En adoración con el Señor

Espero cada semana con ilusión que llegue el día de la Adoración ante el Santísimo. Es un grupo pequeño, pero lleno de amor a Cristo, a María, y muy ungido por el Espíritu Santo al que nos encomendamos en el momento mismo que se expone la custodia.
En el silencio de la capilla, frente a ese Cristo que nos llena con su amor y en compañía de María (ver fotografía) es posible ver como el corazón se transforma por su amor misericordioso en plenitud de vida, en esperanza firme y en confianza plena.
A los pies del altar, entre silencio y alabanza, de rodillas en oración y contemplación, uno dona sus heridas a Cristo para que sea Él el que las acoja con su misericordia. Nuestra pequeñez y nuestra miseria se entrecruzan con la misericordia de Cristo y obran el gran milagro del amor. Es Dios quien penetra en el pobre corazón del hombre.
A medida que pasan los minutos y que el corazón se va abriendo, el espíritu se llena de alegría, el alma se desnuda por completo, las heridas abiertas empiezan a cicatrizarse al sentir el amor y la misericordia de Dios, el verdadero médico de cuerpos y almas.
Es tiempo también de acción de gracias, de decirle al Señor que uno no es merecedor de todo lo que nos regala, y también de aquellas cosas que en apariencia nos hemos tenido que desprender y que pensamos que no se ha arrebatado pero que en realidad no nos convenían.
Entonces va emergiendo del corazón esa fina línea de arrepentimiento, de tristeza, de contrición, por las ofensas cometidas, por sentir tanta imperfección, tantos defectos, tantas faltas y tantas infidelidades con el más fiel de nuestros amigos.
Pero como toda enfermedad puede ser curada, uno acude al Dios del perdón y del amor para sanar sus heridas y entonces surge la alegría y el gozo de sentirse curados por Cristo, de sentir como nos entrega su amor de la manera más generosa y gratuita. Es la alegría de percibir su amor y sentir en su mirada misericordia y en su sonrisa amor.
Y Cristo nos renueva su amistad con ese abrazo tierno que transforma el corazón.
Y al final de la Adoración sales con el corazón lleno de gozo con el firme propósito de amar más, amar mejor, amar con el corazón, desprenderte de tu yo y no ofender más al Señor.

image.jpeg

¡Señor, quiero renovar mi amistad contigo! ¡Quiero sentir tu amor y tu misericordia! ¡Quiero que mi vida sea un total acto de amor! ¡Transforma, Señor, mi corazón! ¡Cura mis heridas, Señor! ¡Necesito experimentar tu abrazo misericordioso que apenas me deja respirar! ¡Señor, te doy gracias porque me acompañas en el camino de la vida y me perdonas cada vez que mis infidelidades me alejan de ti! ¡Señor, gracias por todo lo bueno que he vivido y por todo lo que he podido hacer con tu ayuda! ¡Gracias, Señor, por las personas que me rodean y a las que tanto quiero y te pido por la gente a quien me cuesta más amar! ¡Gracias, Señor, por la fe y por todas los personas que me han ayudado a conocerte y amarte! ¡Ayúdame a ser cada día mejor cristiano y mejor persona tanto en mi vida ordinaria como en medio de la sociedad! ¡Señor, te entrego mi vida y la de mi familia, mi trabajo, mis preocupaciones, mis alegrías y mis tristezas, mi anhelo es ser fiel al compromiso cristiano! ¡Todo mi agradecimiento por lo que de ti, Señor, recibo cada día! ¡Que toda mi vida sea un testimonio de amor como lo fue la tuya!

«Levanto mis manos», cantamos en alabanza al Señor:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s