Confío en el poder de Dios

Amanece de nuevo. Y este nuevo día puede estar repleto de problemas y de incertidumbres. Pero es un nuevo día también rebosante de esperanza y de confianza. Cada día cuando me levanto pienso en la promesa de una jornada llena de bienes. Y los problemas de ayer, por muy importantes que hayan sido, los sitúo en perspectiva. Estoy convencido de que, por la gracia y la voluntad de Dios, hoy puedo solucionarlos. Lo que ayer me llenaba de angustia hoy se convierte en una oportunidad —una gran oportunidad— para manifestar la sabiduría de Dios en mi vida, la sabiduría que Dios me otorga de manera constante para afrontar la dificultad.
Es por eso que en el día de hoy quiero alzar mi voz para decir que «no» a los pensamientos negativos, a los que limitan mis acciones, a los que me producen temor o los que me llenaron de angustia y de preocupación en el día de ayer. Y quiero decir que «sí» a las oportunidades para crecer que Dios me regala hoy. Porque Dios no me otorga el espíritu de cobardía sino del poder, del amor y del dominio propio. Porque este espíritu me renueva, me llena de confianza y de esperanza. Porque toda mi vida es una bendición de Dios, que me guía y camina siempre a mi lado. Es por eso que hoy no quiero desaprovechar las oportunidades que Dios ha puesto en mi camino. No quiero dejar de confiar en el poder de Dios. Quiero convertir este nuevo día en un lienzo fresco en el cual poder plasmar las maravillosas experiencias que Dios me ofrece. Quiero poner toda mi creatividad en marcha para que la belleza y las maravillas de Dios den alegría y color a esta nueva jornada. Me pongo en marcha, Señor, de tu mano.

Confio en el poder de Dios

¡Señor, concédeme la gracia de conocer siempre tu voluntad! ¡Revélame, Señor, los planes que tienes ideados para mí! ¡Ayúdame, Espíritu de Dios, para que la voluntad del Padre se convierta cada día en una plegaria llena de amor! ¡Recuérdame, Espíritu Santo, que la abundancia de mi vida es desear lo que desea Dios y hacer siempre su voluntad! ¡Que esta verdad, Espíritu Santo, me permita poner en orden todas mis prioridades de modo que sea siempre el Señor el primero en todo lo que haga siempre! ¡Que las dificultades no sean una excusa para alejarme de Ti sino de acercarme más a tu corazón! ¡Perdóname, Señor, porque cuando en los momentos en que mis planes no coinciden con los tuyos me enojo, me pongo a la defensiva y me lleno de abatimiento! ¡Ayúdame a no ponerme así, Señor, porque todo lo que tú quieres para mí es amarme, cuidarme, protegerme, ayudarme! ¡Enséñame, Señor, a arrepentirme cuando me aleje de tu profundo amor y tu infinita misericordia! ¡Señor, te ofrezco hoy mi jornada, mis preocupaciones, mis anhelos y mis esperanzas! ¡Son tuyos, Señor, ya lo sabes! ¡Dirige mi vida, Señor, y haz que mi vida sea un canto de alabanza a Ti!

Jaculatoria a María para el mes de mayo: ¡Señora, tú que confiaste plenamente en el amor del Padre, ayúdame a depositar siempre la confianza en Él y que tu ejemplo sea para mí la guía para alimentar mi fe!

Extiende tu mano, cantamos hoy con Juan Luis Guerra:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s