¡Ave María!, comienza el mes del Rosario

Primer día del mes de octubre que coincide con el primer sábado de mes, un mes dedicado a honrar a María con el rezo del Santo Rosario. Esta oración contemplativa y sencilla pero de gran eficacia espiritual nos resume la historia de la Salvación del género humano y nos acerca al mayor conocimiento de Cristo. La experiencia del rezo del Santo Rosario me permite cada día fortalecer mi fe y crecer como cristiano.

Cuando amas a una persona tratas de honrarla con palabras amables y cariñosas, contentarla en sus gustos y llenarla de parabienes. En el caso de la Virgen, Ella misma ha manifestado en numerosas apariciones que no siente mayor alegría que cuando sus hijos la veneran con el rezo del Santo Rosario. Ofreciendo cada misterio de la vida de Cristo en la que asoma la presencia sencilla de María, le suplicamos a la Virgen que interceda por cada una de nuestras necesidades y del prójimo. Es una invocación repleta de amor y de caridad. No sólo eso, pedimos por las causas justas del mundo y pedimos por la Iglesia, de la que la Virgen es Esposa.

Hay algo también muy hermoso. Cuando invocamos a María y vamos pasando las cuentas del Rosario nos acercamos a Cristo, su Hijo amado. Así lo recordamos en el rezo del Padrenuestro. Y en cada Avemaría le decimos diez veces a María que la queremos, que la llevamos en el corazón y que la necesitamos. Ella nos devuelve tanto amor cubriéndonos con su gracia.

En este mes de octubre, le ofrezco a María contemplar los misterios gozosos, luminosos, dolorosos y gloriosos con más amor y con más entrega. Vivir cada una de las escenas del Rosario para participar íntimamente de los episodios en Belén, en la casa de Nazaret, en el templo de Jerusalén, en el río Jordán, en la casa de Caná, en el monte de la Transfiguración, en el huerto de los Olivos, en el cenáculo, en el Calvario, en el sepulcro, o en el momento de la Ascensión al Cielo, como un personaje más, en oración contemplativa, con gran atención y sin distracciones voluntarias para que Dios escuche más la voz de mi corazón que la de mi boca. Orando con el corazón, orando con la mente y orando con los labios en alabanza alegre A Dios y a María, la más bella entre todas las mujeres. ¡Tutus tuus, María!

virgen-rosario

¡Dios te Salve, María, llenas eres de gracia, el Señor está contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús, Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén! ¡Dios te salve, María, se llena mi corazón de alegría al exclamar cada Ave María! ¡Santa María, Madre de Dios, ayúdame a transformar mi vida con el rezo del Santo Rosario y dame tu auxilio bondadoso! ¡Madre de bondad y misericordia, que cada día me das tantas pruebas de tu amor y de tu poder, te pido por la salud de mi corazón, de mi alma y de mi cuerpo, apiádate de mí, acompáñame en mi camino, ampárame en mis tribulaciones y sufrimientos, acoge mis angustias, suple mis carencias, sana mi corazón dolorido, seca mis lágrimas, cura mis heridas y aflicciones y ayúdame a sobreponerme de los problemas y caídas! ¡María, Tú que eres la abogada de los desesperados, Madre Nuestra y Madre de Cristo, ruega por nosotros y por el mundo entero!

Bendiciones del Rosario: (Magisterio de los Papas)

  1. Los pecadores obtienen el perdón.
  2. Las almas sedientas se sacian.
  3. Los que están atados ven sus lazos desechos.
  4. Los que lloran hallan alegría.
  5. Los que son tentados hallan tranquilidad.
  6. Los pobres son socorridos.
  7. Los religiosos son reformados.
  8. Los ignorantes son instruidos.
  9. Los vivos triunfan sobre la vanidad.
  10. Los muertos alcanzan la misericordia por vía de sufragios

Beneficios del Rosario: (San Luis María Grignion de Montfort)

  1. Nos eleva gradualmente al perfecto conocimiento de Jesucristo.
  2. Purifica nuestras almas del pecado.
  3. Nos permite vencer a nuestros enemigos.
  4. Nos facilita la práctica de las virtudes.
  5. Nos aviva el amor de Jesucristo.
  6. Nos enriquece con gracias y méritos
  7. Nos proporciona con qué pagar todas nuestras deudas con Dios y con los hombres y nos consigue de Dios toda clase de gracias.

En este primer sábado de mes le regalamos a la Virgen este bello Ave Regina Coelorum, en la Mayor, Hob. XXIIIb:3.para soprano, coro, cuerdas (sin violas) y órgano del compositor austriaco Joseph Haydn:

Anuncios

Un comentario en “¡Ave María!, comienza el mes del Rosario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s