Compromiso y amor

Hay una frase del Evangelio que me impresiona mucho: «Alumbre así vuestra luz a los hombres para que vean vuestras buenas obras y den alegría a vuestro Padre que está en el cielo». ¿Qué se puede decir ante esto? Compromiso. Así le comprendieron y pusieron en práctica los apóstoles y los primeros cristianos y tantos miles de cristianos a lo largo de la historia que dieron su vida, entregaron todo lo que tenían, para dejar testimonio vivo de la grandeza y el valor definitivo de este Reino que todos anhelamos: el Reino de Cristo. Lo hacemos porque sabemos que Jesús es el camino, la verdad y la vida y que, además, Él es la resurrección y la vida. Pronto experimentaremos esta realidad.
En el testimonio está la verdad. La forma de conseguirlo. Sencilla pero complicada a la vez: repartir el pan con el necesitado; dar de hospedar al desamparado; vestir al desnudo… das a los demás y te salvas tu mismo y con eso conseguimos que la luz brille en mis tinieblas, mi oscuridad se vuelva mediodía y el Señor me responda: «Aquí estoy». El camino continua con la humildad y la fidelidad cristianas, valerse también de la fuerza que nos da ese Cristo crucificado y resucitado, y la fuerza iluminadora del Espíritu Santo.
Cada día me doy mas cuenta de la enorme responsabilidad que tengo como cristiano. Debo testimoniar a Cristo como sal de la tierra y luz del mundo. Salirme de mi mismo, de mis comodidades, para llevar la sal y la luz del Evangelio allí donde haya un corazón abierto a la escucha, un hermano necesitado, alguien que busca, especialmente en este tiempo en que gran parte de la sociedad pretende vivir al margen del Señor que lo ha creado, lo renueva, lo sostiene y le ama.
Pero ante todo debo ser consciente de la forma de testimoniar esa verdad tan maravillosa, frente a esta manera de evangelización que podríamos llamar la «actitud del soldado». No se trata de ir con la espada de la imposición, con el arnés de la fuerza. El Evangelio se impone por la convicción y el testimonio de las buenas obras. Es la única manera de que el mensaje de Cristo llegue al corazón de cualquier persona. La fe no se puede imponer nunca. La fe tenemos que proponerla siempre. Y no lo lograré por muchas rimbombantes palabras que emplee o por muy grandes que sean las manifestaciones que realice. La fe la transmitiré por mi auténtico comportamiento como cristiano, que es abrir el corazón, extender las manos y dar amor humilde y misericordioso.

orar con el corazon abierto

¡Jesús, amigo, te pido hoy que me des la luz verdadera para iluminar a todos aquellos hombres que no te conocen, que ilumines también mi fe para llevarla a los demás! ¡Te pido, Señor, que sazones mi vida cristiana pues es la única manera de llevar a cabo de manera eficaz el encargo que tu me haces de iluminar el mundo y sazonar la tierra del entorno humano que me rodea! ¡Ayúdame a ser testimonio que comunique, transmita y contagie aquello que vivo desde mi sencillez! ¡Concédeme la gracia, Señor, iluminado por el Espíritu Santo de vivir tu estilo de vida y que me identifique siempre con tu proyecto de paz, amor, verdad y misericordia! ¡Señor, me llamas desde mi fragilidad y pequeñez a ser una pequeña luz en medio de este mundo que vive en la desorientación, pero que busca la verdad y necesita encontrarte; ayúdame a dar sentido a la vida de tantos! ¡Cuenta conmigo, Señor, para que tu Palabra llegue a cualquier rincón del mundo! ¡Cuenta conmigo para llevar la buena noticia a los que me rodean! ¡Pones, Señor, tu mirada en mi y me pides que sea luz y sal para dar sentido a la vida; para demostrar que la vida merece ser vivida desde tu verdad! ¡Envía tu Espíritu, Señor, sobre mi para que sea testimonio auténtico de esta verdad! ¡Para ello, Señor, necesito un corazón sencillo, humilde, pobre, firme y esperanzado, capaz de buscar siempre la verdad y aceptar tu voluntad y hacerla parte de mi vida! ¡Necesito, Señor, un corazón compasivo, misericordioso, que acoja y que viva en la verdad y la transparencia! ¡Dámelo, Señor, para que mi camino siempre difícil, sienta el aliento de tu Espíritu y me haga ver más allá de las experiencias de la vida!

