Todo a su diositiempo

Dificultades siempre encontraremos en nuestro caminar aunque para cada dificultad hay siempre una solución.
Problemas siempre encontraremos aunque cada problema siempre pueda ser resuelto.
Incertidumbres siempre encontraremos en el camino aunque cada incertidumbre siempre puede ser aclarada.
Incomprensión siempre encontraremos aunque cada incomprensión podamos siempre revertirla.
Las dudas siempre existirán aunque cada duda siempre tendrá una respuesta clarificadora.
Las ofensas siempre las encontraremos aunque cada ofensa puede ser mitigada por el perdón.
Los menosprecios siempre existirán aunque cada menosprecio puede ser superado con un chispazo de reconciliación.
Dificultades, problemas, incertidumbres, incomprensión, dudas, ofensas, menosprecios… todas estas situaciones las encontraremos en algún momento en nuestra vida y todas tienen su tiempo y su momento para ser solventadas. Para ello, es muy importante poner a Cristo en el centro porque Él es el único dueño del tiempo. Todo se cumple siempre según el tiempo y la voluntad de Dios. Así que poniéndolo todo en sus manos, en el silencio y en la claridad de la oración, uno encuentra esa respuesta que sólo Él puede ofrecer.
Es la confianza en Dios la que abre horizontes, la que permite vivir en la esperanza, la que nos hace conscientes de que el tiempo está siempre en sus manos y que todo lo que nos ocurra es para nuestro bien.

orar-con-el-corazon-abierto

¡Señor, sabes que son muchos los momentos en los que la incertidumbre atenaza mi vida, que los problemas se me presentan de manera inesperada, que las dificultades me hacen perder la serenidad, que las dudas me impiden ver con claridad, y que todas estas situaciones no me permiten pensar con claridad y encontrar las soluciones adecuadas! ¡Señor, ayúdame a ponerlo todo siempre en tus manos, en el silencio de la oración, para ganar la calma y vivir estos momentos con la máxima lucidez para que escuchándote a ti en lo más profundo de mi interior sepa tomar las decisiones más acertadas! ¡Envía tu Espíritu, Señor, para gozar de la sabiduría necesaria y saber discernir en cada momento cuál es la decisión más acertada que debo adoptar! ¡Envía tu Espíritu, Señor, para que me otorgue la fortaleza necesaria para no desesperar nunca!  ¡Envía tu Espíritu, Señor, para que sea capaz de comprender que eres el que siempre guía mis pasos y que todo lo que yo haga estará siempre apoyado por ti que me acompañas, me proteges y colocas tu mano poderosa para enderezar mi vida! ¡Envía tu Espíritu, Señor, para que sea capaz de aceptar todas las dificultades clamando siempre «Padre que se haga tu voluntad y no la mía»! ¡María, Madre del Salvador, permíteme ponerme en tu regazo para sentirme protegido por Ti, que eres una Madre que me ama! ¡Señor, gracias te doy por hacerme comprender que todo está en tus manos que calman todas mis angustias y me hacen sentirme en paz!

Hoy nos deleitamos con la Meditación para cuarteto de cuerdas del compositor belga Guilleume Lekeu:

 

Anuncios

Un comentario en “Todo a su diositiempo

  1. Pingback: Todo a su diositiempo – Armonía Espiritual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s