A Dios no le gusta mi hipocresía

En este tiempo de Adviento ¡qué importante es conocerse a uno mismo! Lo que los demás piensen de nosotros carece de importancia. Es intrascendente que crean que soy bondadoso, cumplidor, amigo de mis amigos, solícito cónyuge, buen padre o madre, intransigente ante la injusticia, servicial con los necesitados, trabajador, honesto…
En ocasiones, para lograrlo, recurrimos a la prestidigitación con el fin de evitar que nuestros defectos salgan a relucir. No nos interesa que nuestro buen nombre quede manchado ni que aquellos aspectos más tortuosos de nuestra vida salgan a relucir. Vivimos muchas veces con la máscara puesta, guardando las apariencias.
¿No conozco hombre o mujer que reconozca abiertamente que es mentiroso, o ladrón, o falso, o soberbio, o indecoroso, o envidioso, o que está enganchado al sexo, que tiene un amante, que es adicto al juego, a las drogas o al alcohol, que vive de juzgar a los demás, que tiene menos de lo que aparenta, que es débil de carácter, que está arruinado, que su trabajo es diferente a lo que hace creer…? La mayoría de las veces no es un problema de inseguridad. Es el temor a perder el afecto y el respeto de los demás. Pero cuando sale a la luz la verdad la relación con el amigo, con el familiar, con el compañero de trabajo puede quedar mermada. Sin embargo, ante la mirada de Dios las cosas son diferentes. Él, que nos ha creado, sabe lo que guardamos escondido en el corazón. Él sí que tiene razones para apartarnos de su vida, para retraernos nuestra miseria, para la desconfianza, para no esperar nada de nosotros. Pero su Amor es tan grande y su misericordia tan infinita que toma en sus manos compasivas nuestra pequeñez y nos endereza de nuevo.
A Dios, sin embargo, no le gusta la hipocresía. La hipocresía ante los ojos de Dios provoca gran rechazo. Y quedará siempre al descubierto. Ninguno de mis pecados, mis infidelidades, mis mentiras, mis engaños, mis faltas, mis abandonos… quedarán impunes porque llegará el día que Dios los pondrá al descubierto y quedaré avergonzado ante las multitudes que asistan al juicio eterno.
Y aunque sabe que el pecado me debilita Dios espera de mi un corazón abierto y sensible que se postre humilde y conscientemente ante Él para suplicarle perdón, contrición y propósito sincero de no volver a pecar. Y, en esta actitud orante, descubriré su amor infinito y escucharé susurrante esas palabras de consuelo, culmen de la misericordia de Jesús: «Tampoco yo te condeno. Vete, y en adelante no peques más».

0000000000

¡Señor, Tú me invitas a conocer la verdad de mi vida! ¡Sin ser auténtico difícilmente podré responder a mi vocación y a la plenitud y alcanzar la felicidad! ¡Señor, no me dejes saciar por las apariencias sino que envía Tu Espíritu para que edifique mi vida sobre la solidez de la verdad! ¡Señor, no permitas que las máscara aparenten lo que no soy y oculten lo que pueda ser malo para mí porque no sería más que un reflejo de mi mediocridad! ¡Espíritu Santo, ayúdame en el camino de la autenticidad; dame el valor para ahondar en mi verdad y enfrentarme a lo que es de verdad! ¡Señor Jesús, Tu me dejas a la Virgen como testamento de autenticidad! ¡Ayúdame a alcanzar mi verdadera libertad en el cumplimiento del Plan de Dios, en la fidelidad a los designios de Dios y a caminar por la senda de la verdad!

De Georg Philipp Telemann escuchamos hoy su breve cantata de 1717 Gott Der Hoffnung Erfülle Euch (El Dios de la esperanza os colme):

Anuncios

Un comentario en “A Dios no le gusta mi hipocresía

  1. Gracias AMADO DIOS por permitirnos reconocer que aunque somos PERFECTAMENTE IMPERFECTOS tu nos abrazas como BUEN PADRE, y nos regalas tu misericordia por siempre y para siempre:
    1 Juan 3-2:
    2 Muy amados, ahora somos hijos de Dios, y aun no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él apareciere, seremos semejantes a él, porque le veremos como él es.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s