Del maestro Ralph Vaughan Williams escuchamos hoy su responsorio para el Jueves Santo O vos omnes, en nuestro camino cuaresmal musical hacia la Pascua:

La fe que sostiene

¡Como me ha sostenido la fe tantas veces a lo largo de mi vida! ¡Como me ayudado la fe a llevar también la razón! ¡Por eso le pido a Dios cada día el don de la fe iluminada por el Espíritu Santo!
La fe es ese don que Dios otorga para que la razón no se vea oscurecida por esos obstáculos humanos —morales, culturales, ambientales, personales…— que imposibilitan su desarrollo. La fe es el perfecto complemento de la razón.
Mi fe me permite ver que Dios está detrás de todo cuanto acontece. Es como saber que el sol se encuentra detrás de las espesas nubes oscuras de una tormenta.
Creer es un acto auténticamente humano, es lo más fundamental de la vida, porque es lo único que da respuesta a las verdades que se nos plantean. Un agnóstico me decía hace unos días qué sería de él después de la muerte. Entre las dudas de su vida en cierta manera ya había una incertidumbre porque el alma humana, de manera inconsciente, plantea cuestiones de fe y esas ascienden de forma natural hacia Dios porque contra la naturaleza es imposible actuar.
Yo le pido de manera incansable a Dios la gracia de la fe, lo hago sin descanso porque sé que Dios sale al encuentro de aquel que busca denodadamente, con sinceridad y humildad. Dios es tan bueno, generoso y misericordioso que no rechaza nunca nadie, especialmente aquel que le busca para acercarse a su amor.
Los cristianos tenemos una muleta sensacional. Es el Espíritu Santo. Y para creer podemos recurrir siempre a Él que es el auxilio ante la necesidad y en el periodo de búsqueda para alcanzar ese don sobrenatural de Dios que es la fe. Y aunque la fe ilumina siempre la oscuridad y las tinieblas no hace desaparecer la noche oscura del espíritu. Pero sí que ilumina de manera constante la Verdad. Y es, a través de esa verdad, como conocemos mejor nuestra realidad, la verdad revelada, la adhesión al Padre, la opción por nuestras creencias, y nos permite elegir libremente donde queremos ir.
Y en esa libertad nos permite entregarnos enteramente a Dios, ofrecerle con las manos y el corazón abierto todo nuestro entendimiento y nuestra voluntad.
La fe aviva nuestra esperanza, nuestra confianza, nuestros obrares rectos, vivifica nuestro ser, hace que brote en el corazón la alegría, la esperanza, el optimismo, la verdad, las buenas obras…
Y ahora que se acerca el tiempo de la Pascua con más firmeza creo porque veo lo que Dios ha hecho en mí a través de su Hijo. Creo porque la fe es ese gran regalo que Dios me ha dado y quiero custodiarla cada día como el mejor tesoro que hay en mi corazón.

orar con el corazon abierto

Hoy la oración que habitualmente acompaña la meditación no es mía. Es una oración pronunciada por el Papa Pablo VI en el año 1968 Durante una audiencia general; es una oración tan hermosa para pedir la fe que quiero compartirla con todos los lectores de esta página:

Señor, yo creo, yo quiero creer en Ti.
Señor, haz que mi fe sea pura, sin reservas, y que penetre en mi pensamiento, en mi modo de juzgar las cosas divinas y las cosas humanas.
Señor, haz que mi fe sea libre, es decir, que cuente con la aportación personal de mi opción, que acepte las renuncias y los riesgos que comporta y que exprese el culmen decisivo de mi personalidad: creo en Ti, Señor.
Señor, haz que mi fe sea cierta: cierta por una congruencia exterior de pruebas y por un testimonio interior del Espíritu Santo, cierta por su luz confortadora, por su conclusión pacificadora, por su connaturalidad sosegante.
Señor, haz que mi fe sea fuerte, que no tema las contrariedades de los múltiples problemas que llena nuestra vida crepuscular, que no tema las adversidades de quien la discute, la impugna, la rechaza, la niega, sino que se robustezca en la prueba íntima de tu Verdad, se entrene en el roce de la crítica, se corrobore en la afirmación continua superando las dificultades dialécticas y espirituales entre las cuales se desenvuelve nuestra existencia temporal.
Señor, haz que mi fe sea gozosa y dé paz y alegría a mi espíritu, y lo capacite para la oración con Dios y para la conversación con los hombres, de manera que irradie en el coloquio sagrado y profano la bienaventuranza original de su afortunada posesión.
Señor, haz que mi fe sea activa y dé a la caridad las razones de su expansión moral de modo que sea verdadera amistad contigo y sea tuya en las obras, en los sufrimientos, en la espera de la revelación final, que sea una continua búsqueda, un testimonio continuo, una continua esperanza.
Señor, haz que mi fe sea humilde y no presuma de fundarse sobre la experiencia de mi pensamiento y de mi sentimiento, sino que se rinda al testimonio del Espíritu Santo, y no tenga otra garantía mejor que la docilidad a la autoridad del Magisterio de la Santa Iglesia. Amén.

