¿Controlo realmente mi vida?

Lo normal es pensar que controlo las riendas de mi vida. Valoro mi libertad, esa libertad que me permite tomar decisiones más o menos acertadas. Llevar a cabo mis caprichos y mis proyectos. Para ello busco los medios para llevarlos a cabo siempre que mis compromisos profesionales o mi familia lo «consientan».
Pero la pregunta «¿Hasta qué punto controlo mi vida?» no es retórica. No se refiere a la posibilidad de tener controladas la riendas de mi existencia y poder llevar a cabo las actividades cotidianas según mis planes sino en clave de santidad que tan vinculada está con lo cotidiano de mi vida. ¿Cuál es, entonces, mi objetivo en la vida? Aspirar a crecer cada día en virtud. Ser constante en hacer el bien y hacerlo con complacencia. Ser amable, servicial, generoso, paciente, afable o desprendido con los demás cuando las cosas van rodadas o las personas me resultan agradables es sencillo. Pero, ¿me expreso igual con los que me caen antipáticos o me han hecho daño? ¿Me muestro virtuoso con los miembros de mi familia, con mis amigos o mis compañeros cuando estoy cansado, estresado o las cosas se complican en mi vida? ¿Soy constante en dar lo mejor de mí aunque las circunstancias que me rodean no son las más idóneas? ¿Tengo en mi corazón tan arraigado el bien que me sale de manera natural o tengo que esforzarme por ser amable, servicial, generoso, paciente, afable o desprendido? ¿Siento alegría por lo que me ha tocado vivir y hago el bien sin necesidad de recibir nada a cambio?
Lo cierto es que aspiro a crecer en virtud cada día y eso implica tratar de parecerme cada día más a Cristo. Pero, ¿cuándo me propuse por última vez tratar de vivir una virtud que me permitiera parecerme más a Él?  [Silencio]. Y en este silencio me propongo tratar de ser mejor cada día pese a los obstáculos del camino. Esforzarme en ser, en cada momento de mi día a día, mejor esposo, mejor padre, mejor compañero de trabajo, mejor amigo, mejor feligrés y, sobre todo, mejor hijo e Dios. Me propongo tener mayor grandeza de alma. Vivir mi vida desde la pequeñez y simplicidad de la vida, alejado de las luces de neón que iluminan la sociedad en la que vivo. Me propongo aspirar a la excelencia para embellecer mis pequeñas virtudes y tratar de conseguir que todas mis obras tiendan hacia la virtud. La tarea no es sencilla pero aunque no voy a poder controlarlo todo y no todo depende de mí sí voy a poder elevar la mirada hacia Cristo y guiar mis esfuerzos para dirigir mi vida hacia Él que, con grandioso amor, espera que le abra de par en par las puertas de mi corazón.

orar-con-el-corazon-abierto

¡Espíritu Santo, dador de vida, ayúdame a examinar mi vida y aprender a discernir cuáles son las debilidades de mi corazón que me impiden vivir en la excelencia cada día! ¡Ayúdame, Espíritu de Dios, a corregir mis malos hábitos y todo aquello que me aparta del bien! ¡Ayúdame a no pensar tanto en mi mismo y pensar más en los demás! ¡Ayúdame a poner en práctica las virtudes y vencer mis debilidades! ¡Ayúdame a controlar mi orgullo y mi soberbia, a ser más dócil siempre a la voluntad del Padre, a no tratar de salirme siempre con la mía, a ser más humilde y preocupado por las necesidades de los que me rodean! ¡Ayúdame a potenciar mis capacidades para superar esas debilidades que me impiden dar lo mejor de mi mismo en casa, en el trabajo, en mi vida social y comunitaria!¡Espíritu Santo, ayúdame a educar mi voluntad  y repetir y hacer actos buenos, concretos, pequeños y sencillos que la vayan fortaleciendo!  ¡Señor, aspiro a la santidad aunque esté muy alejada de ella; ayúdame a hacer siempre el bien obedeciendo a mis inclinaciones más íntimas de virtud y de bondad! ¡Ayúdame, Señor, a hacer siempre actos buenos como hiciste tú y a dar lo mejor de mi mismo con todas mis fuerzas humanas y espirituales! ¡Jesús, tu que fuiste creciendo en sabiduría y gracia delante de los hombres y de Dios, ayúdame a mí a progresar en la virtud para parecerme solo un poco a Ti, que eres mi modelo!

Por un destello de tu gloria, cantamos hoy acompañados de Jesús Adrián Romero:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s