Sembrando espinas no se pueden recolectar rosas perfumadas

¡Son tan frecuentes las ocasiones en que tenemos el convencimiento de que el pecado que hemos cometido no tendrá consecuencia alguna! Sin embargo, cualquier pecado —por pequeño que sea— tiene consecuencias en el momento en que se comete y pueden llegar a tener, desgraciadamente, secuelas en el futuro.
Al sembrar espinas no puede esperar cosechar rosas perfumadas. El pecado, en definitiva, sigue esa ley universal divina que establece que se cosecha lo que se siembra. Se trata de sembrar en el interior, con el Espíritu, frutos abundantes en la vida para disfrutar de la recolección en la eternidad.
Cuando me adentro diariamente en la casa de Dios adquiero el criterio que el Espíritu Santo desea impregnar en mi conciencia. Se trata de dar semilla a lo que necesito para dar fruto abundante.
Si deseo transitar por el camino de la santidad es necesario, antes de pecar, recordar aquello tan vigente para mi examen de conciencia como son las palabras de san Pablo: «No os engañéis: de Dios nadie se burla». Esta frase tan contundente deja patente que todas mis faltas permanecen ante su mirada y que cualquier pecado, especialmente aquel al que no doy importancia, en algún momento acabará por destruir mi vida.
Cuando dejo que mis pasiones y mis egoísmos me venzan acabo por ser dominado por el mal. De ahí, que no puedo dejarme engañar, manipular ni dirigir por el demonio que lo único que quiere es alejarme del bien. Cuando un pensamiento, una palabra o una acción me aparta de Dios debo alejarlo inmediatamente de mi alma como si fuese un veneno mortal para que no infecte ningún miembro de mi cuerpo. El Señor ya nos advierte que es preferible entrar manco en el Reino de los Cielos que con dos manos para ser arrojado al castigo.

Sembrando espinas no se pueden recolectar rosas perfumadas

¡Señor mío y Dios mío, te pido de todo corazón que envíes tu Espíritu Santo para que siembre en mi interior una semilla espiritual firme y duradera, esa que lleva a la vida eterna y que, por medio de la gracia, pueda ir arrancando de mi interior las malas hierbas que se quedan impregnadas en mi corazón y en mi alma y que me apartan de Ti! ¡Ayúdame, Señor, a buscar con sencillez y humildad las raíces malas que provocan cosas negativas en mi vida! ¡Ayúdame, Señor, a cambiarlas por acciones espirituales buenas para que den frutos y me permitan tener una vida más comprometida, más alegre, más servicial y más auténtica! ¡Ven Espíritu Santo para que muera en mí el hombre viejo con mis malas acciones y mis malos frutos y renacer de nuevo cada día para vivir con frutos buenos y abundantes! ¡Ven Espíritu Creador para inundar con tu gracia este corazón creado por Ti! ¡Ven Espíritu Santo, Tú que conoces los secretos más profundos de mi corazón y mis deseos más íntimos, para impregnarlos del don de la sabiduría! ¡Ilumíname, Espíritu de Dios, para hacerme conocer siempre lo bueno, obrar con rectitud y detestar lo malo y negativo! ¡Dame, Espíritu de Dios, el don del entendimiento, para intensificar mi vida interior! ¡Dame, Espíritu Santo, el don de fortaleza para luchar denodadamente contra mis pasiones y mis pecados! ¡Dame, Espíritu divino, el don de consejo para clarificar mis dudas y vacilaciones! ¡Dame, Espíritu Consolador, el don del temor de Dios para andar con cautela por los caminos de la vida! ¡Dame, Espíritu del Dios vivo, el don de ciencia para envolver mi vida con la luz sobrenatural! ¡Y dame, Espíritu del Señor, el don de piedad para ponerlo siempre todo en oración y en la presencia del Padre!

¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!

Hoy llamamos al Espíritu Santo con música de fanfarria barroca:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s