Que no me acostumbre a verte crucificado

Entro en una iglesia. Quedan cinco minutos para que cierren el templo. Junto al altar hay una gran cruz de madera y en el centro de la imagen de Cristo con los brazos extendidos su Sagrado Corazón. Me postro de rodillas y exclamo ante la fuerza de esta imagen que remueve mi corazón: «Has muerto por mí, Señor. Que no me acostumbre a verte crucificado».
Tengo la necesidad de decirle que quiero subir a la cruz como lo hizo Él, pero en mi caso desnudo de mi nada, desprendido de mi egoísmo, mi soberbia, mis comodidades, mis «yoísmos», de mi vanidad… de tantas cosas que me apartan de Él para entregarme por completo a la realización del plan que tiene pensado para mí.
«Has muerto por mí, Señor. Que no me acostumbre a verte crucificado». ¡Nunca! para valorar tan grande acto de generosidad.

Que no me acostumbre a verte crucificado

¡Te amo, mi señor! ¡Soy consciente de que mis pecados son la causa de tu crucifixión! ¡Y tú, prendido en la cruz, quieres que te corresponda con obras concretas, con amor y con dolor; con el dolor que causo por mis pecados! ¡Es lo que te pido hoy, con toda humildad, dolor por mis pecados! ¡Dame la gracia de experimentar en mi vida el inmenso amor que sientes por mí! ¡Permíteme, Señor, que te corresponda subiendo contigo cada día a la cruz por medio del cumplimiento de la voluntad de tu Padre! ¡Gracias por morir por mí, tu sacrificio no me será jamás indiferente!

Coro de la cantata The Power of The Cross (El Poder de la Cruz) de Mark Hayes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s