El silencio de la creación

Paseamos por la montaña mis dos hijos pequeños y yo subimos a un pequeño montículo para contemplar la belleza del paisaje. Desde la altura del monte se contempla una vista preciosa de la ciudad y como las aguas del mar rompen sobre un acantilado. El espectáculo es hermoso. Permanecemos sentados unos minutos en silencio maravillándonos de las vistas. Antes de regresar, uno de mis hijos dice: «¡Qué agradable este silencio con el barullo que hay en la ciudad!». Es cierto, entre tantas estridencias, ruidos y gritos, este silencio es un bálsamo de tranquilidad.
Me ha vuelto a la oración esta imagen en silencio con mis hijos. Guardar silencio parece sencillo. Pero no lo es. Tendemos constantemente a alzar la voz, a acallar la opinión ajena, a gritar por cualquier cosa, a desacreditar un comentario que no nos agrada. Sin embargo, el silencio enriquece nuestra vida. No es renuncia, es prudencia. El silencio para orar o para ir por la vida pero también el silencio prudente en las conversaciones con los demás. Silencio para evitar herir. Silencio para aplacar aquello que bulle en nuestro interior. Silencio para no masacrar al otro. Silencio para evitar el descrédito, o la crítica, o el chisme, o la murmuración, o sacar el defecto ajeno… El talante del cristiano debería estar regado por la sabiduría del silencio. Basta con mirar a María, nuestra Madre, que todo lo conservaba en el corazón, meditando en silencio los acontecimientos de su vida. En ese callado y prudente silencio, en la quietud de su alma, podía reflexionar con serenidad, paz y sosiego cuando acontecía en torno de ella.
El silencio invita a la reflexión. Y a ser más comedidos. Y más respetuosos. Y más generosos y misericordiosos. El silencio facilita pensar antes de hablar, dar siempre la respuesta más amable, alejada del orgullo, la altanería o la majadería. El silencio clarifica las ideas y la mente. Aporta claridad a los pensamientos. Aplaca los ímpetus. Da mayor lucidez a nuestros actos. Permite contemplar las cosas desde una perspectiva diferente. Facilita adentrarse en los problemas con más serenidad y tomar distancia de las cosas negativas y evaluar con mayor finura lo que nos sucede.
El silencio es el principio fundamental de la oración. En el silencio uno comprende la grandeza de Dios, ese Padre que tantas veces parece oculto pero que no es ajeno a nuestro sufrimiento. En el silencio de la oración es más sencillo escuchar sus susurros, estar atento a su voluntad, sentir sus consejos.
En el silencio se logra algo al que no damos importancia: dar voz al alma que en el sosiego de nuestro interior atenúa las marejadas de las turbulencias cotidianas. Con el alma paz y con Cristo a nuestro lado es imposible que nada nos turbe. ¡Cuánto tengo que aprender Dios mío!

fondo-paisaje-prado-y-montana

¡Dios mío, eres la belleza más hermosa! ¡La belleza entre todas las bellezas! ¡Eres, Dios mío, el silencio hecho palabra! ¡No puedo ver tu rostro, Jesús, pero puedo contemplar la belleza de la creación, los sonidos de la tierra, la hermosura de los rostros humanos y me puedo imaginar la belleza que hay en ti! ¡Dios mío, en el acantilado de esta playa, todo es armonía, es un mar que alaba de alegría, las olas son como remolinos de gloria, el viento es como una espiral de gracia que asciende a los cielos! ¡Dios mío, luz de luz, torrente de amor y de misericordia, de suavidad y de paciencia, de serenidad y de entrega, llave del paraíso, la sola contemplación de la naturaleza por ti creada me deja sin palabras porque es un encuentro hermoso con tu creación! ¡Te pido, mi Dios, que me acojas como siempre lo haces pero sobre todo dame la sabiduría del pequeño, la humildad del auténtico, la ciencia del profundo, la sencillez del que habita en la gracia! ¡Sólo te pido esto, Padre Dios, poder contemplar cada día las maravillas que obras en mi!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s