Del gran maestro británico de música coral William Mathias escuchamos su obra cuaresmal Lift up your heads, o ye gates, op 42 n.º 2, basado en las palabras del Salmo 24:

Los silencios san José, enseñanzas de vida

Una de los elementos identificadores de San José es el silencio. No surgen de sus labios palabras en los Evangelios; de su persona solo se aprecia la obedienci porque en él, el silencio se torna obediencia. El silencio que envuelve a San José tiene como único fin escuchar cuál es la voluntad de Dios en su vida. Y, cuando ese querer no lo comprende, su silencio se vuelve fidelidad porque ante la incomprensión de la voluntad divina qué mejor que el silencio callado del corazón.
Seguir el itinerario de San José es comprender que Dios no abandona nunca. El buen carpintero, dócil a la llamada del Padre, sereno ante el panorama que se le presenta, pone todo en las manos de Dios. Se deja llevar por la guía del Espíritu. Y, desde ese momento, se convierte en pequeño templo de gracia que custodia con todo su buen hacer, su amor, su entrega y su generosidad la misión -hermosa pero de gran responsabilidad a la vez- de tomar a su cuidado al Hijo de Dios. Nadie mejor que este hombre humilde, bueno, generoso y sencillo para llevar con sus manos tullidas por el esfuerzo del trabajo y de la vida el acompañar humanamente a Jesús en lo cotidiano de su preparación para la misión que Cristo tenía encomendada.
La fiesta de hoy es un regalo en plena Cuaresma. San José se nos hace presente en el camino hacia la Pascua. En el silencio del camino. En el silencio de la vida. En el silencio obediente a la voluntad del Padre. En el silencio del corazón, que Él tenía siempre abierto para dilucidar lo que Dios esperaba de su entrega.
Hoy quiero aprender de San José esa entrega fiel. Su silencio en el camino. Su escucha a la Palabra. Hacer nueva mi vida como hizo Él desde su «Sí» valiente al querer de Dios. De su silencio respetuoso al ver a Jesús manifestar los signos de su sabiduría. Su fidelidad a María y a Jesús, como esposo y como padre. Su simplicidad ante los acontecimientos de la vida, sin plantearse porqués ni comos. Y, sobre todo, con su silencio que es semilla fecunda de amor. Un amor que vertido en el corazón de cualquier creyente hace de San José un referente para la vida. Para mi vida.

orar con el corazon abierto

La oración de este día es la que cada mañana rezo a San José para que me dé el aliento en la vida, la fortaleza como padre, el espíritu como cristiano y la protección como hijo de Dios:

Glorioso San José, Esposo de María
Concédeme tu protección paternal, te lo suplico por el Sagrado Corazón de Jesús y el Corazón Inmaculado de María.
Oh, tú, cuyo poder se extiende a todas nuestras necesidades y sabes hacer posibles las cosas más imposibles, abre tus ojos de padre sobre las necesidades de tus hijos.
En la angustia y la pena que nos oprimen, recurro a ti con confianza.
Dígnate tomar bajo tu caritativa dirección este importante y difícil asunto, causa de mi inquietud (mencionar la necesidad).
Haz que su feliz desenlace redunde en la gloria de Dios y para el bien de sus devotos servidores.
Oh tú, que nunca has sido invocado en vano, amable San José, tú que eres tan influyente ante Dios que de ti se ha podido decir: “En el Cielo, san José más que implorar, manda”, tierno padre, ruega a Jesús por nosotros, ora a María por nosotros.
Sé mi abogado ante ese divino Hijo de quien has sido el padre adoptivo aquí en la Tierra, tan atento, tan amante y su fiel protector.
Sé mi abogado ante María, de quien has sido esposo tan amante y tan tiernamente amado.
Agrega a todas tus glorias la de ganar la difícil causa que te confiamos.
Yo creo sí, to creo que puedes cumplir mis deseos, liberándome de las penas que me agobian y de las amarguras que impregnan mi alma.
Tengo, además, la firme certeza de que no escatimarás nada a favor de los afligidos que te imploran.
Humildemente postrado a tus pies, buen San José, te pido tengas piedad de mis gemidos y de mis lágrimas.
Cúbreme con el manto de tus misericordias y bendíceme. Amén.

Ofrezco hoy una obra curiosa dedicada a san José. Se trata de una obra polifónica corsa Lode a san’Ghjiseppu (Oda a san José) que data del siglo XVII y de gran belleza:

Lode a san’Ghjiseppu

 

