Alégrate, no temas, el Señor está contigo

Tercer fin de semana de diciembre previo al nacimiento del Niño Jesús. Resuenan en mi corazón estas palabras: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo y no temas porque has hallado gracia delante de Dios; vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús». Las pronuncia el ángel a María, modelo para la Iglesia y para los cristianos. Se lo dice a la mujer humilde, que escucha con confianza y alegría a Dios.
«Alégrate». Son las primeras palabras que resuenan en el corazón de María. Palabras que vienen de Dios y las que yo, como cristiano, debo seguir escuchando hoy. La alegría de la vida, de la esperanza, de la fe, del seguir adelante… porque nos falta mucha alegría interior. Porque con demasiada asiduidad la tristeza, la congoja y el desánimo contagia lo cotidiano de la vida. ¿Qué ocurre? ¿Acaso Cristo no es para mí la Buena Nueva? ¿Por qué renuncio con tanta frecuencia a sentir la alegría de convertirme en su discípulo? Y en esos momentos que merma la alegría, que el abatimiento se cierne sobre uno, la fe se marchita, el virus de la desesperanza inocula el corazón, el carácter se agria, la amabilidad pierde toda su frescura, los gestos de amor desaparecen y la esencia del «ser cristiano» se diluye. Sin alegría todo es más complicado. «¡Alégrate». Es la llamada de Dios a revolucionar mi corazón por dentro.
«El Señor está contigo». ¡Siempre! ¡En todo momento! Pensarlo es lo que me da el ánimo y la esperanza. Sentirlo es lo que fortalece la confianza. Nadie que tenga fe puede negar que el Señor no le acompaña porque el hombre no está huérfano de Dios. Cada día se debe convertir en una invocación a ese Padre bueno y misericordioso que me protege, ampara, acompaña y busca mi bien. Y, en este tiempo de Adviento, Jesús me busca. Su Espíritu me ilumina. Uno llama a la puerta de mi corazón, el otro me inspira para que le abra.
«No temas». ¿Seguro? Porque son muchas las inseguridades que pueblan mi corazón y me paralizan. Son muchas las incertidumbres que se ciernen sobre mi futuro y mi persona. Son muchos los miedos Son muchas las dudas que me paralizan. Son muchas las debilidades que me dañan. El miedo me impide avanzar hacia el futuro con la esperanza renovada porque el miedo engulle la alegría y me encierra en los males del pasado. El «no temas» es poner el pilar básico de la confianza en mi vida y, apoyado por el Espíritu Santo, darle la fortaleza a mi vida para que no desfallezca nunca ante la llamada del Padre.
«Vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús». Esa es la gran misión de María, ser Madre del Hijo de Dios. Pero yo, como cristiano, también tengo una gran misión: la de ser una pequeña luz en la oscuridad de la vida. Luz en mi corazón para crecer como cristiano; y luz en mi entorno familiar, social y profesional para sembrar la esperanza cristiana. Ser luz para que brote la fe y en tantas semillas plantadas que no han acabado de dar fruto.
Soy pequeño y una nadería aunque me pueda creer un dios en minúsculas. Pero miro a María, una joven de doce años de una aldea remota que a nadie interesaba y comprendo que Dios se fijó en lo pequeño. Estoy curtido por las manos de Dios y eso me da el impulso de crecer porque soy de su estirpe, creado a su imagen y semejanza. Así, que en este sábado no puedo más que exclamar: «Alegre estoy, Señor, por sentirme lleno de tu gracia, por sentir que estás conmigo y no temo nada porque sé que ante Ti, Padre, gozo de la gracia y me has encomendado una labor que deseo llevar con confianza, alegría y esperanza».

orar-con-el-corazon-abierto

¡Alegre estoy, Señor, por sentirme lleno de tu gracia, por sentir que estás conmigo y no temo nada porque sé que ante Ti, Padre, gozo de la gracia y me has encomendado una labor que deseo llevar con confianza, alegría y esperanza! ¡Quiero, Señor, preparar mi corazón para recibirte dentro de unos días! ¡Quiero, Señor, desterrar de mi corazón aquellos miedos que me paralizan y me alejan de la verdad! ¡Necesito, Señor, que me ayudes con la fuerza de tu Espíritu a transformar mi vida! ¡Dame la paciencia y la serenidad para vivir las cosas con mesura! ¡Para conocer aquello que Tú deseas de mi! ¡Ayúdame a esperarte con paz interior y con alegría cristiana! ¡Dame una fe sencilla, Señor, para creer más en ti, para no ponerlo todo en las manos de mi mundanidad sino en las tuyas que todo lo pueden! ¡Dame la esperanza para que los miedos no me atenacen tanto! ¡Dame la sabiduría para llevar una vida más acorde a tus enseñanzas y más oración para cuidar mi vida interior, para vaciarme de mis yoes y mis egoísmos, para hacerme menos vulnerable a lo mundano, para ganar en confianza en Ti, para hacerme cada día más pequeño! ¡Dame, Señor, en este tiempo la verdadera esperanza! ¡Ayúdame a celebrar la Navidad desde el corazón, dejándote a Ti el mejor lugar! ¡Conviérteme en una persona que sea capaz de dar mucha ternura, mucho amor, mucha misericordia! ¡Hazme una persona que abra siempre los brazos, que acoja y no condene, que ame y perdone, que sirva y se entregue! ¡Ayúdame a proclamar cada día tu grandeza, Señor, que sepa decirte que «sí» aún sin saber exactamente a dónde me llevará mi obediencia! ¡Ayúdame a buscarte con confianza, abriéndome al bien, a la verdad y al amor! ¡Hazme humilde, Señor, como hiciste a María, siempre a la escucha de tus mandatos! ¡Hazme atento al sufrimiento de todos los que me rodean como hizo tu Madre, que se olvidó de sí misma y rauda partió para estar cerca del que lo necesitaba! ¡Hazme, Señor, también contemplativo que saber guardar y meditar en mi corazón» el misterio de Dios encamado en Jesús y poder proclamarlo como experiencia viva del amor que Tú sientes por nosotros!

Del compositor renacentista neerlandés Matthaeus Pipelare escuchamos en este sábado mariano su himno Memorare Mater Christi, a 7 voces:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s