Con la cruz en la frente

Comienza el gran viaje de la Cuaresma, los cuarenta días santos para crecer en el amor de Dios y del prójimo. En este día en el que se nos impone la ceniza en la frente acompaño al Señor al desierto con el corazón abierto para comprometerme en la oración, en el ayuno y en la Palabra. Bajo la constante mirada de Dios voy cargado con un fardo repleto de provisiones: con el saco de la humilde adhesión al Padre, con la bolsa de la renuncia a las cosas que me apetecen, con la taleguilla de los gestos sinceros con el prójimo, con el fardo de la limosna, con la escarcela de la mortificación.
Me he propuesto vivir la Cuaresma pausadamente, a la manera de Cristo; con anhelo profundo de conversión ir acercándome, paso a paso, al misterio de la Pascua, a ese gran acontecimiento histórico, humano y espiritual que es el núcleo central del devenir de la humanidad: la muerte y la resurrección de Cristo. Y junto a Él quiero que muera en mi el hombre viejo para que resucite, un año más, el hombre nuevo y llegar al día soñado de Pentecostés donde, renacido con el rocío de la gracia del Espíritu, salga renovado para misionar en mi pequeña vida el anuncio de la Buena Nueva de Cristo.
Quiero limpiar mi corazón para que se llene de la gracia abundante de Cristo. Hoy, en este itinerario cuaresmal, Cristo me llama de nuevo a la conversión personal. Cristo me ha hecho para Él y para descansar en Él. Convertirme para purificar, asumir y reconocer mis debilidades, errores y defectos: convertirme para profundizar en mi verdad y colocarla con sincera humildad a la luz del Señor; convertirme para examinar mi corazón de amor; convertirme para cambiar mi visión de la vida y hacerla más acorde con la visión cristiana y darle un sentido más sobrenatural; convertirme para desprenderme de aquello que me aleja de la verdad; convertirme para abrir de nuevo las puertas de mi interior a Dios y a los demás; convertirme para desertar de mis egoísmos y narcisismos; y, sobre todo, convertirme para recibir en mi la gracia y la misericordia de Dios de la que tan necesitado estoy.

orar-con-el-corazon-abierto

¡Quiero convertirme, Señor, para tener un encuentro renovado contigo! ¡Convertirme, Señor, en esta Cuaresma para sanar mi vida y transformarla a la luz de tu vida! ¡Convertirme, Señor, para que cuando contemple tu cuerpo magullado y tu corazón traspasado sea capaz de responder a tu llamada! ¡Soy polvo de la tierra y en polvo de la tierra me convertiré, Señor! ¡Soy carne mortal necesitada de tu perdón por mi condición de pecador, pero también espíritu que tiende a la inmortalidad! ¡A eso aspiro, Señor, sabiendo que Tú resucitarás al tercer día, caminaré cuarenta días con la esperanza de la resurrección para alentar la alegría de encontrarme contigo! ¡Quiero convertirme, Señor, y cuando hoy me impongan la ceniza que sea consciente de lo que soy, de que no me debo gloriar de mi yo ni de mis talentos que son un regalo que vienen de ti! ¡Que sea capaz de recordar, Señor, que sin ti no soy nada, que nada me pertenece y que todo lo que tengo y lo que soy es para administrarlo siempre con humilde actitud! ¡Señor, quiero convertirme y creer en el Evangelio, Señor! ¡Señor, la ceniza me habla claramente de la caducidad de la vida pero también de la posibilidad de emerger de mi mediocridad y hacerlo con humildad alejado de toda autosuficiencia, soberbia y egoísmo! ¡Cuánto me recuerda el árbol de tu cruz que es vida y esperanza! ¡Señor, quiero convertirme y para ello deseo que mi vieja naturaleza sea crucificada contigo en la Cruz! ¡Quiero poner mis ojos en ti, Señor, para que tú te conviertas en mi compañero, en mi apoyo y mi modelo, para abrirme a tu Espíritu! ¡Santa María, acompáñame a peregrinar en este camino de conversión!

Hoy, miércoles de ceniza, con el comienzo de la Cuaresma me propongo ir presentando un camino musical muy acorde con la liturgia de este tiempo de conversión como pórtico a las celebraciones solemnes de la Semana Santa. Comenzamos hoy con el Exaltabo te Domine de Alessandro Scarlatti, una hermosa obra a capella del compositor italiano:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s