La humildad es… mezquindad

Me comentaba ayer un especialista en marketing que en nuestra sociedad hay que llegar con mensajes contundentes, que presentarse desde de la humildad es signo de debilidad, pequeñez, limitación. Vamos, lo opuesto al éxito que tanto se anhela.
Lamentablemente, en nuestras sociedades muchos identifican el concepto de humildad unido al fracaso. Y, así, se desestima el valor de las personas. Se menosprecian sus cualidades. Hoy, la humildad se considera unida a la carencia de habilidades y dones. Ser humilde no es un elogio, es una mezquindad. Así se estructura la sociedad y así nos la venden los medios. No está bien visto reconocer que uno carece de determinadas virtudes, que no posee determinadas habilidades, que su pericia está en esta o aquella actividad y no en otra, que los demás son mejores que uno. El humilde causa hilaridad y descrédito.
Pero el humilde no es aquel que niega sus cualidades, ni el que se menosprecia. Humilde es aquel que camina en la verdad. El que es capaz de reconocer como es. El que acepta sus cualidades y sus defectos, su dignidad de Hijo de Dios, su pobre condición humana y trata de crecer cada día, potenciando sus destrezas y corrigiendo sus fragilidades.
Humilde es aquel que asume los dones que tiene. Reconoce  su valor, los acepta, los cultiva, los hace crecer y da gracias a Dios por ellos. Y los conserva en lo profundo del corazón. No alardea de ellos, ni espera el reconocimiento ni el aplauso mundano. Humilde es aquel que administra esas cualidades como una responsabilidad adquirida de Dios. Pero al mismo tiempo es capaz de reconocer sus errores y sus carencias. Los asume con capacidad de cambiarlos, no hundiéndose en el cenagal de la tristeza y en las aguas movedizas de la excusa sino en el saberse pequeño, frágil y limitado. Esa es la manera más sencilla de llegar al corazón de Cristo.
La humildad es estrecha compañera de la autenticidad. Sin verdad no es posible avanzar en la vida. Y el referente de la Verdad es Cristo, la luz que guía cada uno de nuestros pasos. Un hijo digno de Dios debe ser, ante todo, humilde. ¡Cuánto tengo que trabajar desde hoy esta sublime virtud para caminar hacia la santidad!

orar-con-el-corazon-abierto

¡Señor, te pido que me regales la alegría que surge de la humilde adhesión a tu santa voluntad! ¡Muéstrame, Señor, Tu humildad, la de Tu Hijo y la de Tu Madre!  ¡Hazme ver tu rostro, Señor, para que al mirarte sea capaz de sentir mi pequeñez y mi nada; para ser consciente de que busco siempre halagos, reconocimientos, aplausos y felicitaciones y me olvido de ser humilde y sencillo! ¡Hazme, Señor, reconocer mis virtudes sin darlas a conocer y mis defectos para cambiarlos! ¡Envía tu Espíritu, Señor, para que transforme mi corazón porque solo un corazón humilde lo espera todo de Ti, y Tu, Dios de bondad, acudes a mi encuentro! ¡Quiero, Señor, acercarme cada día a Ti para ser más humilde porque cuando más lo sea más cerca estaré de tu corazón! ¡Señor, cuánto me cuesta reconocer que la humildad es la respuesta a la experiencia de tu presencia en mi vida! ¡Señor, hazme comprender que la humildad es el reino de Tu Corazón en mi porque Tú amas al humilde, a los pequeños y a los débiles! ¡Ayúdame a ser pequeño, muy pequeño, para ganar mi alma para Ti y ganar también almas para el cielo! ¡Ayúdame, Señor, a regar el árbol de la humildad para que mi vida no se seque con el orgullo y la soberbia! ¡Señor, ayúdame a servirme de mis miserias para crecer humana y espiritualmente! ¡Que mi alegría, Señor, sea permanecer en la sombra, ocultarme y humillarme! ¡Señor, no soy más que una criatura creada por Ti, imperfecta, necesitada, que cae una y otra vez, pero Tu me amas, me redimes y me llamas a dar frutos! ¡Ayúdame, Señor, a vivir cara a Ti y no de cara a los demás! ¡Señor, sin Ti no soy nada y todo te lo debo a Ti! ¡Gracias, Señor!

Del compositor Felipe Anerio disfrutamos hoy de su bellísimo motete Christus Factus Est:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s