Esta noche nacerá un Salvador

Esta noche nacerá un Salvador: el Mesías, el Señor. ¡Qué alegría pensar que el Señor está presente en mi vida! Que Dios se hace niño para permanecer entre nosotros. Hoy Dios entra en el mundo para acompañarnos.
Hoy quiero sentirme un humilde pastor de Belén, una alma sencilla, haciendo vela, dispuesto a dormir al raso, siendo un testigo privilegiado del nacimiento de Dios. Se lo decía a nuestras hijas ayer noche. A pesar de los problemas, de las dificultades, del sufrimiento pesan más las cosas bonitas que nos han ocurrido este año sabiendo que Cristo está a nuestro lado cada minuto de nuestra vida y que lo hará hasta el final de los tiempos.
Y me siento un pastor presuroso a reaccionar al anuncio del ángel. Y lo que vamos a vivir esta noche no quiero que me deje indiferente. Por eso quiero caminar hacia Belén, decidido y alegre, conmovido y expectante. Quiero alejar de mi corazón las preocupaciones, los problemas de mi trabajo diario, mis cansancios… Quiero responder a la llamada del ángel, que susurra en mi corazón. Quiero que hoy el Señor me encuentre velando, orando, meditando este acontecimiento tan importante en nuestra vida. Quiero aparcar mi rebaño que se manifiesta en vivir encerrado en mi propio yo, en mis egoísmos y mis intereses, en mis medianías, en mi soberbia y mis tonterías, en mis pegas y excusas cuando se trata de las cosas del Padre.
Quiero que esta noche me coja bien despierto, con los ojos bien atentos, con el corazón predispuesto. Quiero estar en comunión con el Señor; sentirlo vivo en mi corazón; escuchar los susurros del Espíritu Santo; dejarme guiar por la voluntad del Padre; actuar, pensar y vivir de acuerdo con lo que espera de mí; poner las cosas de Dios en mi vida como algo prioritario; no dejarme oprimir por las urgencias de la vida cotidiana…

tumblr_mydi9y6irV1qmvtcro1_1280

¡Quiero amarte Señor! ¡Quiero sentirte, Niño Jesús! ¡Quiero abrazarte con el mismo mimo que tu Madre, la Virgen María! ¡Quiero arroparte con telas dignas que cubran tu desnudez divina y oculten la desnudez de mi alma humana, Niño Dios! ¡Quiero, Señor, deshacerme de esos pañales ásperos y sucios producto de mi miseria y mi pequeñez y arroparte con trapos de hilo que cubran también mi alma sedienta de Ti!
¡Que nazcas de nuevo en mi vida, Niño Dios, y que en el pesebre de mi interior se renueve mi pobreza espiritual, mis infidelidades hacia ti y mis amores tantas veces egoístas e interesados! ¡Te quiero, Cristo Niño, porque contigo hoy en mi corazón veré la vida con optimismo, confianza, esperanza y alegría! ¡Renueva y transforma mi alma, Niño Jesús, para que pueda caminar siempre a la luz de Dios! ¡Jesús, manso y humilde de corazón, haz un corazón semejante al tuyo!

Gaude, Gaude, Emmanuel entonamos hoy con alegría:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s