Sentado junto al arroyo

Como muchos otros días le pido al Señor que me ofrezca para iniciar la oración una palabra. Y abro aleatoriamente la Biblia. Mi mirada se fija en esta frase del Libro de los Reyes: «Vete de aquí; encamínate hacia el Oriente y escóndete junto al torrente Querit, que está al este del Jordán». Me quedo desconcertado. Pero le pido al Espíritu Santo iluminación y comprendo que el Señor prueba mi fidelidad y desafía mi lealtad. Me pide que me mantenga en la humildad, en la obediencia, en la escucha de su Palabra. Me pide que permanezca en silencio junto a Él para vivir en Él, confiar en Él, dejar que sea Él el que lleve el control de mi vida. El Señor quiere que viva seguro bajo su protección; es un desafío a no tener miedo, a vivir confiando en su cuidado.
Le digo al Señor que no deseo ocupar un lugar privilegiado entre los que se encontraban en la montaña de las Bienaventuranzas viendo el milagro de la multiplicación de panes y peces. Ni quiero permanecer a sus pies perfumándole con la esencia de nardo; ni estar invitado en las bodas de Caná para contemplar su primer milagro público; ni en la piscina de Siloé para ver sanar a aquel enfermo; ni subido en la barca cuando las aguas se agitaron en el lago de Genesaret; ni agitando las palmas en su entrada en Jerusalén; ni caminando por los polvorosos caminos de Galilea o en las orillas del lago de Tiberiades; ni siquiera en el momento glorioso de la institución de la Eucaristía o de la ignominiosa crucifixión en el monte Calvario…
Simplemente quiero permanecer sentado, agazapado, junto al arroyo de Querit para, en silencio, esconderme y aguardar el susurro de su voz. Anhelo estar allí, para sentir su compañía escuchando como corre el agua del arroyo. En este lugar se pone de manifiesto la sencillez de la vida que se resume en aceptar la voluntad de Dios. En este entorno, en el silencio de la oración, siento viva la presencia del Señor. Aquí fluye con sencilla armonía la grandeza de las pequeñas cosas de la vida. Puedes seguir el curso del agua que te muestra el camino de la vida. Es un susurro callado, apacible, alejado del ruido del mundo. En ese silencio, fluye en el corazón la presencia callada de Dios que te llama. «Ven a mí para que no se seque el agua del arroyo de tu corazón».

Sentado junto al arroyo

¡Señor, no permitas que se seque el agua viva de mi corazón! ¡Haz que cumpla siempre tu voluntad! ¡No dejes que se sequen los arroyos de mi vida! ¡Llévame al arroyo de Querit, Señor, para no separarme nunca de Ti, para que puedas probar mi fidelidad, para llenar mi corazón del agua abundante de tu Espíritu! ¡Llévame, Señor, al arroyo de Querit para que muera mi yo soberbio y egoísta, falto de amor y servicio, ambicioso y tibio, para vivir siempre en tu Espíritu! ¡Señor, quiero mantenerme siempre fiel a Ti para que, suceda lo que suceda en mi vida, sepa esperar tu tiempo, para que la primera gota de agua empape mi corazón y me llene de tu gracia! ¡Señor, gracias porque te ocupas de mí y me das la seguridad de acompañarte dónde tu me lleves! ¡Sé, Señor, que incluso sabré disfrutar sin amargura ni queja de esta sequía que Tú me traes porque Tú proveerás lo que yo necesito! ¡Señor, gracias porque no me abandonas nunca! ¡Mi alma tiene sed de Ti! ¡Señor, Tú sabes que mis lágrimas también me han alimentado de día y de noche por eso de doy gracias! ¡Gracias, porque cada situación difícil por la que he pasado me ha permitido crecer en mi relación contigo y me ha permitido conocerte mejor y comprender que eres un Dios fiel! ¡Gracias, Señor, mi Dios!

Mi dulce Señor, cantamos hoy para acompañar esta meditación:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s