe, para que nos ilumine en nuestro caminar, en nuestro matrimonio, en nuestros proyectos, en nuestras anhelos, en nuestra conversión diaria… Cada invocación se traducirá en un bálsamo que permitirá cambiar nuestra vida, abandonando poco a poco esas actitudes y costumbres que no están de acuerdo con el plan de Dios sobre nosotros.
Y, así, al calor de su presencia observaremos que los frutos del Espíritu son el amor, la paz, la paciencia, la alegría, la bondad, la magnanimidad, la generosidad, la dulzura de corazón, la amabilidad, la fidelidad, la mansedumbre, el dominio de sí…
¡Ven Espíritu Santo a mi vida y haz que resurja como un hombre nuevo!

Captura de pantalla 2015-05-21 a las 13.56.12

Hoy mi oración es la sencuencia del Espíritu Santo:

Ven Espíritu Divino, manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre, Don, en tus dones espléndido.
Luz que penetra las almas, fuente del mayor consuelo.

Ven, Dulce Huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.

Entra hasta el fondo del alma, Divina Luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado, si no envías tu aliento.

Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo.
Lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.

Reparte tus siete dones según la fe de tus siervos.
por tu bondad y tu gracia dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno.
Amén. Aleluya

¡Veni Sancti Spiritus! ¡Ven, Espíritu Santo, ven! ¡Hazte muy presente en mi vida! Feliz domingo de Pentescostés a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s