Caridad para con Dios

Me duele hoy, en el silencio de la oración, ser consciente de las veces que incumplo el precepto que nos da Dios de amarlo con todo mi corazón, con toda mi alma y con todas mi fuerzas.  La caridad para con Dios. ¡Cuántas veces lo olvido! ¡Cuántas veces me olvido de que Dios es el bien más grande, la bondad misma, la fuente de la que todo brota! ¡Cuántas veces olvido que fuera de Él, que nos llena todo, no hay bondad que exista! ¡Cuántas veces olvido que es Dios quien me ha regalado, gratuitamente, la vida; el que me mantiene en pie y con esperanza cada día; el que me conserva lo necesario, a veces con más abundancia y otras con menos, para salir adelante; el que me libera de la tiranía del pecado; el que se me ofrece cada día en el sacrificio de la Misa; el que ama con amor eterno; el que me convierte en heredero de la vida eterna! ¡Cuántas veces olvido que es Él quien ha colocado a las personas que guían mi camino, el que me ha dado los talentos y cualidades, y que son sus dádivas de amor las que ha puesto en mis manos! ¡Cuántas veces olvido que olvidarme de Él es olvidarme de su amistad a prueba de fuego! ¿Por qué a los hombres nos cuesta tanto amar un bien tan hermoso e infinito? ¿Será que mi oración es inconstante, que no soy capaz de contemplar la grandeza de Dios, de darle alabanza, de descubrir en mi su caridad, su amor, su misericordia y su perdón? ¡No será que me creo un pequeño dios que todo lo puede por si mismo!

orar-con-el-corazon-abierto

¡Padre de bondad, quiero amarte con todo mi corazón, con toda mi alma y con todas mis fuerzas! ¡Padre de bondad, de misericordia y amor, omnipotente y altísimo, loado seas por siempre; tuyas son la gloria, la alabanza y el honor; sólo tú, Dios mío, eres digno de ser alabado y bendecido; tu eres el Dios que obra maravillas y te doy gracias; tu eres, Dios de la Creación, el Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, uno y trino, bondad de bondad, amor de amores! ¡Qué grande eres, Señor, porque eres Todopoderoso! ¡Eres, Padre, el Dios que obra maravillas en todos nosotros, eres la prudencia y el amor, la caridad y la humildad,  el gozo y el consuelo, la paciencia y la prudencia, la belleza y la serenidad, la fortaleza y la templanza!  ¡Tu eres el bálsamo ante el sufrimiento y la desesperanza! ¡Lo eres todo, Padre bueno! ¡Renuévame por dentro, Señor, y no permitas que mi alma se cierre a tus maravillas porque eres mi libertador, mi amparo, mi refugio y mi salvación! ¡Gracias, Padre bueno, porque cada día me muestras tu amor y tu misericordia, haces prodigios conmigo y me regalas tantas cosas que no merezco! ¡Gracias, Padre Todopoderoso, porque puedo admirar las obras maravillosas que realizas en mi, porque conoces mis angustias y mis pesares y me das la gracia de mejorar cada día! ¡Gracias, Padre, porque en cada una de mis necesidades siento el soplo de tu ternura, el consuelo de tus abrazos, el gozo de tu mirada, el aliento de tu ayuda! ¡Alabado seas por siempre, Dios mío!

 

Escuchamos hoy el Salmo 150, ejemplo de salmo de alabanza, en estilo gregoriano cantado en español por el Coro de monjes de la Abadía de San Isidro de Dueñas:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s