¡No tardes, Señor!

Estamos repletos de miedos. Tememos a la enfermedad que degrada nuestra vida. Sufrimos por el ambiente hedonista y pervertido de nuestras sociedades que lleva a la vida hacia la mediocridad. El pavor se cierne sobre nosotros por la pobreza económica no vaya a ser que no podamos proseguir con nuestro consumismo cotidiano. Pero más se sufre por el empobrecimiento del espíritu. A Dios, sin embargo, le tememos poco porque nos da más miedo nuestro superior, nuestro jefe, esa persona a la que admiramos y a la que queremos ganarnos su afecto… Padecemos por la soledad aunque en realidad somos unos individualistas. Nos hace daño el engaño permanente, la insolidaridad, la ausencia de humanismo en el trato entre las personas.
No controlamos nuestro futuro porque, entre otras cosas, está en las manos de Dios. Y no sabemos qué nos deparará porque nadie conoce cuáles son los designios de Dios. Vivir pensando en el futuro es un acto de vanidad y luchar denodadamente por el futuro es un acto de simpleza humana. Hay que dejar que Dios actúe, poniendo los medios a nuestro alcance. Pero lo que cuenta es vivir con coherencia el presente. ¡Cuánto nos cuesta recordar esa máxima del «no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán»!
Tampoco se trata de vivir en el individualismo, centrados en la confortabilidad de nuestro ambiente, en nuestro yo, de la comodidad de nuestras estancias consumiendo cualquier mediocridad que la sociedad se complace en presentar. Estamos en un tiempo que ilumina la esperanza. ¡Estamos inmersos en el Adviento! Es el tiempo en que la semilla comienza a dar su fruto, que la flor comienza a germinar. Es un tiempo breve de apenas cuatro semanas en la que Dios debe irrumpir en mi corazón con una fuerza sanadora para dar vida a mi vida, para dar consuelo a mis tristezas, para dar luz a mi oscuridad, para dar esperanza a mis desesperanzas. En unos días el que va a llegar es Cristo. ¡Cristo, el Hijo de Dios! ¡Y, ese es mi único futuro! ¡El futuro de verdad que anuncia a ese niño envuelto en pañales en el portal de Belén! ¡El niño ante el que se postran los pastores —tu y yo— para tomar su paz y su amor y darlo a conocer en este mundo frío, implacable y poco generoso que va abandonando paulatinamente a Dios!
Sólo pensar esto es para mí motivo de alegría. De gozo. De consuelo. De júbilo. Estamos a pocos días de que ilumine nuestro corazón el Dios con nosotros encarnado en un Niño. Cuento los días para coger a ese Dios de la Navidad en mis manos, y calentarlo, y acariciarlo, y decirle que le quiero. Que lo necesito, que pongo mi presente en sus manos y mi futuro en ese cielo prometido que huele a eternidad.

0000

¡Señor, ayúdame a aprovechar este tiempo de espera, de respeto y contemplación! ¡Señor, cuánto dolor, sufrimiento e injusticia en nuestra sociedad! ¡Ayúdame a ser un sembrador de esperanza, Señor! ¡Ayúdame, con la fuerza de Tu Espíritu, a descubrir la alegría de la paciente espera y a comprometerme a hacer crecer la esperanza en mi vida y entre los que me rodean! ¡Ayúdame, Señor, a entregar mi vida para la construcción del Reino que Tú nos traes con nacimiento en Belén! ¡María, quiero contagiarme de tu fe sencilla para que sea un luz de esperanza en este mundo!

Ven, Señor, no tardes le pedimos hoy a Jesús:

Un comentario en “¡No tardes, Señor!

  1. Buenos días,
    Mientras preparo el desayuno, medito en estas palabras que nos regalas hoy; muchos términos ahondaron en mi pensamiento y revolotearon sin cesar por mi cabeza… y pido la dirección al ESPÍRITU SANTO para que me guíe en mi escrito de hoy, porque los términos que me impactaron son sencillos, los escuchamos a diario entre nuestros semejantes y he aquí que buscamos una respuesta cuando nos comentan acerca de ellos…
    El MIEDO, por ejemplo: si somos templos del DIOS VIVO, quien a través de su PALABRA SAGRADA nos repite muchas veces que en el AMOR NO HAY TEMOR (que para mí humildemente representa su AMOR ETERNO DE PADRE) he de sufrir de este mal? Si dejo todo en sus manos, como bien lo expresas, está bien desconfiar de quien desea lo mejor para mi vida? entonces, vuelvo a sonreír porque recuerdo las ocasiones en las que he temblado de susto y ÉL, mi AMADO PADRE, me deja sin palabras al reiterarme que todo pavor es PASAJERO, porque ÉL siempre tiene el CONTROL…
    …Y encuentro aquí otro término (ENFERMEDAD) que bien usado es una BENDICIÓN, porque a través de éste (bien sea porque lo padezca yo, o un familiar) empezamos a valorar la SALUD, y a acercarnos más a DIOS, porque reconocemos que sin ÉL no somos nada, porque precisamente es nuestra CONFIANZA la que debe abrazarnos, y eso es lo que ÉL desea de nosotros.
    …Y luego, me cruzo con la POBREZA… y muchos se ríen por mi FE en materia de economía… porque sí, lo material e indispensable para sobrevivir, pero he aquí que vuelvo a volcar mi esperanza en el DUEÑO DE LA VIDA, y me animo a vivir confiada en que ÉL quien me sustenta y me sustentará, al igual que lo hace con los pajaritos… y no sólo me ayuda a mí, sino también a mis hermanos que viven en precarias condiciones y a quienes con nuestro aliento de vida y esperanza podemos ayudarles para que vivan confiados de la misericordia de nuestro REY CELESTIAL.
    …Y muchos término más, que por el tiempo no podría seguir reseñando, como: futuro, soledad, individualismo, que finalmente son producto de nuestros miedos…
    …Pero la frase que más me gustó, sin duda alguna, fue la “CONSTRUCCIÓN DEL REINO” porque es en ello en lo que debemos trabajar; traer un pedazo del cielo a la tierra… de qué forma? contagiando a los demás con nuestra ALEGRÍA, FE, ESPERANZA y CONFIANZA en nuestro SEÑOR!

    Feliz y bendecido día.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s