¡Señor, no permitas que pase de lejos sin mirar a los que sufren!

Me dirijo ayer a una reunión y paso por delante de una iglesia. Me llama la atención una persona de mediana edad, con buen porte pero muy dejado y sucio. Desprende olor a vino barato. Pide limosna. Le pregunto que hace allí. Como se llama. Y me explica que trabajaba hace años en una gestoría pero los muchos problemas, las diferencias con su esposa y sus hijos le llevaron a la bebida. Cada día bebía más y más hasta que el problema fue crónico. Su matrimonio se rompió y eso agudizó la situación. Despedido de su trabajo, acabó finalmente en la calle y pidiendo limosna. Ahora se encuentra en mi ciudad a más de quinientos kilómetros de la que le vio nacer. Huyó por vergüenza. Su rostro es el testimonio vivo del sufrimiento y la desesperanza. Entre las ruinas de ese cuerpo atlético habitaba un esposo y padre de familia. En su corazón había ilusiones, sueños, alegrías, esperanzas, anhelos, sonrisas. Hubo, incluso, responsabilidades importantes. Y compromiso. Si formó una familia es que hubo inicialmente amor que se perdió entre las aguas procelosas de las tormentas de su vida. Pero no tuvo tiempo de llegar a buen puerto porque su vida se fue a la deriva. Ahora es una piltrafa humana. Cartones para dormir por la noche, comedores sociales para alimentarse y tiempos muertos a la entrada de la iglesia. Y cada moneda recibida dedicada al alcohol. Cuesta que le salgan las palabras. Fundamentalmente porque ahora no tiene a nadie a quien regalárselas. Y es consciente de que su vida carece de interés para los viandantes. Sólo el uno por ciento le mira, me confiesa. Hace ya tiempo que arrojó la toalla. La indiferencia de los que pasan por su lado es la constatación de su propio fracaso. Un fracaso redondeado por su incapacidad para rehabilitarse. Es un olvidado de la sociedad.
Le pregunto: «¿Has entrado alguna vez en la iglesia?». Sí, lo ha hecho para refugiarse del frío o de la lluvia. «¿Y por qué antes de pedir limosna no entras dentro y le pides a Dios que cambie tu situación? Tú necesitas nacer de nuevo. Necesitas al Dios que te ha dado la vida y está sentado contigo en las escaleras cada día. Necesitas que Dios te libere de esta penuria. ¿Entras conmigo?». Y entra. Y sentado en el banco, llora. El resto de la historia queda entre nosotros.
Pero no solo este hombre está necesitado de atención. Ni de lágrimas por nuestros pecados y miserias. Todos los estamos. Pero de Dios. Porque todos estamos necesitados de reconstruir nuestro corazón porque todos necesitamos hacer presentes en nuestra vida la misericordia de Dios. ¡Para mí ha sido una enseñanza!

the-good-samaritan-1907

¡Señor, no permitas que pase de lejos sin mirar a los que sufren! ¡No permitas, Señor, que me muestre indiferente ante el que tiene heridas en su corazón! ¡No permitas, Señor, amigo, que sea insensible ante el que se encuentra en la vereda del camino de la vida, caído y desesperado! ¡Deseo, Señor, acercarme como lo harías Tú y contagiarme de tu compasión para expresarle la misma ternura que Tú le ofrecerías! ¡Pero primero de todo, Señor, te pido a Ti, Jesús, buen samaritano, que te hagas presente en mi corazón! ¡Acércate a mí con todo tu amor y bondad para transformar mi interior! ¡Ven, Señor Jesús, a mí para que a través del Espíritu Santo te introduzcas en la posada de mi corazón pobre! ¡Acércate a mí, Señor, que también estoy herido por las cornadas que da la vida, por el dolor de tantas heridas producidas por otros hermanos al que yo también habré herido, por mi sinrazón y mi egoísmo, por mi intento de hacer siempre mi voluntad! ¡Acércate a mí, Jesús, buen samaritano, y levántame y tómame a hombros porque también necesito de tu amor y tu misericordia! ¡Te pido, Señor, que cargues con todas mis caídas y ayúdame sobre todo para vencer todas mis tribulaciones! ¡Espíritu Santo no permitas que me muestre indiferente ante el sufrimiento de tantos hermanos! ¡Haz que tenga los mismos sentimientos de Jesús, amigo de las soledades y de los heridos de cuerpo y alma!

Cantata BWM 54 de Juan Sebastian Bach para el tercer domingo de Cuaresma:

Anuncios

2 comentarios en “¡Señor, no permitas que pase de lejos sin mirar a los que sufren!

  1. Tienes un talento para que las personas abran su corazón. Que Dios te bendiga. Oro para que todos los Corazones se abran al Señor y encuentren el consuelo en su abrazo. Ruego para que todos escuchemos a nuestro hermano y sepamos tornarnos de la mano los unos a los otros para poder encontrarnos si nos perdemos a nosotros mismos. Gracias por este regalo.

    Me gusta

  2. Me ha conmovido la lectura, pues si, hay muchísima gente en esa situación, por cientos de motivos, y no se crea que la gente es mala y no siente en su corazón ver asi a las personas, conocemos personas con llagas , con unas minusvalías que asustan , mujeres con niños en brazos( drogados y muertos de frio) y ha habido personas que han avisado a asistentes sociales, y se han negado a ser atendidos ,o escuchados, o se ponen violentos, podía seguir y seguir,, ¿y sabe? mucha gente siente miedo, porque hay mucha picaresca, todavía no he visto nunca( a lo mejor los hay) sacerdotes que salgan de sus parroquias y hagan lo que usted cuenta, le repito no es por maldad, pero si por miedo, cada vez hay mas miseria y pobreza, MAS RICOS,es un tema muy muy complejo, y claro que se le pide a DIOS por ellos y si se puede se ayuda, a MANOS UNIDAS, A LOS COMEDORES SOCIALES ,A CRUZ ROJA, pero a veces leer cosas asi ,causa sentimiento de culpabilidad, y uno no tiene culpa de nada ,son los gobiernos corruptos, la falta de trabajo, malas cabezas de alguno, malas compañías,pero le repito he admirado lo que ha echo ,gracias…………………………

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s