Un ramo de flores en el corazón

Mi hija pequeña, después de una discusión con su madre, ha tenido un bello detalle con ella. Al regresar a casa por la tarde ha llegado con un hermoso ramo de flores. «Perdona». Asisto una palabra mágica, una palabra que ha diluido todo aquello que podía romper la armonía entre ellas. Esto me hace pensar que los hombres vivimos de pequeños milagros cotidianos que se desnudan ante nosotros en cada instante de nuestra vida. Que tantas veces las discusiones entre unos y otros nacen de la absurdidad de nuestra cabezonería —¡de esto tengo mucho que aprender!—. Que es posible ser feliz con lo que se tiene. Que no hemos de culpar a los demás de nuestras frustraciones, nuestras tristezas o desolaciones. Que cada día es único. Que lo que sucedió ayer hay que mirarlo en la distancia para encarar el futuro con optimismo. Que hay que intentar encontrar en las personas lo bueno que tienen silenciando el mal carácter, el egoísmo, la envidia, el rencor, el reproche, la queja insana, los caprichos, el «yoísmo», la falta de caridad… Intentar que de la comisura de nuestros labios sólo se emitan sonidos que hablen de cosas bellas, de agradecimiento, sinceros consejos, elogios auténticos, palabras sabias en un diálogo presidido por el amor y la paciencia, la generosidad y la esperanza.
Los pequeños detalles cotidianos en nuestra vida jalonados de amor nos hacen semejantes a Dios, que es el amor mismo. Por eso es triste ver como transcurren las horas y nos quejamos, discutimos o nos lamentamos por todo y por todos cuando nuestro tiempo sería mucho más fructífero y agradable con una sonrisa de agradecimiento, de cariño o de complicidad. Poniendo en nuestra vida un ramo de flores lograremos que la estancia de nuestro corazón luzca más bella.
Nuestra actitud es el sello de nuestra vida y en función de ella es como nos verán los demás. Si uno predica con sus acciones positivas se convierte en alguien más auténtico y más cercano a Dios. La renuncia del yo —con el perdón, la generosidad, el cariño, la entrega, la escucha, el consuelo…— marca el grado de nuestro amor y nuestra misericordia. ¡Qué fácil es escribirlo y meditarlo y qué difícil resulta a veces ponerlo en práctica!

flores

¡Dios mío, quiero darte gracias siempre por los pequeños regalos que me ofreces siempre a través de las personas que se cruzan en mi camino y en los acontecimientos de la vida! ¡Tú, Señor, eres mi ayuda y mi consuelo, el que bendice mi vida y bendices a los que me rodean! ¡Te doy gracias por todo lo que haces por mí, por las cosas grandes y pequeñas, y porque jamás te alejas de mi vera! ¡Gracias, Señor, por el amor que sientes por mí, por perdonarme constantemente, por restaurarme con la fuerza de tu Espíritu, porque a tu lado venzo tormentas y contratiempos por amarme, me fortalezco en tu fuerza y me mantengo en la firmeza cuando las situaciones invitan a flaquear! ¡Ilumina, Señor, las pequeñas cosas de mi vida que hacen grande mi camino como cristiano! ¡Señor, los signos aparecen de numerosas y variadas formas y se hacen presente en lo que sentimos, en lo que hablamos o leemos, a través de las bocas de otros, de las enfermedades, de la salud, de los éxitos y los fracasos, del antagonismo con el prójimo, de la amistad… son muchas cosas Señor, tú lo sabes! ¡Pero sobre todo hazme humilde para entender todo lo que sucede, para ser detallista con los que me rodean, saber hacerles felices y estar atento a sus preocupaciones y sus anhelos! ¡Quiero, Señor, ser un apóstol de la alegría y transmitir a los que me rodean gestos sencillos llenos de amor y paz para hacer la convivencia siempre agradable y alegre! ¡Ayúdame a conseguirlo con la ayuda del Espíritu Santo!

El verano, con Antonio Vivaldi:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s