Lo que podría haber sido y no fue

Ayer la palabra me llevó a un encuentro con el Señor a través del libro de Jeremías y una frase me dejó profundamente turbado interiormente. «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis» (Jeremías 29:11). Cuando uno experimenta a lo largo de su vida pérdidas de todo tipo, frustraciones y desilusiones le invade una sensación de culpa, enfado, desilusión o turbación. Pueden estar motivadas por decisiones erróneas —¡cuántas, Señor, cuántas producto de mi orgullo y soberbia!—, o porque la consecuencia es que se cierren puertas que antes estaban abiertas o que, de manera inesperada, la tragedia invada nuestra vida. Y viene a la mente esa máxima de «lo que podría haber sido y no fue». Reprimir los recuerdos que causan dolor no es sencillo.
Pero ahí está el Señor obrando —si se lo permitimos— en lo cotidiano de nuestra vida. El Señor se ocupa de transformar «lo que podría haber sido y no fue» en un medio para crecer cada día.
Cuando Dios envía a su pueblo a las tierras lejanas de Babilonia, a ese largo exilio, les pidió que le sirvieran allí, que confiaran en Él y que crecieran en la fe pues un día los llevaría de regreso al hogar del que tuvieron que partir. Y, aquí, surgen esas hermosas palabras del libro de Jeremías: «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros; pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis».
Gran enseñanza para el día de hoy. Dios me invita a no ignorar las cosas sucedidas en el pasado ni a dejarme atrapar por las experiencias pasadas, pero desea que tenga mucha —gran, podría decir— confianza en Él , concentrarme en su bondad, su amor y su misericordia y mirar siempre adelante con esperanza cristiana. Y lo más grande: el perdón y la misericordia de Dios son capaces de transformar cualquiera de nuestras angustias y temores en una seguridad plena producto de ese amor eterno que siente por cada uno de nosotros. Sólo por esto elevo mis manos al cielo y exclamo con gozo y alegría en un canto: ¡Gracias, Padre bueno, por los planes que tienes pensado para mí!

¡Gracias, Padre bueno, por los planes que tienes pensado para mí! ¡Gracias, Dios mío, por siempre te daré gracias! ¡Tú, Señor, bondadoso y misericordioso, eres mi ayuda y mi consuelo, el que bendice cada uno de los acontecimientos de mi vida y de las personas que me rodean! ¡Te doy gracias por todos los acontecimientos vividos, los alegres que me llenan de esperanza y los dolorosos que me han ayudado a crecer! ¡Te doy gracias porque en las cosas grandes y pequeñas nunca te has separado de mí aunque yo no haya sido capaz de verlo en tantas ocasiones! ¡Acompáñame, Señor, en los momentos de duda y hazme recordar que me has ayudado siempre en mis peores momentos de angustia, sufrimiento, desesperación, dolor o soledad y me has levantado de mis caídas y mis fracasos! ¡Entra, Señor, en lo más profundo de mi corazón para hacer siempre el bien, para ser la persona que tú quieres que yo sea! ¡Ayúdame, Señor, con la fuerza de tu Santo Espíritu a no caer en tentación! ¡Que se haga siempre tu voluntad, Padre, y no la mía! !Y, sobre todo, dame abundantes dosis de humildad! ¡Gracias, Señor, por amarme, por perdonarme y restaurarme; gracias porque contigo sigo adelante, venzo las dificultades, me fortalezco en tu fuerza y me mantengo firme ante las circunstancias difíciles que se me presentan! ¡Te entrego, Señor, mi vida, mis pensamientos y todo lo que soy y espero en ti porque «yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis»! ¡Sagrado Corazón de Jesús!

Comienza hoy el mes de junio, mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, y nos unimos a las intenciones del Santo Padre, que nos pide orar “por los responsables de las naciones, para que se comprometan con decisión a poner fin al comercio de las armas, que causa tantas víctimas inocentes”.

Del oratorio inacabado de Jakob L.F.Mendelssohn – Christus Op. 97 presento esta primera parte tan maravillosa, profunda y sensible:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s