Bendita la Cruz si la convertimos en parte de nuestro yo

Primer sábado del año con María en nuestro corazón. La alegría del nacimiento de su Hijo debía ir acompañada del saber qué le esperaba al Hijo de Dios. El sufrimiento es innato al ser humano. Pero nuestro dolor y nuestro sufrimiento sólo tienen sentido desde Cristo crucificado. Eso también lo sabía la Virgen. Allí, en el Gólgota, se materializó la más plena y perfecta donación del Hijo al Padre por nuestra salvación. Lo impresionante es que allí estaba también Ella, postrada al pie de la cruz, en nuestro nombre. Como Madre, la Virgen acogió con entereza aquella redención universal que el Hijo nos regaló con su muerte en el madero. Lo que en ese momento no pudimos hacer —estar al pie de la Cruz—, tenemos ocasión de hacerlo en nuestro día a día, en el aquí y ahora de nuestra propia vida.
María nos da la oportunidad de completar eso que aún le falta a la pasión de Cristo: nuestra respuesta firme y personal, nuestra correspondencia libre y decidida, para que ese don redentor tenga una eficacia absoluta en lo concreto de nuestra vida.
Personalmente muchas veces en mi vida he tratado de apartarme de esa vida de Cruz. A menor sufrimiento, en apariencia más felicidad. Pero estaba engañado. Todos mis pesares y sufrimientos, mis tristezas y mis agobios, mis desánimos y mis cansancios, mis noches en vela, mis renuncias y mis limitaciones, son parte intrínseca de esa pasión de Cristo que tanta salvación ha traído a cada uno de nosotros.
Tanto tiempo empeñado en vivir un cristianismo sin Cruz que, en el momento que menos lo esperaba, esa Cruz llegó. Y tanto tiempo empeñado en vivir una cruz sin Dios que, cuando se hizo presente, esa Cruz me aplastó. Comprender que huir o resignarse es un equívoco requiere mucha renuncia; se trata de aceptar la cruz hasta elegirla, es la única forma de gustar ese gozo íntimo y sobrenatural que Dios reserva a los que desean permanecer junto a su Hijo crucificado. El camino es tortuoso. Para alcanzarlo se requiere de mucha oración y Eucaristía. Yo todavía estoy en párvulos y me queda mucho recorrido para convertirme en doctor, pero algo tengo claro: todo camino de seguimiento del Señor es un camino que termina en la Cruz, un camino repleto de dificultades y persecuciones. Si un cristiano no tiene —y no asume— las dificultades que le depara la vida es que algo no funciona en su vida. ¡Bendita la Cruz si la convertimos en parte de nuestro yo!

orar-con-el-corazon-abierto

¡Madre amorosa y misericordiosa, te he visitado esta Navidad cuando adoraba a tu Hijo! ¡He visto tu cara de alegría por el Nacimiento pero también tu mirada que traslucía lo que tu corazón conserva! ¡Tu, María, has visto con los ojos de la fe lo que en la Pasión de Cristo era todo amor y a los ojos humanos el Amor de Dios destrozado por el pecado; hazme fuerte en los momentos de debilidad y caída para sostenerme a la Cruz! ¡María, Tu que supiste mucho de dificultades cuando la oscuridad se haga presente en mi vida, sostenme y da luz a la débil linterna de mi vida y haz que el brillo de la mañana se convierta en la fuerza para caminar cada día y aunque la sombra de la Cruz parezca por momentos excesivamente pesada intercede ante el Padre para que al igual Tu sepa permanecer a los pies de la Cruz y cargar con ella con fe cuando corresponda!

Lord I offer my life to you (Señor, te ofrezco mi vida) le cantamos hoy al Señor:

Anuncios

3 comentarios en “Bendita la Cruz si la convertimos en parte de nuestro yo

  1. Cuánto me reconfortan día a día las lecturas. Me sirven de mucho. Me hacen pensar, reflexionar e intentar ser mejor persona y sobrellevar mejor la cruz como cristiana.

    Me gusta

  2. Pingback: Bendita la Cruz si la convertimos en parte de nuestro yo – Laus Deo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s