Una invitación: ser amigo no esclavo

Una de las cosas que me impresionan es la gran omnipotencia de Dios que nos ha creado para vivir en comunión con Él. Entonces, ¿por qué no respondo de forma automática y correctamente cuando Dios me habla y me atrae a Él como el metal hace con el imán? Por la sencilla razón de que no impone a nadie. Dios pone deliberadamente un freno a su omnipotencia por el respeto a la libertad humana. Él multiplica los signos y las indicaciones para demostrar que es digno de ser creído pero se niega a darnos pruebas que no dejen lugar a la confianza, a la fe. Dios llama, no obliga. Es como un soberano que apela al corazón para reclamar el afecto de sus súbditos, que muestra su amor, y dice la verdad. Pero si le niego, me da la libertad para elegir mi propio camino. Quiere discípulos que sean sus amigos, no esclavos, en un reino de libertad no de servilismo.
Igual ocurre con Jesús; quiere amigos, no esclavos. Mi falta de fe es lo que impide a Jesús cumplir sus pequeños milagros en mi vida. A veces pensamos que los milagros, las gracias, los consuelos espirituales se nos dan para que creamos, como para neutralizar los riesgos que comporta el hecho de seguir a Jesús. Pero es todo lo contrario. Jesús se dirige a mí a nivel personal, íntimo, como un amigo al que invita a seguirle, a comprometerme a trabajar en el Reino de Dios y dejarle trabajar en mi corazón. A continuación, una vez que he dado el primer paso en la confianza me muestra los signos que confirman mi fe y las gracias que estimulan mi confianza. Pedirle a Dios seguridad antes de seguirle es tratar con Él como con un comerciante antes de firmar un contrato, no como a un amigo en el momento de cerrar una alianza y sellar un pacto de amistad. Si Dios quisiera seguidores que sean sus esclavos, les convencería haciendo alarde de su poder. Pero en cambio, quiere que le siga por amor, no por miedo.
Hoy me pregunto cuáles son las invitaciones que Dios me envía y cómo respondo yo a ellas. ¿Cómo reacciono cuando habla a mi conciencia para invitarme a deshacerme de ese pecado reincidente, a ese mal hábito, a esa actitud negativa, a esa manera de actuar que tanto le desagrada…para aceptar su perdón en el sacramento de la confesión? Dios me habla en determinadas circunstancias de mi vida, o por inspiraciones, o por la palabra de alguien o de la Biblia, por hechos que me ocurren… y todo eso me invita a seguirle más de cerca en mi vocación cristiana.
Cuando Jesús renueva su compromiso conmigo —con todos nosotros, en definitiva— en la Eucaristía diaria y escucho atentamente su voz en mi corazón eso me da el coraje para seguirle en cualquier circunstancia y tengo la certeza de que me va a conducir por el poder de su gracia.

Una invitación ser amigo no esclavo

¡Señor, te pido me ayudes a vivir de tu Presencia, que mis problemas y mis aflicciones no me alejen de Ti! ¡Sabes que te necesito, Señor! ¡Sabes que son muchas las ocasiones que camino en falso, que estoy apegado a lo mundano y conoces mis miedos para dejarlo todo! ¡Quiero vivir, Señor, en Ti, hacer Tú voluntad porque sin tu ayuda estoy perdido! ¡Señor, Te necesito, necesito rendirme a Ti, necesito que ilumines cada uno de mis pasos, de mis pensamientos, de mis acciones y que me permitas contemplar la Verdad como es y no como la quiero ver yo! ¡Señor, aquí tienes mi corazón, mi mente y mi alma! ¡Te lo entrego todo, Señor! ¡Pongo mi fe y mi esperanza en tu Amor, en Tu Verdad, en Tu Palabra y, sobre todo, en Tu Misericordia! ¡Ayúdame, Señor, a ir resolviendo aquellos problemas que me agobian a mí y a los míos, a resolver los problemas, las situaciones difíciles de mi vida! ¡Te pido, Señor, que me perdones por las dudas que tantas veces me surgen! ¡Muéstrame, Señor, el gozo de vivir conforme a Tu santa voluntad! ¡No quiero vivir sin Ti, Señor, por eso te pido tomes el control de mi vida! ¡Ven a mi corazón, Señor!

¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!

Jesús, amigo, le cantamos hoy al Señor:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s