Aceptar con alegría los planes de Dios

Soy plenamente consciente de que si trato de hacer feliz a Dios yo mismo lograré ser mucho más feliz; que si logro hacer feliz al prójimo, más feliz seré yo también. A lo largo de los años he experimentado que cuanto mayor es el abandono en el Señor, cuando mayor es mi confianza en su Providencia, más serenidad, paz y alegría anida en mi corazón. Pero, en ocasiones, confiar en Dios produce vértigo porque lo que se vislumbra bajo los pies es el vacío absoluto. Y en ese momento uno trata de controlarlo y asegurarlo todo con medios humanos.
¿Cuántas veces trato de que Dios acepte mi voluntad y me empeño en que ésta se cumpla poniendo todos los medios para que así sea en vez de tratar de descubrir la suya y aceptar con sencillez las situaciones que Él me presenta? Es en estos momentos cuando mi «Sí» tiene más valor porque Dios me contempla desde mi fragilidad y mi pequeñez, dirige su mirada misericordiosa sobre mí, no se disgusta ante mis decisiones en apariencia erróneas, me toma de la mano al verme tan «desorientado» y no se turba ante la pesadez de mi pecado. Y lanza sobre mí una mirada llena de amor. De Amor con mayúsculas. A mi me cuesta verme como me ve Dios. No soy capaz de abrazarme como lo hace Él conmigo. No soy capaz de ver esa belleza escondida que atesora mi corazón –y en el corazón de los demás- como lo ve Él porque hay mucho egoísmo y autosuficiencia en mi interior. De ahí que tantas veces sea tan exigente conmigo mismo y, por ende, también con los que me rodean.
Dios ha nacido hace más de una semana de nuevo en Belén. Ha traído la luz y la alegría a mi corazón. Una luz y una alegría que me han llenado el depósito de la esperanza, que me recuerda el infinito amor que Dios siente por mí y por cada uno de los hombres. Una luz y una alegría que clarifican mi camino, que me permiten comprender cuál es Su voluntad en mi vida a pesar de los múltiples reveses y adversidades que debo afrontar. Una luz y una alegría que me hace pronunciar un «sí» decidido y resuelto basado en la confianza ciega en la que no cabe bajar los brazos, desesperar y dejarse vencer por el desengaño. Una luz y una alegría que permitan saltar sin miedo al vacío. Y Dios quiere que todo lo haga con amor y con una alegría grabada en lo más profundo del corazón. Por que es allí donde anida Él.
Ese Niño que ha nacido en Belén me muestra que el auténtico camino de la felicidad personal pasa por aceptar con alegría los planes que Dios tiene en mi vida. ¡Señor, desde ahora que sea capaz de hacer siempre tu voluntad aunque tantas veces me cueste aceptarla!

orar-con-el-corazon-abierto

¡Señor, ayúdame a ver que todas las circunstancias de mi vida, las alegres y las aparentemente difíciles, son guiadas siempre por Ti! ¡Señor, hazme comprender que Tú eres el que guía las historias grandes y pequeñas que me suceden! ¡Que Tú eres el Amor más grande y que caminando a tu lado sentiré el amor y seré capaz de transmitir amor! ¡Hazme comprender, Señor, que incluso lo que viene como negativo a mi vida está también impregnado de amor porque es el Padre quien lo permite todo para mi bien! ¡Gracias por este amor inmenso que tienes por mi! ¡Que este sea el anuncio que pueda transmitir a todos los que quieran escucharme: «Dios te ama, Dios me ama»! ¡Espíritu Santo, hazme ver que los caminos y los pensamientos de Dios son mejores que los míos, házmelo entender y comprender! ¡Dame, Espíritu Santo, la serenidad, la humildad y la paz interior para aceptar lo que es la voluntad de Dios porque aunque no lo entienda es lo mejor para mí! ¡Espíritu Santo, sabes que me cuesta entrar en los tiempos de Dios; aplaca entonces mi orgullo y mis pequeñas veleidades humanas, aparta de mi corazón la soberbia y la perspectiva de mi realidad y ayúdame a escoger siempre el camino que me marca el Padre! ¡Hazme ver, Espíritu de Dios, que el único camino cierto y seguro es el que me marca Dios! ¡Dame la prudencia, la sensatez, la vida de oración y la voluntad para ser receptivo a su llamada! ¡Apega mi corazón al del Padre para que puede identificar con más facilidad cuál es su voluntad! ¡Espíritu Santo, exhala tu Santa voluntad sobre mí!

Hoy esta página está de aniversario. Se cumplen dos años desde que, cada día, abro el corazón para llevarlo a los demás. Antes de enviar la meditación oro por los lectores que, de algún u otro modo y por distintos canales, recibirán el texto del día para que cada palabra esté impregnada por la gracia del Espíritu Santo en su corazón y también por las muchas personas que se dirigen a este humilde lugar para pedir oraciones de intercesión. Ruego que le pidas al Señor y a María por Orar con el corazón abierto para que desde la pequeñez de la palabra ayude a ser transmisor de alegría, esperanza y oración. ¡Qué Dios te bendiga, querido/a lector/a!

Libera, Salve Me, es la plegaria cantada que le hacemos hoy al Señor para que nos ayude a confiar en su voluntad y liberarnos de nuestros miedos:

Anuncios

6 comentarios en “Aceptar con alegría los planes de Dios

  1. Felicidades por estos dos años aportando luz cada día con tus mensajes de amor. Recibe mi agradecimiento por abrirme los ojos cada amanecer y por supuesto mi mejor deseo de felicidad para este nuevo año.
    Un saludo
    Jesús Portilla

    Me gusta

  2. Mil felisidades, por su segundo aniversario este será mi segundo año. Donde día a día me regocijo con tan hermosos textos que abren y abren mi corazón a la fuerza de nuestro Dios. Dios lo bendiga y lo siga iluminando para entrar día a día en nuestros corazones llenándolos de fe en Dios.

    Me gusta

  3. Pingback: Aceptar con alegría los planes de Dios – Laus Deo

  4. Gracias por esta hermosa página que día a día me ayuda a ser mejor y amar más al Señor, a mis hermanos y misma. Que bendiga a quien la hace y a todos los lectores.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s