Los títulos de la Salve

Entró ayer a hacer una breve visita al Señor entre reunión y reunión. En uno de los laterales de la nave principal, una bellísima imagen de la Virgen. Y le rezo una Salve, pausadamente. Al salir del templo me doy cuenta de los hermosos títulos, llenos de amor y detalle, con la que saludamos a la Virgen con esta antigua y dulcísima plegaria: «Dios te salve», «Reina», «Madre de Misericordia», «Vida», «Dulzura», «Esperanza», «abogada nuestra», «ojos misericordiosos», «fruto bendito», «clementísima», «piadosa», «dulce virgen». Precioso.
Tras el saludo poniendo a Dios en primer lugar llamamos a María «Reina». ¡Es qué es nuestra Reina! Fue elegida por Dios para convertirse en Reina, para ser la Madre de su Hijo, el rey de reyes, Jesús, el hijo de Dios. Saber que tenemos a María como «Reina» es uno de los grandes obsequios de Dios porque Ella, que ha dado luz a Cristo, nos permite unirnos a la que es fuente de la vida, de la generosidad perfecta, de la prosperidad verdadera, de la esperanza cierta. María es la que da vida a Jesús, la que ofrece al Niño a los pastores y a los Magos de Oriente para que adoren al Salvador, la que huye al desconocido Egipto para evitar la aniquilación del heredero de Dios, la que se presenta ante Isabel, la que se preocupa de los novios de Caná. Es la «Reina» del servicio y de la humildad. La «Reina» que se despoja de sí para darse a los demás; la que no busca nunca ni el privilegio ni el bienestar personal, sino que se pone del lado de los más necesitados, de los sencillos, de los pobres de corazón. De los que siempre esperan. Por eso es «Madre de Misericordia» que nos mira con «ojos misericordiosos», porque su corazón y su mirada está centrado en los que sufren, en los más necesitados, en los pequeños, en los sencillos, en los que pasan desapercibidos, en los que no cuentan, en los abandonados, en los que se despojan del orgullo para darse a los demás, en los serviciales… María es «Madre de Misericordia» porque su mirada se postra siempre en todos sus hijos. María acoge con su misericordia el corazón de todos los hombres, nos restaura, nos da el consuelo, la «dulzura» de Madre y la «esperanza» de corredentora. Y vuelve sus «ojos misericordiosos» de Dios hacia nosotros, de Jesús hacia nosotros, y lo hace con amor de Madre para que cada uno pueda encontrar en su mirada una razón plena para vivir y seguir caminando.
De ahí que María sea fuente de «vida» porque Ella ha dado la vida a Cristo desde el «fruto bendito de su vientre», al que es verdaderamente «la Vida». Ella es también nuestra «vida». En su regazo tenemos razones para vivir, para alegrarnos, para descansar de los agobios cotidianos. Eso la convierte en nuestra «abogada», próxima a los que necesitan consuelo, paz interior, guía en la desorientación de la vida, medianera de todas las gracias, transmisora de nuestras causas a Dios. Es la más eficaz «abogada» porque Ella todo lo obtiene de Dios. ¡Cómo no va a ser eficaz la protección de María si es la Madre de Dios! La intercesión de María es preferente en el corazón de Jesús porque Ella es su Madre. Es la intercesora «clemente», «piadosa» y «dulce».
A María me encomiendo hoy con mayor devoción si cabe. ¡Gracias, María! ¡Salve, Virgen María!

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Tí clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Tí suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Del maestro Obrecht escuchamos hoy su Salve Regina, a 4 voces tan adecuada a la meditación de hoy:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s