Unido a san José en su devoción a María

Tercer sábado de marzo con María en nuestro corazón. Este día coincide con la vigilia de la festividad de san José, esposo de la Virgen, modelo de virtud. Entre las virtudes que más brilla en el bueno de San José era su devoción a la Santísima Virgen.
La devoción amorosa a nuestra Madre es una gracia que viene de Dios. Es un don gratuito que el Padre obsequia por medio del Espíritu Santo. San José lo supo ver inmediatamente pues, al igual que María, San José fue el escogido por Dios para convertirse en el esposo de la Madre de Cristo. Y desde momento volcó todos sus anhelos en cuidarla, amarla, protegerla y entregarse a Ella como respuesta a la llamada divina.
San José ofreció, desde el comienzo, a María toda su intimidad abandonándose a Ella, compartiéndolo todo, ofreciéndole lo mejor de si mismo, dandole su protección, todo su amor, su cariño. Si en un matrimonio no existen secretos, en aquella santa unión todo estaba iluminado con la gracia del Espíritu. Y su amor era más intenso, puro, eterno con Jesús siempre en el centro de la vida.
San José puso todo su empeño en hacer feliz a María. Le ayudó a vivir por y en Jesús. Asumió todas las disposiciones y entregas de María como propias y ofreció sus manos y su corazón para corresponder a las necesidades de Jesús y María. ¡Qué hermosas debían ser las oraciones de aquellos dos padres por su Hijo, hijo también de Dios!
María es el camino seguro que nos lleva hacia Cristo. Una de las prerrogativas de ser Madre de Jesús es que es también Madre de Dios. Y quien se acerca a María acaba acercándose a Jesús, porque no es posible entender un amor a la Virgen que no termine en un amor por su Hijo. Y así, lo entendió también san José. Él fue el primero que se aplicó el principio de «A Jesús por María», llenando su vida de sus sentimientos, de su voluntad, de sus pensamientos, de su amor, de su entrega, de su sacrificio, de su bondad, de su generosidad y de todo aquello que rezumaba María en su corazón.
Y aunque decimos que María es la corredentora del género humano tiene en San José un estrecho colaborador porque con ella creció en santidad, amor, compromiso y entrega al Redentor.
En este día, vigilia de la festividad de san José, tomándole de su mano y el de la Virgen les pido a los dos que me ayuden a tener una vida interior como la suya, dispuesto a la voluntad del Padre, servicial con los que me rodean, generoso con los que me necesitan, entregado siempre a Jesús y a su causa. Y, sobre todo, ser capaz de vivir en santidad para alcanzar cuando corresponda el cielo deseado donde ellos dos ocupan un palco de honor.

orar con el corazon abierto.jpg

¡Queridos san José y María, ejemplo de amor y de entrega mutua, os pido hoy por mi familia, para que os hagáis presentes junto a Jesús en ella y os convirtáis en el ejemplo a seguir para cada uno de sus miembros! ¡Bendecid a todos los que la formamos y protegednos de todo peligro, que nos desviemos ninguno del camino de la verdad y elevad al Padre el deseo de gozar de salud de cuerpo y alma! ¡Siguiendo vuestro ejemplo, concedednos la gracia de llenar nuestra familia de amor, de alegría, de paz, de entrega, de servicio, de perdón y de alegría! ¡Enseñadnos a perdonar siempre, a dialogar, a comprender las necesidades de cada uno, a ayudarnos a crecer en santidad y en bondad, a sostenernos cuando las pruebas acechen y a saber llevar la cruz con generosa entrega a la voluntad del Padre! ¡Siguiendo vuestro ejemplo mostradnos la manera de compartir lo que tenemos con los que más lo necesitan y que nuestra vida no se convierta en una cerrarnos en nosotros mismos! ¡San José y santa María, ayudadnos a hacer de nuestra pequeña familia una comunidad parecida a la que creasteis vosotros en Nazaret! ¡Y os pido también que os dignéis a proteger, custodiar y guardar a todas las familias del mundo especialmente aquellas más necesitadas!

Vergine Madre es el poema musicado de Dante Alighieri dedicado a las glorias de la Virgen María en su Canto XXXIII del Paraíso en La Divina Comedia:

