Los mandamientos del demonio

Los principios éticos y morales que representan los Diez Mandamientos que Dios entregó a Moisés en el Monte Sinaí para ayudar al pueblo escogido al pleno cumplimiento de la ley divina constituyen para todos los cristianos los principios básicos de nuestra vida. Ese Decálogo Cristo lo perfeccionó con su palabra y sus gestos, convirtiendo todo en un mandamiento que se resume en dos ideas: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo.
No hay nada que pueda hacer enrabietar más al demonio que un cristiano coherente y firme en su fe. Por eso, cuando el hombre padece, sufre, no tiene esperanza o confianza en Dios, ante la precariedad económica, ante la falta de perspectivas profesionales o la carencia de trabajo, ante el abandono de muchos, ante la enfermedad… el demonio juega sus cartas y nos ofrece su propio decálogo de principios en lo que todo es relativo con el fin de empobrecer el alma, alejarla de Dios y debilitar la coherencia cristiana.
Son normas de funcionamiento sin orden porque para el demonio la verdad no existe ni los principios tampoco. El alfa y el omega del príncipe de las tinieblas es destruir y corromper al hombre. Y, para ello, necesita a mi parecer de estos diez mandamientos con los que trata de alejar al hombre de Dios:
1. Evita la oración. El hombre no necesita orar ni dialogar con Dios porque Él ya conoce sus necesidades. Tú puedes con tus propias fuerzas. Confía en el destino y en tu buena suerte.
2. Evita acudir a la iglesia. Como la oración no es necesaria, tampoco es una necesidad adorar a Dios ante el sagrario. Puedes hacerlo cómodamente sentado en el sofá de tu casa, abonado a todas las comodidades. Allí ya se ocupará el demonio de tu distracción.
3. Evita la Eucaristía. El demonio no puede aceptar la Eucaristía como fuente y cúlmen de toda vida cristiana perpetuada por los siglos desde su institución en la Última Cena. Te invita a buscar excusas para que no acudas a la celebración eucarística diaria en la que nos unimos directamente a la liturgia del cielo y anticipamos la vida eterna.
4. Evita la lectura de la Biblia. El libro que da respuesta a las preguntas más importantes de la vida. La Palabra de Dios es fuente viva y eficaz y hace nacer de nuevo a las personas que se adentran en ella. La Palabra permite conocer a Dios cada día, alabarle y darle sentido a nuestra vida. Sin este alimento no hay conocimiento de Dios.
5. Evita transmitir valores y principios cristianos a tus hijos. La familia es iglesia doméstica y Cristo se encuentra en el centro. Cuanto más alejado de nuestros corazones más espacio dejamos al ínclito representante del mal para que busque su espacio. A menor santidad mayor destrucción del núcleo esencial de la sociedad.
6. Déjate llevar por la nueva espiritualidad. Libérate a través del yoga, del Reiki, de la meditación trascendental, de la hipnosis, de la astrología, del feng shui, de la física cuántica, de las piedras… con esta nueva era de luz lograrás una expansión cósmica de tu conciencia y de tu ser, un nuevo despertar de búsqueda y avance espiritual. Al demonio no le interesa que la sanación venga de Jesús. Estas corrientes no creen en Dios, es un panteísmo que lleva al hombre a la misma tentación que puso la serpiente en el paraíso.
7. Evita la confesión. Al demonio no le gusta que tengamos un encuentro personal con la misericordia de Dios en la persona de un sacerdote. No asume que Jesús dió el poder de perdonar los pecados, que en este acto te encuentras con Cristo y te reconcilias con la Iglesia, que para ser santos hemos de vivir en estado de gracia y que la confesión destierra el mal cometido y nos ayuda a mejorar como personas.
8. Evita decir siempre la verdad. Utilízala solo cuando te convenga. Al demonio le desagrada que Cristo sea la Verdad, algo determinante en la vida. Si Cristo tiene como misión la verdad, el hombre debe sentirse responsable también de ella.
9. La santidad es de débiles. El demonio prefiere que vivamos según sus criterios mundanos alejados de la práctica de la virtud, que exige esfuerzo, sacrificio y renuncia. La santidad es la vocación del cristiano para asemejarse día a día a Jesús lo que nos permite exclamar como el apóstol ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mi. El objetivo de una vida virtuosa consiste en ser semejante a Dios, lo que provoca el desaliento de Satanás.
10. Vive tu vida, así serás feliz. No estés a disposición de los demás, no seas constante, no seas perseverante, no seas firme, no seas coherente, no seas justo, ni fuerte, ni puro, ni piadoso… Actúa según tus criterios, el demonio siempre nos hace creer que tenemos su amparo y protección.
¿Voy a rechazar por este decálogo el plan de Dios para el amor, la vida, la familia, la sociedad, la Iglesia… la eternidad?

250px-Rembrandt_Harmensz._van_Rijn_079

¡Enséñame, Señor, a obedecer tus mandamientos! ¡A cumplirlos siempre! ¡Ayúdame a no ofenderte, Señor! ¡Quiero hacer, Señor, todo lo que te agrada! ¡Muéstrame el camino cuando no lo haga! ¡Envíame tu Espíritu, Señor, cuando tenga la tentación de caer en el pecado y capacítame para actuar siempre con rectitud! ¡Espíritu Santo dame la fortaleza para no caer y enséñame a repugnar el pecado y todo lo que provenga del demonio! ¡Ayúdame a tener siempre un corazón limpio que pueda presentarse alegre ante el sagrario y ante los demás! ¡No quiero, Señor, que nada me separe de ti! ¡Muéstrame todo pecado en mi vida para confesarlo con contrición, arrepentirme y encontrar el consuelo que tienes para mí! ¡Y cuando contemporanice con tus leyes muéstramelo siempre para que pueda reconducir las cosas! ¡Quiero vivir libre, Señor! ¡Quiero alcanzar la santidad! ¡Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío!

Del compositor italiano Giovanni Battista Viotti (1755-1824) os presento su melodramática Meditazione in Preghiera compuesta para violín y orquesta en 1793, como melodramático es el intento del demonio de cercenar nuestra vida:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s