Gestos sencillos, profunda fe

Estaba sentado ayer en un banco a mitad del templo, en Misa de las siete de la tarde. Como es entre semana, hay poca gente en la iglesia. Tres bancos delante mío, una mujer muy anciana acompañada de una chica joven que aparenta ser su nieta. La joven la trata con mucho cariño y un afecto que emociona. La anciana no se levanta en toda la ceremonia, excepto en el momento de la consagración, que es ayudada con exquisito cuidado por la joven que la sostiene para que la abuela, en pie, rinda tributo al Cristo presente en la Eucaristía.
Al comenzar la Santa Misa, durante la proclamación del Evangelio, en el momento de darse la paz y al terminar la Eucaristía con la bendición final, la joven toma con delicadeza la mano de la mujer anciana y le ayuda a hacer, con suavidad, la señal de la cruz y a persignarse. Me vienen a la mente aquellos tiempos, cuando era pequeño, en que mis padres me ayudaban también a santiguarme y a dar sentido a este gesto sencillo pero profundo que supone la confesión de nuestra fe.
En el momento de la comunión, cogidas del brazo y a paso cansino, se dirigen hacia el altar para recibir al Señor. La joven acerca a la anciana de pelo cano al sacerdote para que comulgue. Y, cuando regresan al banco, ambas se toman de la mano y rezan. Oran unidas, en una plegaria en íntima comunión espiritual. Es una imagen sencilla pero llena de amor. Han recibido el Amor y testimonian el amor. Son dos almas que se quieren, que transmiten cercanía espiritual y humana. ¿Qué le dirán al Señor? ¿Dará gracias la anciana por tener una nieta tan amorosa y sensible?. Y, la joven, ¿por tener la oportunidad de vivir experiencias de vida junto a su abuela? ¿Alabarán al Señor? ¿Pedirán por los otros miembros de la familia? Sea lo que sea lo que surja del corazón de estas dos personas, Cristo que está presente en el misterio de la Eucaristía y en ese momento en lo más íntimo de su corazón, estará lleno de gozo. Como la Virgen, siempre presente en la celebración eucarística. Y como los ángeles del cielo. Y como los santos de la Iglesia que se unen a toda Misa que se celebra en el mundo.
No es posible escucharlo pero uno siente que en la iglesia resuena un musical «¡Aleluya!» lleno de fuerza, o un «¡Paz en la tierra, paz en las alturas, que el gozo eterno reine en nuestro corazón» o tal vez «Vienen con alegría, Señor, cantando; vienen con alegría, Señor, los que caminan por la vida, Señor, sembrando tu paz y amor».
Terminada la Misa, permanezco unos minutos rezando y las dos se dirigen lentamente hacia la salida. Van cogidas del brazo, mientras la abuela se acompaña también de su bastón. Su rostros denotan felicidad y alegría. Están llenas del Señor y llenas del Espíritu Santo que Dios ha derramado en forma de amor en estos dos corazones sencillos.
Esta escena me lleva a dar gracias al Señor por la fe sencilla, por la fe amorosa, por la fe esperanzada de estas dos mujeres que son cuerpo de la Iglesia y, con su ejemplo, me ayudan también a crecer en mí la cercanía a Dios, a enraizarme más en la fe, a salir predispuesto a ayudar más en el hogar y en el ámbito profesional y, sobre todo, a mirar con una mirada distinta a ese Dios que me ha dado la vida y ha puesto en mi camino a tantas gentes que me han permitido crecer en la fe. Y me vienen al recuerdo mis abuelas que tanto han hecho por transmitirme la fe, porque si esta joven acompaña a su abuela a la Eucaristía y se entrega con amor a ella es porque, sencillamente, está devolviendo con la misma moneda lo que antes ha recibido con amor y con fe.

b6b8ae669bf6ac1069c986736490822e

¡Te bendigo, Padre bueno, y te doy gracias! ¡En este día quiero decirte que te quiero y que lo que siento por ti es un amor auténtico y profundo! ¡Pero te amo, Señor, porque siento íntimamente que este amor viene sólo de ti y que a través tuyo se manifiesta en tantas gentes que se entregan a los demás, que se ponen en servicio, que manifiestan una amistad auténtica, que viven la fe con alegría cristiana! ¡Te doy gracias, Señor, por tantas personas que andan por la vida que testimonian que Tú estás presente en nosotros porque son un reflejo tuyo! ¡Gracias, Padre, por tu empeño en buscarnos siempre! ¡Ayúdame, a través de tu Santo Espíritu, a ser también yo un reflejo tuvo en este mundo y sea capaz de pronunciar con autenticidad la oración que tú nos has enseñado! ¡Señor, eres Amor! ¡Gracias por este amor! ¡Gracias porque este amor es la sabia del mundo, la raíz de todo! ¡Gracias porque al servicio de este Amor nos has dado a tu Hijo Jesucristo que amó de manera tan generosa que fue capaz de dar su vida por amor! ¡Gracias por el mensaje que nos legó de «amaros los unos a los otros como yo os he amado» y que a mí me cuesta tanto cumplir! ¡Señor, sólo quiero contemplar tu amor, sólo quiero dejarme llenar de ti, solo quiero entrar en comunión contigo! ¡Envíame tu Espíritu, Señor, para que el fuego de mi amor no se apague nunca en mi interior! ¡Pongo Señor sobre la mesa de tu altar a todos los abuelos del mundo, especialmente a los míos, a los ancianos, a los mayores! ¡Míralos siempre con amor, Señor, ellos que enriquecen cada día a las familias, que son tesoros vivos de la fe, de la sabiduría y del valor! ¡Señor, no permitas que sean nunca excluidos u olvidados, que reciban siempre amor y respeto y ayúdales a vivir con serenidad su vejez!

¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!

Fluye en mì, cantamos pidiendo a Dios la fuerza de su Espíritu:

Anuncios

Un comentario en “Gestos sencillos, profunda fe

  1. Cuál amor más grande es el que recibimos de Dios, que nos concede los Padres de la tierra, cocreando con èl, nos dieron la vida y nos pasaron la fé. Permítenos Señor poder ser sensibles con nuestros Padres Adultos para que puedan también experimentar el amor de Dios a través de sentirse amados por sus hijos!! Concédenos donarnos cada día.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s