¿Ser santo? ¡Hágase!

Santos somos todos los cristianos, pero esta expresión se ha atenuado tanto que para la mayoría de la gente ha perdido su significado auténtico. Sin embargo, Cristo les da a sus apóstoles y a toda la comunidad cristiana un mandamiento específico: que seamos santos, perfectos, comportándonos dignamente de acuerdo con nuestra vocación. Y esta llamada es una invitación interior del Espíritu Santo que, por medio de su gracia, nos renueva constantemente para comprometernos con mayor fidelidad ante las múltiples dificultades que se nos presenta cada día.
Como la santidad es lo que me identifica como Hijo de Dios y como coheredero del reino de Cristo, ser santo es sujetarse a Su voluntad, agradarle en todo, servirle con el corazón abierto, ofrecerse uno mismo como sacrificio auténtico para agradarle siempre. Es la marca que me distingue del mundo.
Por tanto para ser santo no es necesario hacer grandes obras, ni grandes esfuerzos, ni grandes sacrificios. Para ser santo basta con vivir sencillamente y con humildad nuestro camino cotidiano a imitación de aquella joven de Nazaret de nombre María cuyo «¡Hágase!» derramó en ella el Señor toda su gracia. Y esto pasa por ponerse primero en oración, en presencia de Dios, y pedirle al Espíritu Santo que nos colme como nos llenó en el día de nuestro bautismo y, con el corazón profundamente transformado, nos cubra de su amor para poder siempre vivir y actuar santamente.
La santidad es una gracia, un don que se obtiene gratuitamente cuando el corazón está predispuesto a recibir y dar en consonancia con el «hágase» de aquella sirvienta de Dios. Un «hágase» que no busque mi propia satisfacción sino el servicio desinteresado. Un «hágase» que sólo busque abrir el corazón a Dios y a los demás. Un «hágase» para que se «haga en mi según tu palabra». Un «hágase» para, en la sencillez de mi corazón, sentir la alegría plena y la paz interior de ser santo, de sentirse lleno de la fuerza del Espíritu Santo porque le he permitido a Dios morar en el sagrario de mi corazón. Un «hágase» para convertirme en tabernáculo vivo en el que se hagan presentes todas las gracias y bendiciones divinas para llevarlas a los demás. Pero ese «hágase» requiere verter en la incineradora el egoísmo, las malas contestaciones, el mal carácter, la apatía, la pereza, la falta de amor y caridad, la soberbia, la autocomplacencia, la tibieza, la prepotencia, la avaricia, el orgullo… y tantos otros impedimentos que me dificultan crecer en santidad.

orar-con-el-corazon-abierto

¡Señor, gracias porque nos ofreces la oportunidad de ser santos! ¡Gracias, porque la santidad es un don gratuito tuyo que das a cada persona que lo anhela y lo busca con el corazón abierto! ¡Señor, hazme comprender que la santidad no es un premio que merezca por mis buenas obras sino porque tu divino amor me da la oportunidad de ser santo! ¡Haz que todas mis obras, Señor, nazcan de mi amor por ti y no para satisfacerme a mi mismo y ganarme el respeto de los demás! ¡Capacítame, Señor, a través del Espíritu Santo para que mi obrar sea auténticamente santo! ¡Lléname, Señor, de tu amor para que mi obrar esté fundamentado por este amor por mí! ¡Quiero acoger, Señor, el don de la santidad que surge de tu infinita misericordia! ¡Quiero ponerse siempre en tu presencia, Señor, para que tu acción santificante me llene siempre de Ti! ¡Ayúdame, Señor, a través de tu Espíritu para que en cada encuentro personal contigo en la oración y en los sacramentos se convierta ante todo en una oración que me capacite para ser tuyo, para vivir una caridad auténtica, un amor auténtico, un sacrificio auténtico por los demás! ¡Ayúdame, Señor, a entender que ser santo es vivir la sencillez de la vida! ¡Señor, te abro las puertas de mi pobre y humilde corazón para que entres en él, dispuesto a recibir tu gracia! ¡Ayúdame, Señor, a olvidarme de mi mismo, a apartar de mi vida el egoísmo y la soberbia, la tibieza y el orgullo, la avaricia y las malas intenciones! ¡Y al igual que hizo tu Madre, Señor, quiero exclamarte: «¡Hágase siempre en mi vida tu palabra y tu voluntad»! ¡María, Madre de Amor y Misericordia, no permitas que nunca me desvíe del camino de la santidad y ruego por mí que soy un pecador! ¡Ayúdame, María, a consagrarme al Señor y Dios!

Para ser santos, cantamos hoy con Jesed:

Anuncios

2 comentarios en “¿Ser santo? ¡Hágase!

  1. Queridos Hermanos:Muchas gracias por este HERMOSO CORREO. Este es “la prueba de que no soy un desubicado, ni un insociable, ni ninguno de todos los demás desprecios”. Muchas gracias, el Señor los Bendiga y los Guarde. Miguel

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s