Reconocerle en lo cotidiano

Hay días que las jornadas son un trasiego de gestiones, yendo de un lugar a otro tratando de resolver mil cuestiones y poner solución a tantos desajustes de lo cotidiano. Tiempo de sortear obstáculos y dificultades. Pones todo tu empeño para que todo llegue a buen fin pero todo ese trabajo resulta en balde si uno no es capaz de reconocer en cada uno de estos momentos la mano providente del Señor. Y la luz del Espíritu. Si uno no es capaz de ver la silueta de Cristo marcada en el horizonte.
Entre tanto ir y venir siento la necesidad de reconocer al Señor en lo cotidiano, en las labores de la jornada, en los esfuerzos del día, en los sudores del trabajo. Por eso, uno se llena de profunda alegría cuando siente que Cristo se manifiesta a través de sus gestos amables, de sus esfuerzos, de sus palabras, de la sencillez de su servicio, del trato con las personas que le rodean, en las acciones concretas, en los sentimientos cordiales…
Mientras uno recorre de un lado a otro la ciudad adopta el perfil de aquel discípulo sin nombre que iba de camino hacia Emaús. Con la mirada perdida y el alma cansada pero al final de la jornada acabas reconociendo a ese Cristo que ha partido el pan junto a ti. Está a mi lado, no lo he sabido ver durante el día pero lo reconozco en la penumbra de la noche. Ha partido el pan cotidiano conmigo pudiendo disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y porque ese pan no falta en la mesa de mi familia.
Comprendes, entonces, que cuando mi pequeña humanidad roza suavemente la divinidad de Cristo en ese momento se derrama sobre mí una misericordia infinita, un amor inmenso, una esperanza grande porque Cristo me mira cada día con una ternura inmerecida, con ojos de perdón, con una sonrisa de amigo, con una palabra amable, gestos cotidianos que tantas veces me cuesta a mi dar al prójimo que tengo al lado.
En este día, le pido al Señor que a lo largo de esta Cuaresma sea capaz de ir caminando convirtiendo mi corazón, para que mis palabras sólo trasmitan amor y sabiduría, que mis gestos estén rebosantes de misericordia y de esperanza, que mis sentimientos y pensamientos sean siempre puros e inmaculados, que mi vida esté delineada con una escritura bien definida y que cada paso que de tenga como principio la excelencia cristiana.
orar con el corazon abierto
¡Señor Jesús, amigo, hermano, compañero, el camino de la vida es muchas veces incierto y lleno de obstáculos, pero cuando no estoy solo en tu compañía y sea cual sea mi estado de ánimo, todo resulta más sencillo, más claro y más nítido! ¡Acompáñame, Señor, en esta Cuaresma para que me ayudes a discernir los acontecimientos de mi vida, a profundizar con humildad cuál es tu voluntad, a comprender el significado de lo que siente mi corazón, a dar un nuevo impulso a mi vida! ¡Señor, en este tiempo de convierte mi corazón para que no se desanime en los trasiegos de lo cotidiano! ¡Ayúdame a ver, con la gracia de tu Santo Espíritu, ese amor que sientes por mi y por los míos, para que sea capaz de descubrir aquellas heridas de los que me rodean y poder sanarlas si he sido yo su causante, para que sea capaz de afrontar con coraje y esperanza los problemas que se me presentan! ¡Conviérteme, Señor, porque la conversión es compromiso, es crecer, es tratar de ser un poco mejor! ¡Concédeme la gracia, Señor, de ser más fuerte ante la adversidad! ¡Dame la fuerza que viene del Espíritu Santo para luchar por lo importante! ¡Ayúdame a ser más comprometido por mis ideales, a vivir más volcado en mi familia y menos en mi yo, en los que me necesitan en lugar de mis egoísmos! ¡Concédeme, Señor, el coraje necesario para ser perseverante cada día cuando los caminos de mi vida se llenen de obstáculos! ¡Concédeme la virtud de la paciencia para saber sobrellevar con entereza y sin caer en el desánimo mis caídas, mis fragilidades, los problemas que se presentan! ¡Dame la alegría que viene de sentirme cerca tuya para no perder la fe, la esperanza y la confianza cuando las fuerzas mermen! ¡Hazme, buen Jesús, tu que lo puedes todo, una persona comprometida!
Honor y gloria a ti Jesús, entonamos hoy este canto cuaresmal:

Santidad y realización personal

La vida de cada uno se mide por la grandeza de sus ideales. No importa que estos sean pequeños. Se trata de imitar al Señor a través de las tareas cotidianas. Ser santo donde Dios me quiere y hacerlo siempre con el mayor de los amores. Pero hay muchos defectos que se convierten en obstáculos para alcanzar la santidad –amor propio, soberbia, orgullo, tibieza, pereza, envidia, falta de caridad, alta de recogimiento, vanidad, poca humildad, juicios, malhumor, susceptibilidad, espíritu de murmuración, temperamento fuerte, negatividad, ver las cosas con la botella medio vacía, desaliento…–.
Sin embargo, a pesar de estos defectos del carácter, mi camino es tratar de ser santo. La perfección se obtiene a base de pequeños retoques. Se trata de trabajar bien e ir tomando decisiones en función de mis defectos para evitar que dominen mi carácter. Trabajar, cueste lo que cueste, intentado ser santo con la gracia de Dios. Hacer mío el programa sublime de san Pablo: «No soy yo, es Cristo quien vive en mí».
Intentar realizar mi vocación eterna aquí en la tierra y convertir mi vida en una permanente entrega a Dios. De su mano tengo la certeza de que siendo pequeño puedo ser capaz de hacer cosas verdaderamente grandes; fe en una creación nueva en mi corazón; fe de que, por muy frágil que sea mi vida, la fuerza del Señor me sostiene y se manifiesta en mi. Y aunque cueste, aunque encuentre mil obstáculos, aunque sea un ideal en apariencia inalcanzable, distante y encomiable, lo digo en voz alta: ¡Quiero ser santo! Quiero ser santo porque esto es a lo que Cristo me llama; a lo que me invita para alcanzar este horizonte pleno e intenso; porque esta es la grandeza de mi vocación; porque este es el camino de plenitud al que Cristo me invita a recorrer para que yo, como cristiano, me realice como persona. Quiero ser santo porque, pese a mis muchas imperfecciones, el santo es aquel abierto siempre al encuentro de Dios.

