Encontrarse a uno mismo

Un amigo regresa de recorrer un tramo de la ruta del camino de Santiago. Se ha encontrado a si mismo… y a Dios a través de la experiencia del silencio. El peregrino camina por la ruta del silencio como una iniciación en la escuela de la contemplación. En el silencio de la vida el hombre edifica en el interior de su alma un pequeño templo. Y en la quietud del entorno el silencio se revela en su plenitud.
Pero ese templo que el hombre modela con el tiempo no siempre se convierte en una casa confortable para el Señor. Porque para habitar en la quietud y en el amor tiene que haber previamente paz interior, confianza, sosiego, serenidad… ¡Son tantas las ocasiones que abandonamos la quietud de nuestro propio hogar por ahogarnos en la asfixia de la inquietud, del desasosiego, de la desesperanza, de la falta de amor!
Cuando en el interior del propio corazón retorna la calma es el momento de plantearse de si en el templo del corazón puede habitar Dios, vivir en plena realización con el Señor.
En la ruta del silencio, en el camino de la búsqueda de la Verdad, en ese encuentro esperanzador con la fe y la esperanza, surge pausadamente la gracia que el Señor regala.
Es a través de la comunión íntima con Dios como se puede vivir programa de vida cristiano abandonando toda superficialidad para asumir una vida llena de autenticidad. Dios llamará a la puerta de ese templo donde el silencio se ha hecho vida. Y cuando llama, hay que entender que abriendo la puerta dejas entrar a ese Dios que tantas veces llamó y nadie abrió, que pidió beber y nadie le acercó el agua fresca que es agua de vida para cada uno, que solicitó algo de comer y se le negó el alimento de la esperanza, que buscó un lugar para descansar y no se le dio la oportunidad de despertar del sueño de la confianza. En el silencio uno comprende la pequeñez de su vida para comprender la grandeza de ese Dios que remueve el alma en la oración y la Eucaristía, que hace asumible nuestro plan de vida descartando toda superficialidad, toda banalidad y cualquier atisbo de desafección.
En el silencio está Dios. Es el momento de abrir la puerta del corazón. Y en silencio, dar gracias a Dios porque en su infinito amor quiere morar en nuestro corazón.

05

¡Señor, cuánta necesidad tengo de ti y los ruidos exteriores disipan el silencio que trato de buscar en mi corazón! ¡Escúchame, Señor, incluso en los ruidos y en mi actividad frenética de cada día que tu sabes que me cuesta parar para dedicarte tiempo a ti! ¡Escúchame en el silencio, Señor, porque quiero apoyarme en ti, contarte todos mis anhelos y aspiraciones, mis problemas, todos los recelos que me embargan, todos mis cariños, mis ilusiones, mis esperanzas y mis secretos, esos que sólo tu llegas a comprender! ¡Cógeme de la mano, Padre de bondad, y háblame como sólo tu sabes hacerlo, con susurros y muy bajo! ¡Tu sabes, Señor, que yo te busco aunque siempre a destiempo y mirando la hora pues siempre tengo cosas más importantes que hacer aún sabiendo que solo tú eres lo importante! ¡Cuéntame, Señor de ti y de tu Madre, a quien tanto amo! ¡Cuéntame también de los hombres, de mi familia, de mis amigos, de mis compañeros de trabajo, de los que caminan buscándote y se cruzan en mi camino, de los que se asoman a mi vida y no hago caso! ¡Hazme entender que vas a acompañarme siempre en el viaje de mi vida y que siendo yo tan pequeño e insignificante tengo en ti todo mi apoyo y confianza! ¡Señor que te busque en todo siempre, llena mi corazón y hazme que me identifique siempre contigo desde la caridad, desde la fe, desde el amor y desde la esperanza!

Disfrutamos hoy con el kyrie de la Misa en Re Mayor, op. 86 de Antonin Dvorák, un compositor poco dado a la música religiosa pero que compuso esta bella pieza encargo de su amigo Josef Hlavka, para inaugurar una capilla que se había edificado en su residencia de verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s