Perseverancia en cumplir la voluntad de Dios

Me encuentro con amigos que te demuestran como la coherencia de vida te lleva a ser testimonio de fe. Les escucho hablar de entrega, de perdón, de compasión, de serenidad, de valor, de entereza, de servicio, de confianza, de amor a los demás. Y, sobre todo, de sencillez para liberar el orgullo de sus corazones. Cada una de estas virtudes, el mundo actual las entiende de una forma muy diferente porque la escala de valores no es la misma si se mira todo desde un prisma cristiano. Cuando nos alejamos de la única verdad de nuestra vida que es Jesucristo todo se reduce a una proyección humana, no sobrenatural. Y tratar de comprender la perspectiva de la vida con ojos humanos lleva a la infelicidad.
La perseverancia en cumplir la voluntad de Dios nos ayuda a cumplir cada uno de nuestros propósitos, a enfrentarse a nuestros defectos, a tolerar el sufrimiento que nos aflige, a aceptar los tropiezos y las caídas de cada día. Y, además, mitiga el desaliento cuando perseguimos un objetivo o esperamos un bien que se demora en el tiempo sin explicación alguna. La vida requiere paciencia; la paciencia provoca el dominio de uno mismo; y el dominio lleva a la serenidad; y la serenidad es el camino para alcanzar la paz interior. Entonces el Espíritu Santo vive en nosotros y nos permite actuar de manera ordenada para alcanzar el fin debido. Así, se hace más sencillo calibrar el alcance de cada uno de nuestros actos que, por muy insignificantes que parezcan, alcanzan un valor que trasciende lo meramente accidental.

Captura de pantalla 2015-05-28 a las 17.18.49

¡Ven Espíritu Santo, ayúdame a ser constante y paciente en todos mis actos! ¡Ayúdame a comprender los acontecimientos de mi vida y aceptarlos con humildad, generosidad y entrega! ¡Dame fuerza para ser constante en mi vida de oración, coherente en mi vida familiar, social y profesional, tenaz y perseverante en mi lucha diaria, ejemplar en mi vida profesional! ¡Hazme comprender la necesidad de frecuentar los sacramentos para vivir con coherencia mi vida cristiana! ¡Y ayúdame a no caer en tentación!

Como es domingo os presento la Misa en re mayor de Josep Mir i Llussà, compositor de música sacra del siglo XVIII y que desarrolló su carrera musical en Segovia, Valladolid y Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s