orar con el corazon abierto

¡Padre nuestro que estás en el Cielo, santificado sea tu nombre, que no olvide que en esta época de arrepentimiento tu misericordia es infinita! ¡Transforma mi vida, Padre, por medio de mi oración, mi ayuno y mis buenas obras! ¡Quiero ser santo, Señor, es mi grito de hoy y de mañana! ¡Convierte mi egoísmo en generosidad, mis enfados en alegría, mis desesperanzas en confianza, mis poca humildad en entrega, mi falta de caridad en servicio generoso, mi espíritu de negatividad en alegre esperanza…! ¡Abre mi pequeño corazón, Señor, a tu Palabra! ¡Transforma, Padre, todo lo que tenga que ser cambiado por mucho que yo me resista continuamente por vanidad, orgullo o tibieza! ¡Solo Tu, Padre, me haces ver en la oración lo que hay dentro de mi corazón! ¡Moldéame, Señor, con tus manos aunque me resista y el dolor por ver mis faltas me haga gritar de tristeza! ¡Señor, Tú conoces perfectamente mis debilidades, renuévame con la gracia de tu Espíritu para que me haga perfecto como eres Tu perfecto, Padre celestial! ¡Transforma mi corazón, mi memoria, mi mente; ábreme los ojos y lávame las manos! ¡Haz mi corazón más sensible a tu llamada pues son muchas las veces que no te permito entrar cuanto me reclamas! ¡Entra cuando quieras, Señor! ¡Anhelo la vida eterna, Señor, por eso te pido que me conviertas rápido porque el tiempo de Cuaresma pasa volando y no habrá tiempo para cambiarme! ¡Gracias, Padre, porque siento que me amas tanto que te has entregado a través de tu Hijo por mí en la cruz! ¡Gracias también a ti, Jesús, porque eres la razón última de mi conversión!

 Lo que me duele eres tu, una profunda canción que invita a la conversión personal:

Profundizar en la Palabra

Al abrir ayer tarde el buzón de casa lo encontré repleto de propaganda con ofertas comerciales en apariencia muy sugestivas. Ofertas gastronómicas, de perfumería, pisos a precios de ganga… Cuando subía pausadamente las escaleras para dirigirme hasta mi domicilio pensaba que mi vida es muy parecida a este buzón repleto de propaganda innecesaria. Hay a mi alrededor demasiados elementos estériles que me pueden llegar a impedir ver lo que es verdaderamente esencial.
Este tiempo cuaresmal en la que se nos invita a profundizar en la Palabra de Dios  es un momento propicio para cada día abrir algún pasaje de la Biblia y ponerse en oración. Hacerlo como si abriéramos el buzón de casa. Descartar lo irrelevante para llegar a lo profundo. Descartar los mensajes mundanos para llegar al mensaje eterno que se ahoga entre tanta información innecesaria.
En la Biblia, el Padre, creador del cielo y la tierra, de lo visible y lo invisible, como recordamos en el credo, nos habla. Sí, Dios habla a través de la Biblia. Es la guía para la vida. En la escritura santa Dios presenta el paso correcto a tomar. Es por eso que necesito leer cada día la Palabra de Dios y meditarla. Es parte del camino cuaresmal. Buscar el tiempo para escuchar su mensaje, ser sensible a lo que Él desea transmitirme.
Y cuando argumento que no tengo tiempo es porque mi corazón se ha convertido como ese buzón repleto de pasquines que anuncian cosas prescindibles pero que no acercan a la verdad. La Biblia es un obsequio que Dios hace al hombre para interpelarlo. ¡Para qué desaprovechar una ocasión tan preciosa como la Cuaresma para conocerlo mejor!

wooden rosary on the open Bible

¡Señor, quiero conocerte mejor para que mi corazón se abra a ti y en ese pequeño Sagrario puedas habilitarme cada día y hablarme dándome el sentir de tu Palabra! ¡Quiero ser, Señor, dócil a lo que trasmite El espíritu para que aquello que tú dices se convierta en mi en algo importante! ¡Concédeme, Señor, la gracia de convertirme en un pequeño templo que viva acorde con tus mensajes y en el que tenga cabida la justicia, el amor, la paz, la verdad, la misericordia, la alegría, la magnanimidad, la humildad… es decir, todas aquellas enseñanzas que surgen de tu Palabra! ¡Concédeme, Señor, la gracia de que habites en mi interior para que todas aquellas oscuras manchas del pecado desaparezcan de mí y tú puedas reinar y sentirte a gusto en este pequeño lugar en el que necesito estés presente! ¡Anhelo, Señor, convertirme en tu templo santo, en el que te puedas sentir muy a gusto y del que nunca quieras salir porque hay pobreza y sencillez, verdad y humildad, que esté siempre fortalecido por tu sabiduría, asentado sobre los pilares de tus enseñanzas y tus mandamientos, gratificado por tu gracia, marcado por la redención de la Cruz, edificado por la alegría del perdón, iluminado por la gracia luminosa del Espíritu Santo, y lleno de mucho amor para amarte más a ti y a los demás! ¡Ayúdame, Señor, a escuchar siempre tu voz, a apartar lo superfluo de las cosas y detenerme a escuchar tu voz siempre justa y sabía que me llama y me dice «ven a mí y serás salvo»!

