Obedecer amando

Vivimos en una sociedad con una profunda crisis de valores y de principios. En nuestra vida la coherencia entre la teoría y la práctica está en entredicho; hay incoherencias entre lo que somos y lo que hacemos, entre lo que recibimos y lo que damos.
Siento que ser cristiano es una gran responsabilidad. Y cuanto más comprometido estás con tu fe, mayor es la responsabilidad. En este orden: frente a Dios, frente a uno mismo, frente a la familia y frente a la sociedad.
La grandeza de una familia, de una Iglesia, de un matrimonio, de una persona, de una comunidad, no es lo que hace, ni siquiera lo que posee; su grandeza se sustenta en la relación que mantenga con Dios a través de la obediencia. Por eso, si aprendiéramos a obedecer a Dios y sus mandatos tal vez el mundo no viviría una crisis tan profunda como la actual.
Obedecer los mandamientos divinos, obedecer las leyes, obedecer sus prescripciones es poner en valor la esencia misma de los valores espirituales del hombre porque en ellos está la esencia del corazón de Dios.
Pero obedecer no por miedo ni por temor sino, simplemente, por amor; para alcanzar la santidad personal, por afecto, por respeto, por adoración a Dios. Obedecer por honestidad. Obedecer porque en toda relación entre padre e hijo el respeto, la honra y la obediencia son principios básicos de convivencia y de afecto.
Jesús nos sintetizó los mandamientos de la ley de Dios en uno solo: amar. Amar a Dios con todo nuestro corazón, nuestra alma y nuestra mente. Este es el primero y más grande de los mandamientos. Y el segundo es semejante: Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. De estos dos mandamientos depende toda la ley. Cuando se es capaz de amar de manera auténtica y se respeta a alguien sin poner trabas ni condicionantes se es a la vez capaz de obedecerlo con y sin exigir nada y sin poner ningún tipo de resistencia.
¿Es posible, entonces, obedecer sin amor? Esta es la gran cuestión de la crisis actual. Del mundo y del hombre. No sabemos obedecer a Dios y a su Palabra porque al Padre se le obedece porque se le ama y se le obedece por la fe.
Hoy mi pregunta me lleva a una profunda reflexión: ¿Amo yo tanto a Dios como a las personas que tengo a mi lado o me amo más a mismo que Dios y a los demás?

obedecer

¡Señor, Tú conoces mi incapacidad para amar, las veces que me miro sólo a mi mismo sin ser capaz de verte a Ti y a los demás! ¡Transforma mi corazón en un corazón amoroso, obediente, generoso, entregado! ¡Señor Tú todo lo puedes, todo lo ves y todo lo haces! ¡Te pido que me perdones por mis frecuentes desobediencias! ¡Perdóname, Dios mío, porque mi soberbia y mi orgullo me hacen no seguir tu voluntad y tus mandamientos! ¡Dame, Señor, la fuerza para obedecerte siempre! ¡Envíame tu Espíritu para hacerme dócil a tus mandatos porque la carne, Señor, es débil y la lucha es siempre difícil! ¡Y conforme a tu santa misericordia, Señor, te pido por todas mis necesidades! ¡Te suplico, Señor, que aplaques mi orgullo y me fortalezcas en la obediencia porque obedecerte y amarte conlleva recibir Tu bendición! ¡Bendice, Señor, también a todas las personas que quiero, especialmente a mi familia, a mis amigos, a mis compañeros, a mis hermanos en la fe, que tu mano se extienda sobre sus vidas para derramar todas las bendiciones y que te obedezcan siempre! ¡Y en el poder que me otorga tu Santo Nombre reprendo a todo espíritu de desobediencia y rebeldía que haya en mí y que quiere gobernar mi vida! ¡Señor, te doy gracias porque sé que vas a fortalecerme y ayudarme a caminar como a ti te gusta! ¡Gracias, Señor, por tanto amor y misericordia!

Quiero hacer tu voluntad, le cantamos hoy al Señor:

Anuncios

Un comentario en “Obedecer amando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s