¡Cuando me fallan las fuerzas!

Son muchas las ocasiones que tras un esfuerzo ímprobo uno se siente sin fuerzas, incluso decae el ánimo para llevar a cabo otro tipo de actividades. Aunque uno sepa que cualquier recompensa radica en el esfuerzo y no en el resultado.
Esa misma falta de ánimo que nos impide llevar a cabo determinadas actividades profesionales tiene su traslación a la vida espiritual. Hay momentos en la vida que cuando los problemas económicos se convierten en algo acuciante, los problemas familiares hieren el alma, cuando las deudas ahogan, cuando la inestabilidad profesional se convierte en un sin vivir, cuando las tentaciones merodean por nuestro camino, cuando los deseos carnales inundan la mente como una invitación maliciosa del demonio, cuando el sufrimiento se hace insoportable… analizas tu vida y entiendes que estás sin fuerzas porque no estás suficientemente sujeto a la Cruz. Entonces surgen valerosas esas palabras del profeta Josué, que condujo al pueblo de Israel a la tierra prometida tras la muerte de Moisés, y que a mí tanto me han ayudado en momentos de decaimiento de mi fortaleza interior: «Yo te he mandado que seas fuerte y valeroso; No temas ni te acobardes, porque el Señor tu Dios estará contigo dondequiera que vayas». ¡Qué gratificante sentir la compañía de Dios en mi debilidad!
El problema no radica en si tienes o no las fuerzas para avanzar en medio de los problemas sino si tienes suficiente fe y estás convencido de que Dios te acompaña siempre cuando las fuerzas comiencen a fallarte a pesar de tu esfuerzo. Yo siento que tengo una fe quebradiza porque si realmente la tuviera haría mías las enseñanzas de Jesús cuando nos recuerda aquello de que «si tuvierais una fe del tamaño de un grano de mostaza, diríais a este monte: «Trasládate allá» y se trasladaría; nada os sería imposible». Por tanto, si nada me resulta imposible es intrascendente la gravedad de mis problemas, del grado de adversidad que estoy atravesando, lo acuciante de mis necesidades, la intensidad de mi sufrimiento porque en Cristo todo lo puedo y todo me fortalece. Y si es el Señor el que me fortalece y mi fe en Él es inquebrantable será Él mismo quien obre el milagro en mi vida ayudándome a sacar la fuerza de la debilidad, el espíritu de superación en el desánimo y la lucha para salir adelante en la batalla.
La debilidad humana no reside en la ausencia de fuerzas, la flaqueza no se encuentra en la imposibilidad de poder afrontar los problemas; radica en creer de verdad que Dios se encuentra caminando a mi lado y que esa presencia es más real cuando uno pone todo su empeño desde la fe y la esperanza. Y cuando las fuerzas me flaquean, cuando me siento casi sin ánimo, es la oportunidad para vislumbrar que en ese momento el Señor se quiere hacer vivencialmente presente en mi vida.

00000

¡Señor, tu conoces lo que hay en lo más profundo de mi corazón; ayúdame a ser un cristiano consciente de mis limitaciones! ¡Dame, Señor, a través de tu Espíritu, la fortaleza para ser valiente y no hundirme ante las dificultades que se me presentan en la vida! ¡Dame la capacidad, Señor, para tener la humildad de descubrirte a Ti en las cruces de cada día! ¡Señor, cuando las cruces lleguen a mi vida dame el don de aceptarlas con alegría, de entenderlas como oportunidad que tu me ofreces para mejorar y demostrarte lo mucho que te amo! ¡Hazme consecuente con la fe que tengo, Señor! ¡Y que todas las cruces me sirvan también para ser más caritativo y comprensivo con los demás! ¡Que me haga más humano y generososo, más amable y servicial!

La Sonata para dos violonchelos en la menor es una preciosa obra del compositor italiano Giovanni Battista Sammartini:

Un comentario en “¡Cuando me fallan las fuerzas!

  1. Cuando nos fallan las fuerzas, es aconsejable remitirnos al mayor tesoro de sabiduría; LA SAGRADA BIBLIA y la oración de los SALMOS; por medio de los cuales sus autores nos recuerdan que es la COMUNIÓN con nuestro amado PADRE CELESTIAL y con nuestros AMADOS HERMANOS, la que permite que podamos vislumbras LAS MARAVILLAS que nos regala nuestro CREADOR…
    …Y es en la alabanza y en nuestro himno personal que DIOS se glorifica y obra con su infinita ternura en nuestras vidas, mirándonos asombrado por nuestras ocurrencias y por la sinceridad de nuestros sentimientos… porque podemos engañar al mundo, pero a nuestro BUEN PADRE no podemos esconderle nada… y entonces prueba nuestras fuerzas, que muchas veces se agotan… y en nuestra ALMA se ahoga un grito de desesperanza y aflicción…
    Y es aquí cuando recordamos que los Salmos nos hablan de nuestro amadísimo y perfectísimo JESUCRISTO, quien además nos consuela, nos anima y nos da nuevas fuerzas para que la LUZ de DIOS BRILLE por siempre y para siempre en nuestros corazones…

    Gracias AMADO DIOS, ABBA PADRE, porque ofreces nuevas fuerzas a quienes esperamos en TI.

    SALMO 77 (12-21) LAS MARAVILLAS DEL PASADO
    77:12 Yo recuerdo las proezas del Señor,
    sí, recuerdo sus prodigios de otro tiempo;
    77:13 evoco todas sus acciones,
    medito en todas sus hazañas.
    77:14 Tus caminos son santos, Señor.
    ¿Hay otro dios grande como nuestro Dios?
    77:15 Tú eres el Dios que hace maravillas, con
    y revelaste tu poder entre las naciones.
    77:16 Con tu brazo redimiste a tu pueblo,
    a los hijos de Jacob y de José. Pausa
    77:17 Cuando te vieron las aguas, Señor,
    cuando te vieron las aguas, temblaron,
    ¡se agitaron hasta los abismos del mar!
    77:18 Las nubes derramaron aguaceros,
    retumbaron los densos nubarrones
    y zigzaguearon tus rayos.
    77:19 El trueno resonó en la bóveda del cielo,
    tus relámpagos iluminaron el mundo,
    tembló y se tambaleó la tierra.
    77:20 Te abriste un camino entre las aguas,
    un sendero entre las aguas caudalosas,
    y no quedó ningún rastro de tus huellas.
    77:21 Tú guiaste a tu pueblo como a un rebaño,
    por medio de Moisés y de Aarón.

    Feliz y bendecido día!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s