Adentrarme en la mente de Cristo

Jesús se retira a orar en el desierto. Prepara su corazón y su vida para la Pascua. Jesús, el hombre, se dispone en oración para unirse a la divinidad del Padre. ¿Qué merodea por la mente de Cristo? En su mente reposan todos sus pensamientos, sus ideas, su intuición sobre unos y otros, su memoria, su entendimiento, su entrega decidida a la voluntad de Dios… Como sabiduría infinita, en la mente de Cristo está la verdad de la vida. Todo lo que Jesús posee le ha venido del Padre.
Hoy anhelo adentrarme en la mente de Cristo con el único fin de impregnarme de su belleza, para hacer de la mía una mente más luminosa, clarividente, lúcida y serena. La mente de Jesús vive de la Verdad que se recoge en la Sagrada Escritura que es fuente de vida. La mente de Jesús crece y se desarrolla espiritualmente con la Palabra revelada. Buena nueva de amor y de gozo, de alegría y de esperanza.
De la manera que yo piense, amaré, serviré y actuaré. Esta experiencia humilde y sencilla de unirse al pensamiento de Cristo me convierte en alguien más libre, más auténtico porque situado en la Verdad que surge del Espíritu más amplia es mi libertad. Este es, en definitiva, el camino de conversión al que me invita la Cuaresma como me recordó el sacerdote al imponerme la ceniza el primer día de Cuaresma: «Conviértete y cree en el Evangelio».
Transformar mis pensamientos para hacerlos más conformes a la Palabra, al estilo vivo del Evangelio, a las normas y enseñanzas de Cristo es hacer auténtica mi vida cristiana. Evangelizar en la familia, en el ambiente laboral, entre los amigos, en la comunidad… no es sólo predicar; es transformar los propios valores para hacerlos auténticos; es mudar mi mundanalidad para unirme más a Cristo. De ahí que mi mente deba estar impregnada de la verdad y la luz que irradia la mente de Jesús porque es la manera que el Espíritu Santo, que es el Espíritu de la verdad y la Vida, pueda hacerse realidad en mi.
Pensar como Cristo piensa; amar como Cristo ama;  mirar como Cristo mira; sentir como Cristo siente; evaluar las cosas de la vida como Él lo haría. En definitiva, transformarme a la manera de Cristo. Tener la mente de Jesús es saber lo que Él piensa, discernir a la luz del Espíritu lo que Él tiene ideado para mí y saber lo que Él espera de mí. Esta es la verdad que debo tener siempre muy presente. Cristo vive en mi y sólo por esto mi vida puede cambiar radicalmente.

orar-con-el-corazon-abierto

¡Señor, gracias porque en este tiempo de conversión te haces de nuevo muy cercano, muy presente! ¡Ayúdame, Señor, a estar en búsqueda permanente, a encontrar la verdad en la Palabra revelada, a encontrarte a ti en la oración, en mis gestos cotidianos! ¡Concédeme, Señor, la gracia de estar abierto a la inspiración del Espíritu para percibir la voluntad de Dios en mi vida, para saber discernir siempre espiritualmente los planes que tiene pensados para mí! ¡Ayúdame a tener un corazón abierto y predispuesto a recibirte! ¡Concédeme la gracia de que mi mente esté siempre renovada para pensar y actuar como lo harías Tú! ¡Quiero parecerme cada día más a Tí, Señor! ¡Anhelo transformar mi vida, Señor; que mi relación contigo sea más íntima, que mi encuentro con los demás sea más caritativo y generoso, que sea capaz de mirar al prójimo como lo mirarías Tú! ¡Anhelo, Señor, que domine en mi el ser espiritual y no el ser mundano que tantas veces se deja arrastrar por el pecado! ¡Ayúdame, Señor, a pensar, actuar, sentir, mirar, amar y vivir una vida como lo harías Tú! ¡Vivir en Tí, Señor, solo en Ti porque tengo hambre de tu dulzura y de tu amor, de tu ternura y tu mansedumbre, de tu paz y de tu serenidad, de tu verdad y tu libertad! ¡Rocía, Señor, sobre mi corazón los sentimientos de alegría, esperanza, humildad, sencillez, entrega y generosidad! ¡Ayúdame, Jesús, a cumplir con la voluntad de Dios por mucho sacrificio que esto implique! ¡Y que mis pensamientos sean siempre los tuyos! ¡Que mi mente esté siempre muy unida a la tuya porque lo único que deseo es crecer en verdad!

Nos has llamado al desierto, cantamos hoy. Es en el desierto donde la mente de Cristo está más unida a la voluntad de Dios:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s