Esparcir la fragancia de Cristo

Escribo la meditación de hoy sentado en una capilla de un aeropuerto internacional. He llegado al despuntar el sol para conectar con un vuelo que me lleva a otro país. Tengo por delante tres horas de espera. Para llegar a este lugar, desde el finger donde nos ha dejado el avión, era necesario pasar obligatoriamente por el Duty Free de la terminal internacional, repleto de fragancias, chocolates, vinos y todo tipo de regalos. Amablemente, una joven uniformada, nos hace entrega a todos los que pasamos por esta zona comercial de una muestra de perfume. Me lo llevo a la nariz y siento un olor floral muy penetrante e intenso. Al entrar en la capilla, hay varios textos de diversas religiones, pero en una hoja fotocopiada con una fotografía del cardenal John Henry Newman, el presbítero anglicano convertido al catolicismo en 1845 y beatificado en 2010 por Benedicto XVI, se puede leer su célebre oración que contiene esta frase: «Amado Jesús, ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya». ¿Diosidencia?
San Pablo recordaba a los corintios que ellos eran la fragancia de Cristo «porque para Dios somos grato olor de Cristo». ¡Es que realmente los cristianos somos delicados frascos de barro moldeados por sus manos! ¡Y desde estos frascos vivientes llenos del perfume de su conocimiento lo esparcimos por allí donde pasamos!
El encuentro constante con Jesús nos ayuda a expandir su aroma entre los que nos rodean.
Los cristianos estamos llamados a aromatizar nuestros entornos y llenar y perfumar con el aroma de la virtud la vida de los que nos rodean…
Y me pregunto: ¿sienten las personas que me rodean o que conviven conmigo la fragancia de Cristo que debería irradiar mi vida? ¿O acaso mi vida no muestra fragancia alguna? O algo que todavía sería más triste: que en lugar de un olor agradable lo que perciban las personas de mi es el desagradable perfume del rechazo.

orar-con-el-corazon-abierto

¡«Amado Jesús, ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya»! ¡Señor, quiero esparcir por todos los rincones por donde pase la fragancia de tu conocimiento! ¡Quiero ser instrumento tuyo para esparcir el olor de tu conocimiento! ¡Gracias, Señor, por la gracia de escogerme para esparcir tu aroma! ¡Señor, quiero que permanezcas siempre en mi corazón para que allí donde pase deje en el corazón de las personas impregnada la fragancia de tu amor por medio de gestos, palabras y acciones que muestren tu carácter amoroso! ¡Ayúdame, Espíritu Santo, ayúdame a emanar el aroma de Cristo! ¡Ayúdame, Espíritu divino, a que todos mis actos sean generosos actos de amor como un «olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios»! ¡Acojo, Espíritu Santo, con la alegría de la vocación de esparcir el olor de Cristo! ¡Ayúdame, Espíritu Santo, a ser olor de Cristo, para evocar su entrega, su unión con Dios, su generosidad, su humildad, su bondad, su perdón, su serenidad, su misericordia, su amor incondicional a todos para poder exclamar: «No vivo yo es Cristo quien vive en mí»! ¡Señor, que mis acciones reflejen que he estado contigo por eso te pido que elimines de mi lo que no te agrada y báñame con la frescura de tu fragancia! ¡Deseo, Señor, serte agradable y serlo a los demás, y que a través de mi testimonio personal todos se enamoren de tu perfume! ¡Ayúdame a centrarme en la belleza interior y llevar tu fragancia a mi vida para valorar lo que tu haces por mí!

 Y de fragancias va esta hermosa canción de Marcela Gandara:
Anuncios

Un comentario en “Esparcir la fragancia de Cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s