Consejos de Dios

Tengo un amigo, al que quiero mucho, que se encuentra en una situación muy desesperada. Separado de su mujer —con un divorcio traumático— que le dificulta ver a sus hijos pequeños, con muchos problemas en su trabajo, emocionalmente hundido y con la autoestima baja. Mimbres de desolación en su vida. Me envía un mensaje al móvil: «Necesito que reces MUCHO por mí, estoy estancado».
Como todo lo ve tan negro no es consciente de las cosas trascendentes que pueden sucederle. El estancamiento llega al corazón del hombre cuando uno no tiene claro hacia dónde se dirige su vida. Nadie ha sido creado para llevar una vida vacía y sin sentido. Pero su gran defecto es que no escucha. A nadie. Solo cree en si mismo y en lo que le dicta su conciencia.
Cuando son numerosas las personas que te recomiendan algo específico probablemente es porque esa es la decisión que uno debe adoptar. Y llevarlo a la oración para, a la luz de la revelación, contemplar si uno debe llevar adelante los cambios necesarios en su vida y sus proyectos vitales.
Muchas de las personas que nos rodean son instrumentos que el Señor utiliza para encaminarnos. No es una decisión sabia cerrarse a escuchar los consejos de amigos y familiares; en su infinita sabiduría Dios derrama diferentes tipos de habilidades, palabras y conocimientos en los demás para nuestro bien.
Dios necesita lámparas para iluminar, manos para bendecir y palabras para expresarse y muchas personas lo son. Siempre surge alguien que nos ofrece ese consejo que da la respuesta a nuestra inquietud. Se trata de escuchar las voces correctas, aprender a discernir si un consejo surge de un corazón que ama o es interesado, si proviene de una persona con doble intención o desinteresada, de que sinceramente pretende ayudarnos o tiene un propósito escondido.
Pero la base es aceptar que sin Dios no podemos nada, que somos imperfectos, que solo Dios lo sabe todo y que en el camino errado es necesario aceptar y recibir la corrección para evitar cometer el mismo error. Con la humildad de un corazón pequeño.

consejos-de-dios

¡Padre, envíame tu Espíritu para que mis oídos me guarden siempre de los malos consejos y me hagas atento cuando la voz que habla es la tuya para darme lo que necesito! ¡Señor, te doy gracias por el pan espiritual que provees para cada uno de nosotros y nuestras familias! ¡Señor, guíanos y ayúdanos con la fuerza de tu Espíritu para que podamos silenciar nuestras mentes y podamos escuchar con el corazón! ¡Ayúdanos a ser cada día más humildes y recuérdanos que nuestro primer objetivo es servirte a ti y a nuestro prójimo! ¡Espíritu Santo, ilumíname para cumplir siempre con el plan que tiene Dios preparado para mí! ¡Ayúdame a identificar siempre tus dones espirituales y a ponerlos en práctica! ¡Espíritu Santo danos la fuerza para sostener nuestra cruz y comprender que Cristo es el Redentor del mundo y solamente por medio de Él alcanzamos la sanación! ¡Señor, ayúdame a ser lámpara para iluminar, mano para bendecir y palabra para expresar tu Palabra y tu bondad a los demás!

Me rindo ante Ti, le cantamos hoy al Señor:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s