Una mirada con otros ojos

Estoy convencido que cuando Jesús caminaba por las polvorosas carreteras de Galilea y se encontraba con sus paisanos tenía siempre en mente los rostros de las personas más desfavorecidas, de tantas familias sencillas rotas por el dolor y por el sufrimiento y haciéndose partícipe del drama familiar y humano de todos ellos. Jesús, con sus gestos, dignificaba el valor de la persona humana.
Por eso Jesús tiene tan presente a los niños, esos niños que los apóstoles colocan a sus pies —niños que en aquella sociedad no contaban nada— y que Él pide que los situemos en el centro de la vida porque la capacidad que ellos tienen para solucionar sus problemas, para olvidar absolutamente las querellas personales para luego continuar jugando no lo tenemos los adultos. La inocencia de sus corazones, el no vivir con ansiedad el presente y, sobre todo, el futuro, el no dejarse arrastrar por las huellas del dolor del pasado, es algo que sólo los niños tienen capacidad para llevar a cabo. Pero si no lo hacemos nosotros, los que nos llamamos cristianos, no podemos comprender el reino de Dios.
Si no somos capaces de rehacer las relaciones humanas, de ver la dignidad del otro, de mirar hacia adelante por encima del dolor de nuestro pasado, no podremos comprender las dificultades que sin duda trae la vida. Sin duda. Y nos anima el Señor a mirar a los otros con otros ojos, con los ojos del amor, a descubrir que las relaciones humanas son difíciles —que sabemos por nuestra experiencia personal— pero cuando nuestro corazón se llena de resentimiento, de dolor y de pena sólo nos hacemos daño y hacemos daño a los demás. Cuando somos capaces de perdonar y seguir adelante en el matrimonio pero, también, en las relaciones de amistad, de vecindad y en el trabajo, en todas las relaciones humanas, y lo superamos con esperanza, sin acumular dolor y resentimiento damos una oportunidad al mundo y ponemos en práctica los valores del Evangelio. Cuando se profundiza en el Evangelio, que llega directamente al corazón del ser humano, uno comprende cómo debe cambiar su vida.
Sólo si cambiamos nuestra manera de entender el mundo, de comprender el futuro, de no dejarse arrastrar por el pasado, todo lo haremos más sencillo. Y depende de nosotros. Depende de cada uno de nosotros hacernos como niños. Este mundo en el cual las cosas nos pesan tanto, los sentimientos, las ideologías… que nos apartan unos de los otros; quizás es el momento de mirar el mundo con los ojos de un niño, como cuando éramos pequeños que todo lo veíamos nuevo, dinámico, que toda cambiaba y que impedíamos que el rencor se acumulara en nuestra vida, quizás así nuestras actitudes pueden ser diferentes y haremos mucho bien a los que nos rodean.

00000000000

¡Señor, te pido tu mirada que lo reviste todo de ternura para mirar a los demás con amor y compasión y para quedar perdonado! ¡Señor, quiero actuar como Tú, que hiciste todas las cosas condicionadas por tu amor infinito y tu compasión! ¡Ayúdame, Espíritu Santo a ser sensible y tierno con los que me rodean! ¡Ayúdame, a poseer un corazón delicado que me ayude a alcanzar al corazón que sufre, que exige atención, que necesita ser consolado! ¡Ayúdame, Espíritu Santo, a mirar a todo y a todos con un mirada compasiva y purificadora, comprender desde dentro! ¡Posa tu mirada, Señor, sobre mí y repíteme que me amas para sentirme revestido de tu ternura, para sentirme rehabilitado e iluminado! ¡Señor, todo lo que es mirado con misericordia, mira con misericordia, por eso te pido tu mirada para parecerme un poco a Ti y mis ojos se parezcan a los tuyos! ¡Pero también, Señor, enséñame a ser como un niño, a mirar como un niño, a disfrutar de la vida como un niño, a sacar partido de las cosas pequeñas como lo hace un niño! ¡Enséñame a confiar en ti y creer en la vida y en los demás sin hacer cálculos! ¡Enséñame a disfrutar de la vida como un niño, sin temer el futuro y quedarme pensando en el pasado!

Like a child, una canción de confianza en Dios:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s