No resulta sencillo

No resulta sencillo poder mirar con ojos de amor a aquel que me ha hecho daño.
No resulta sencillo ponerse de rodillas, ceñirse un paño y lavar delicadamente los pies de los que me rodean en señal de servicio.
No resulta sencillo obviar los desprecios y las críticas sino acogerlas conjugando el verbo amar con la palabra humildad.
No resulta sencillo abrazar a alguien que te ha herido o extender de nuevo la mano a aquel que siempre te la ha negado.
No resulta sencillo suspirar profundo, contar hasta diez, y callar para no dañar al otro con palabras necias, juicios desafortunados o comentarios desacertados.
No resulta sencillo ofrecer una sonrisa al que siempre tiene cara agriada y es un «me quejo por todo».
No resulta sencillo enmudecer para no resaltar nuestros méritos y ensalzar nuestro orgullo.
No resulta sencillo renunciar a nuestras apetencias mundanas.
No resulta sencillo ofrecer la mejilla setenta veces siete.
No resulta sencillo cuando el agotamiento hace mella ofrecer las manos para cuanto el otro disponga.
No resulta sencillo olvidar cuando la herida es profunda.
No, nada de todo esto resulta sencillo. Pero resultaría más fácil si si hiciese con una mirada diferente, sin esperar recompensa, pensando que en positivo todas estas actitudes agradan al Señor. No hay que hacerlo por uno mismo o por los demás, basta con hacerlo por Él. Amar por Él; servirle a  Él; servir por Él; comprometerse por Él; renunciar a uno mismo por Él…
Ser prójimo —prójimo seguidor de Cristo, quiero decir— implica mucho. Significa hacerse hermano de los hermanos, de los amigos y de los enemigos, de los que amamos y de los que nos hacen daño. No es sencilla la tarea. Pero si quiero estar a la altura de lo que este tiempo de conversión demanda de mí necesito tomar la insignia del amor y ser luz que ilumina, sal que sazona y lumbre que calienta.

orar con el corazon abierto

¡Señor, deseo buscarte con todo mi corazón porque reconozco que si me encuentro contigo durante este periodo cuaresmal puedo transformar mi vida! ¡No permitas, Señor, que nada me aparte de Ti y Santo Espíritu dame la gracia de la perseverancia! ¡Señor, quisiera coger un poco de la virtud de cada una de las personas que me rodean para a través de ellas saber siempre hacer el bien! ¡Señor, ayúdame a ser consciente de lo decisivo que es encontrarse contigo para encontrar esa paz que mi alma tanto anhela! ¡Hay muchas cosas en la vida que no me resultan sencillas de aplicar, por eso quiero exponerlo todo a tu mirada, Señor, porque a la luz de tu rostro las mentiras, los egoísmos, las malas actitudes y las hipocresías  caen por si solas! ¡Quiero ser discípulo de esperanza para el prójimo, Señor! ¡Concédeme vivir con una actitud de entrega durante todo el día para escuchar tu voz y ser un poco mejor!

Hoy el Miserere de Gregorio Allegri para acompañar el texto:

Decir «te quiero»

Comienzo mi oración diciéndole al Señor que le amo. «Señor, te amo con todo mi corazón y con toda mi alma». E, inmediatamente, pienso cuántas veces le digo a mi mujer o a mis hijos, o a mis amigos que les quiero. ¿Por qué les quiero, verdad?
Decir un «te quiero» a la persona que amas supone muchas cosas. Especialmente si es tu pareja. Es un «te quiero» que implica compartir la vida. Toda la vida. Y ese «te quiero» supone que nada ni nadie se puede interponer a nuestro amor. Que unidos podemos vencer las dificultades, las adversidades y los obstáculos de la vida. Que juntos sabremos hallar esos espacios para sonreír, alegrarse, compartir, hablar, cantar, llorar, gozar… Que seré capaz de perdonar y ser perdonado porque el amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta. Ser capaz de ir descubriendo y ensalzar sus cualidades y corregir amorosamente sus defectos. Implica ser respetuoso, paciente, generoso. Saber callar y hablar; saber esperar y entregar. Significa vivir la fidelidad. Significa abrir mi corazón, mi alma, mis sentimientos, mis pensamientos… es decir, mi yo para hacer partícipe al otro de mi voluntad y sentir la suya. Es guardar en mi corazón la verdad del otro para utilizarla para el bien. Implica tener paciencia y humildad. Significa respetar la libertad del otro, su dignidad y su persona. Significa construir para edificar y no para destruir. Supone estar unidos en la distancia y fundidos en la cercanía. Significa amar desde el respeto y no desde la posesión. Significa ejercer la paciencia y el servicio, la humildad y el respeto porque cuando dices «te quiero» no buscas tu propio interés sino que tratas de vivir desde la verdad, la honestidad y el compromiso. Pero, sobre todo, significa tener a Cristo en el centro de nuestro amor. Un amor que con Él y en Él será indestructible. Decir «te quiero» supone lucha, esfuerzo y renuncia. Pero cada vez que dices un «te quiero» asumes el mayor compromiso del hombre. Y ahora, ¿por qué se distancian tanto los «te quiero» en nuestra vida? ¿Por qué les quiero, verdad?

