Jesús te muestra que Dios te ama

A medida que profundizas en la lectura del Nuevo Testamento te das cuenta de lo poco que le interesaban a Cristo las disquisiciones doctrinales. Jesús imparte doctrina, es evidente, pero lo que verdaderamente le interesa es llegar al corazón de la gente. Cristo no pide certificados de calidad humana, no pone ningún tipo de condiciones, no obliga asistir a ningún curso de formación espiritual, a ninguna catequesis, no exige tener un Master en bondad ni, siquiera, comportarse de la mejor manera posible. Jesús lo único que hace es mirar profundamente al hombre y ver el sufrimiento que hay en su interior. Cuanto mayor es el sufrimiento —sea espiritual físico, humano, de corazón…— más atención le presta Jesús.
Leyendo los relatos del Evangelio muchas veces uno tiene la sensación de que la gente que se acercaba a Él lo hacía por un interés meramente humano. No había nada más. Sabían que aquel hombre curaba enfermedades, expulsaba demonios, resucitaba a los muertos, daba de comer a los hambrientos, hacía verdaderos milagros. Era una aproximación interesada pero no había un interés real en cambiar de vida. De hecho muchos ni siquiera se plantearon dejarlo todo como había ocurrido con los discípulos. Se puede llegar a pensar, incluso, que las palabras de Jesús no eran trascendentes para ellos, que el mensaje que Cristo trasmitía les era indiferente. Tal vez fuera así pero esperaban recibir sanación.
Cuando padecemos cualquier tipo de dolor sea físico, emocional o espiritual y la soledad, el sufrimiento y la desesperación hace mella en su vida acudimos a Jesús para que nos sane la herida que supura en el corazón. Tal vez sea una actitud egoísta, pero es la actitud habitual en los hombres de antes y de ahora.
Sin embargo, cuando observamos a Cristo vemos como por amor y misericordia se compadece de todos aquellos que se acercan a Él. Es su dolor, su tristeza, su desesperación, su sufrimiento, su soledad, su amargura, lo que lleva a Jesús a acercarse a la gente. Jesús no rechaza nunca, acoge siempre. A veces hay tanta gente a su alrededor que Jesús se ve obligado a darles de comer, a alimentar a miles de personas que están allí esperando ese milagro que transforme el problema inmediato que atenaza su vida. Entonces entiendes que Jesús no pretende solucionarte los problemas que te agobian sino que espera que comprendas que es con Él y junto a Él como uno puede cambiar de vida. Que no importa lo que hayas hecho, como te hayas comportado, cuáles son las oscuridades que ennegrecen el corazón, tus sufrimientos, tus caídas, tus pecados… Jesús te muestra que Dios te ama. Te ama tan profundamente que lo hace sin ningún tipo de condiciones. Que Dios en su amor de Padre y en su infinita misericordia se siente tocado por nuestras necesidades y por nuestros dolores y que nuestros sufrimientos y nuestras heridas Él las hace suyas como algo propio.
Una gran enseñanza para mi día a día. Jesús me hace ver que cada vez que alguien se cruce en mi camino y en su mirada, en sus palabras y en sus gestos denote que hay sufrimiento ponga mis manos y mi corazón para socorrerle. Sin condiciones previas como haría Cristo. Hacerlo, simplemente, porque es hijo de Dios. Es decir, mi hermano. Es la mejor manera de demostrar que soy cristiano, hijo de ese Padre lleno de amor y de misericordia.

¡Señor, soy consciente de lo fácil que es creer cuando todas las cosas en la vida me sonríe pero también sabes perfectamente que en los momentos de prueba es fácil que todo se tambalee a mi alrededor! ¡Pongo hoy en tus manos, mi Señor, todas mis necesidades y las de todas las personas que me rodean porque eres el único que tiene el poder de cambiar las cosas! ¡Señor, hoy te pido especialmente por la iglesia y por todos los que la formamos para que seamos capaces con nuestra entrega y nuestro servicio demostrar a los demás cuál es el verdadero amor amando a los demás como tu amaste! ¡Señor, no puedo estar cerca de ti si antes no amo de verdad, de manera auténtica, si no perdono con el corazón, si no sirvo a los demás con generosidad y amor, si no me arrodilló delante de los otros para servirles como serviste Tú! ¡Señor, ayúdanos a acercar tu figura A la gente que nos rodea en estos tiempos que tantos te esperan y no te conocen! ¡Ayúdanos acercar tu Iglesia al mundo de hoy! ¡Señor, tú que has llevado en tu corazón las vicisitudes de tus contemporáneos ayúdanos a nosotros abrazar las necesidades de las personas que nos rodean, sus sufrimientos, sus negaciones, sus tensiones, sus inquietudes, sus colores, sus dudas, sus complejos, sus problemas…! ¡Señor, ayúdanos a traducir todo esto a un lenguaje franco y sencillo, lleno de misericordia para que seas tú para ellos el camino, la verdad y la vida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s