A la luz de la figura de san Juan

La hermosa fiesta que hoy celebramos, la del nacimiento de San Juan Bautista, es la del único santo de quien conmemoramos su nacimiento terrenal. Del resto de los santos lo hacemos el día que nacieron para el cielo.
San Juan es el precursor del Señor, el enviado que fue preparándole el camino. Le llamamos «Profeta del Altísimo» porque está por encima del resto de los profetas, el último de ellos; desde el seno maternal de santa Isabel saluda la presencia de la Virgen y la llegada de Cristo con el que mantuvo no sólo una estrecha amistad, fiel y alegre, sino creciendo muy cerca de Dios, anunció su venida, predicó el arrepentimiento y la conversión y fue su «presentador en sociedad» llamando al Señor «el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo». San Juan dio fiel testimonio de Cristo con su comportamiento, con su oración, con su entrega, con sus renuncias, con su predicación, con su bautismo de conversión y con su martirio final.
San Juan, cuyo nacimiento fue motivo de alegría profunda en casa de Zacarías e Isabel, estuvo desde su concepción lleno del Espíritu Santo y toda su vida estuvo profundamente determinada por su ministerio desde su alejamiento del mundo en el desierto hasta el último día de su vida, dando testimonio de la fidelidad a Cristo. Dios lo había elegido para dar testimonio de la verdad. En realidad, igual que a mí y que ti desde el día que recibimos el bautismo, pórtico de la vida en el Espíritu, y por el cual nacemos a la vida espiritual.
Hoy es un buen día, a la luz de la figura de san Juan, para preguntarme con el corazón abierto si mi comportamiento y mis acciones son motivo de alegría para los que me conocen, los que conviven conmigo y los que me quieren; si viéndome actuar doy verdadero ejemplo cristiano; si gracias a mi actitud, mis gestos y mis acciones los que se crucen conmigo se pueden sentir más cerca de Dios; de si ante la forma cómo trato de solventar las cosas o de gestionar los problemas, experimentan la alegría del cristiano; si el saber llevar mi Cruz cotidiana es motivo para acercar más a la gente a Cristo… Podría hacerme muchas más preguntas, pero sólo con estas tengo bastante trabajo para mejorar cada día.

icono san juan bautista

¡Señor, quiero a imagen de san Juan Bautista serte fiel cada día! ¡Quiero como él, Señor, vivir mi fe desde la sencillez y desde la pobreza! ¡Quiero, Señor, vivir más allá de mis apariencias! ¡Quiero, Señor, a imagen de san Juan Bautista, difundir el amor, proclamar que Tú eres el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo; quiero apartar la tibieza de mi vida para vivir con coherencia y alegría cristiana! ¡Señor, soy un cristiano torpe y pequeño, ya lo sabes, pero ayúdame a desatar tus correas, a llevar tu Cruz, a sujetarte la túnica, a vocear en el desierto tu Palabra aunque nadie en apariencia me escuche! ¡Señor, quiero darme a los demás como hizo san Juan pero para reflejarte a Ti y no a mí! ¡Quiero ser un verdadero don tuyo, Señor, un pensamiento de tu amor para transmitir amor! ¡Transparéntate a través mío, Señor, para convertirme en tu voz, en tu pensamiento, en tu Palabra, en tu caridad, en tu servicio, en tu amor, en tus gestos! ¡Ayúdame a convertirme en un verdadero servidor tuyo como fueron san Juan y tu Santísima Madre! ¡Envía Tu Espíritu, Señor, para que me ilumine siempre y me ayude como a San Juan a amar la Belleza de Cristo, ser verdadero discípulo de la caridad, de la mortificación, de la conversión, del arrepentimiento! ¡Ayúdame, como hizo san Juan, a no traicionar nunca la verdad, ni disfrazar mis sentimientos, ni mostrar cobardía por defender a Jesús, ni mostrar complacencia por mi vida, ni callar ante la mentira y los ataques contra la Iglesia y la fe! ¡Ven Espíritu Santo a mi vida para fortalecerla cada instante como hiciste con san Juan!

¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!

Para esta festividad escuchamos hoy la cantata de J. S. Bach Christ unser Herr zum Jordan kam, BWV 7 (Cristo, Nuestro Señor, vino al Jordán) compuesta para la fiesta de san Juan Bautista (Johannistag en Alemania) según un himno bautismal de Martin Lutero:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s