orar con el corazon abierto

¡Querido Padre, pongo ante ti a las personas que quiero, especialmente a mi mujer y mis hijos, mi familia, mis amigos! ¡Dales, Señor, paciencia infinita, la misma que tu tienes conmigo! ¡Concédeme la gracia de estar siempre predispuesto a servirles, a entregarme por completo a ellos, renunciando a mis egoísmos y mis intereses! ¡Dame, Señor, por medio de tu Espíritu, la sabiduría para actuar siempre correctamente, para pronunciar las palabras acertadas, para actuar siempre con el corazón, para escuchar con atención, para hacerme cargo de sus problemas y angustias! ¡Dame la sabiduría para corregir siempre mis errores y no tener en cuenta los ajenos; tu mismo sabes, Señor, lo que me cuesta corregirme! ¡Dame la gracia de sonreír siempre, de mostrarme siempre amable y servicial! ¡Conserva, Padre, su corazón siempre abierto para que la alegría haga mella en ellos, para que conserven en su interior sólo aquello que sea agradable y que olviden las cosas que les hieren o los momentos difíciles que han vivido! ¡Ayúdame a tener siempre en el centro a Jesús para que todos mis actos respecto a los demás estén impregnados de su estilo de hacer, pensar, sentir y amar!

Nos has llamado al desierto, Señor de la libertad:

Aquí tienes mi pequeño corazón, hazlo tuyo

Para comunicarme su infinito amor Dios necesita que me haga pequeño. Humilde. Sencillo. Dios nunca espera. Actúa y lo hace otorgando su gracia. Puro don. Es la alegría plena de celebrar la obra de su gran amor en cada uno. Siento esta alegría mientras camino hacia la fiesta de la Pascua; la más grande celebración del amor en la historia de la humanidad.
En el amor se presentan dos estadios. Uno hace referencia a la entrega. El que mas da más entrega, porque el amor es pura entrega. Este principio se une al segundo. El amor está íntimamente unido a las obras más que a las palabras. El lazo que une todo es la humildad.
Para comprender el infinito amor del Padre, fruto de su generosidad, debo hacerme pequeño, buscar la pequeñez en mi vida porque Dios sólo se revela a los pequeños y humildes de corazón. Hacer pequeño mi corazón, hacer pequeña mi alma que no implica hacer grandes gestos de amor.
Cada secuencia de la Pasión de Cristo, cada estación del Vía Crucis, cada misterio de dolor del Rosario es un testimonio del amor que Dios siente por el hombre a través de Cristo. Es un sello de su ternura. Esta contemplación me fortaleza. Me da confianza. Me levanta. Me ayuda a tomar mi cruz, «porque tú, Señor, estás conmigo» y me salva ante mi relatividad mundana.
Hacerme pequeño para conquistar el mundo. ¡Qué incongruencia aparente! Pero esta es la historia de Cristo, el manso y humilde de corazón; el que renunció a la gloria y el poder, al prestigio del mundo; el que se abajó sorprendentemente para aceptar la misión del Padre y recibir también su amor misericordioso.
¡Qué hermoso es el amor de Dios! Cuando uno llega, Dios ha tiempo que estaba esperando. Cuando uno le busca incansablemente, Él hacía tiempo que esperaba. Cuando uno le llama, su oído está atento a la llamada. Y, sus brazos abierto, esperan estrecha los cuerpos heridos con su corazón generoso.
En esta semanas de preparación para la Pascua necesito poner a los pies de la Cruz y exclamar: «Aquí tienes mi pequeño corazón, Señor, hazlo tuyo».

 

¡Señor, aquí tienes mi pequeñez, mis fragilidades, mis debilidades, mi nada! ¡Te lo entrego todo para que lo santifiques! ¡Te doy gracias, Señor, porque tu también te haces pequeño en la grandeza de la Eucaristía, en el Santísimo, en el ejemplo de tus enseñanzas! ¡Quiero ser como tu, Señor, manso y humilde de corazón pero tu sabes lo mucho que me cuesta! ¡Concédeme la gracia, Señor, de aprender de ti para salir de mi mismo y darme a los demás! ¡Despójame, Señor, de mis egoísmos para ir al encuentro del hermano, desprenderme de mis oyes y servir con el corazón abierto! ¡Gracias, Señor, porque soy débil y tu me perdonas cada vez que caigo, me aconsejas en lugar de reprenderme cada vez que fallo, me das fortaleza cada vez que desfallezco! ¡Gracias, Señor, porque se que siempre me esperas y me llamas aunque muchas veces no sea capaz de escucharte! ¡Quiero ir a tu encuentro, Señor! ¡Aquí tienes mi pequeño corazón, hazlo tuyo!

Tu mano me sostiene, cantamos hoy: