Traspasar la barrera del miedo

Tener miedo forma parte de nuestra pobreza. Miedo al dolor, al fracaso profesional, a la muerte, a equivocarse en las decisiones vitales, al descontrol, a la soledad… El miedo es el parachoques que nos previene de los peligros y nos mueve a la reacción; nos hace conscientes de que, en nuestra humanidad, no podemos con todo. El miedo, unido a todo aquello que no controlamos y que amenaza con aplanar nuestra vida, la felicidad, la seguridad económica, la salud… es el símbolo de esa barcaza sacudida por el oleaje y que asegura el hundimiento seguro.
El más profundo de los cambios es traspasar la barrera del miedo y agarrarse a la confianza. “No temas”, son las palabras que el Señor dirige al corazón de nuestros miedos. Una voz que nos devuelve la paz perdida, que infunde serenidad al corazón. El miedo humano no se espanta con razones, se acalla con presencias que apoyan nuestro ánimo. Sucede en lo humano, se manifiesta en la fe.
Sucede que, derrotando nuestros miedos primerizos al cambio, repletos de confianza nos atrevamos a “saltar de nuestra barca” y empecemos a “caminar sobre las aguas” de lo desconocido, animados por esa voz que nos alienta, como le sucedió a Pedro. Ocurre cuando nos atrevemos a dar cambios relevantes en nuestra vida y nos tomamos en serio el seguimiento de Jesús. Son los cambios que tienen su raíz en la generosidad, la buena predisposición, la ilusión y el sentimiento de que queremos y estamos dispuestos a lograrlo. Y, es frecuente que, tras esta decisión valerosa, los miedos retornen con mayor fuerza de la esperada. En este caso el desconcierto y la sensación de zozobra es más intensa. Siempre existe un miedo antes del cambio y otro después del cambio. ¿En qué sustentamos los cambios profundos de nuestra vida? ¿Qué o quién sostienen nuestras trasformaciones? Hay cambios que se logran por uno mismo, que dependen exclusivamente de la propia capacidad y de la fortaleza para derrotar la propia resistencia y los miedos. Pero hay cambios que sólo se sostienen por la Gracia. Para los primeros es necesaria mucha generosidad y valentía. Para los segundos, los requisitos indispensables son humildad y confianza. Y, al terminar el año, es bueno sopesar cómo hemos vivido y qué miedos nos han paralizado para avanzar hacia la santidad cotidiana, esa a la que todos estamos predestinados.

Elijah-Sleeping

¡Dame la gracia, Señor, para vencer mis resistencias! ¡Permíteme que seas Tu el que haga y me conduzca siempre! ¡Gracias, Señor, porque arrojas de mi vida las angustias, las penas, las tribulaciones, las confusiones, la ansiedad y todo aquello que me aleja de Ti y que tanto te desagrada y permites que me abandone a Tu voluntad con confiada esperanza! ¡Señor, me invitas a no tener miedo! ¡Me invitas a grabar bien esta frase capaz de transformar mi vida espiritual! ¡Me invitas a tener confianza en Ti para realizar los anhelos bellos y nobles que Dios ha sembrado en mi corazón! ¡Señor, soy feliz por tu elección y tu llamada! ¡Estoy alegre, Señor, porque siento que soy tuyo y que Tu amor me envuelve cada día! ¡Mi corazón salta de gozo, Señor, porque me amas y que nadie me puede quitar tu amor! ¡Señor, envía tu Espíritu sobre mí, para que me dé la fortaleza para avanzar, la sabiduría para comprender, la paciencia para esperar! ¡Y, Señor, cuando sienta miedo o angustia, recuérdame lo mucho que represento para ti! ¡Me consuela saber, Señor, que soy valioso para Ti y que me amas con un amor infinito! ¿Cómo Señor, puedo alabarte por tu gran amor? ¡Venciendo el miedo y transmitiendo a todos mis hermanos que no tengan miedo, pues todos somos valiosos para ti!

Una pequeña joya de Telemann. Su Aleluya del Salmo 117:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s