Emoción eucarística

La Misa de ayer fue hermosa. Muy hermosa. Todas las Eucaristías lo son por el misterio que encierran. La de ayer, sencilla, fue como estar en el cielo. Cuando el sacerdote, al concluir la ceremonia, exclamó «la Misa ha terminado, podemos ir en paz, demos gracias a Dios. Que tengáis un feliz día bendecido por la gracia del Señor» me senté parsimoniosamente en el banco, incliné mi cuerpo hacia delante, cubrí el rostro con mis manos y me eché a llorar. De emoción, de gozo, de alegría, de esperanza, de fe, de agradecimiento.El sacerdote —el mismo Cristo— contribuyó a esta emoción. Sensible en las formas, amoroso en la palabra y delicado y emocionado durante la consagración contribuyó a abrir mi corazón. Tuve el sentimiento de que la Santa Misa se quedaba corta, que necesitaba más, pero la bendición dejaba constancia del final.
El «podéis ir en paz» es una llamada. Son las palabras del envío a una misión ardua y tenaz de anunciar la Buena Nueva de Jesús.
Salí del templo profundamente convencido de que lo hacía unido al sacrificio de Cristo. Que ese Cristo alimenta mi interior, está en mi y yo en Él. Sentirse como en el cielo con Cristo en mi interior. Sentir el compromiso de vivir el misterio de la Eucaristía en medio de mi vida ordinaria, para llevar al prójimo a Cristo con mis actos, mis gestos y mis palabras.
Una Santa Misa oficiada con amor y vivida con amor es como sentirse en el cielo. Momentos de oración intensa, alabanza, acción de gracias… tiempo de escucha, petición, conversación… tiempo para entregar tu vida, tus necesidades y tus anhelos, para encomendar a las personas que amas, para descargar tus preocupaciones, para pedir paz y serenidad interior, para buscar intimidad con el Amado…
«La Misa ha terminado, podéis ir en paz, demos gracias a Dios». Y hacerlo feliz, dando gracias al Señor por el envío, por la misión, por haberme encomendado una tarea que no puede quedarse en meras palabras sino en hechos concretos porque así es el misterio del amor de Dios.

¡Jesús, gracias por la Eucaristía; eres el Hijo de Dios hecho Hombre y me siento muy unido a ti después de comulgar y quiero hacer de mis actos una unión con la Santísima Trinidad! ¡Gracias, Jesús, porque te conviertes en mi acción de gracias, en mi Eucaristía, supliendo todas mis deficiencias, mis enfermedades, mis fragilidades y mis flaquezas! ¡Quiero darte gracias, Jesús, que estás presente en mi corazón para adorarte en el Padre, en unión contigo, y con el Espíritu Santo! ¡Te doy gracias, Señor, porque iluminas mi entendimiento y escucho tu palabra para saber lo que deseas de mí y avivas mi voluntad para que pueda hacer lo que tú esperas que yo haga! ¡Padre, quiero escucharte también a ti y dejar que moldes mi alma de acuerdo a tu Voluntad! ¡Señor eres mi Pastor, nada me falta, en verdes praderas me haces reposar, me conduces hasta fuentes tranquilas y reparas mis fuerzas! ¡Gracias, Jesús, por la Eucaristía que tanta seguridad y confianza me da en Ti! ¡Gracias, Jesús, porque no soy yo el que te elijo a ti si no que eres tú quien me eliges, y no me llamas siervo si no amigo y permaneces junto a mí para siempre y lo atestiguas en la Eucaristía! ¡Señor, quiero que mi oración sea de adoración, de abandono, de confianza, de alabanza, de acción de gracias, de entrega porque Tú, que eres el Señor y el Dueño del mundo, habitas con gran humildad en la especie del pan en mi corazón después de la comunión! ¡Dame, Jesús, cosas buenas como mucha fe, auméntamela; más humildad, auméntamela; más docilidad para hacer tu voluntad; ser más pobre en el espíritu porque tú sabes que mucho tengo que cambiar; más pequeñez porque tú sabes Señor que sin ti nada soy y nada puedo; dame capacidad para aceptar los sufrimientos y los problemas; ayúdame a crecer en generosidad y en magnanimidad con el prójimo y con los que me rodean; dame gran capacidad para perdonar y olvidar las ofensas ajenas; y, sobre todo, Señor, dame mucha templanza y mucho control sobre mi mismo para poder ser dócil a tu llamada! ¡Gracias, Señor, por la Eucaristía que instituiste en la Última Cena y que es el Sacramento de la unión con Dios; ayúdame a permanecer en ti para que Tú, Jesús, puedas permanecer en mi! ¡Espíritu Santo, ayúdame a acrecentar la vida de Dios en mí y aumentar la comunión e identificación con Jesús por medio de la oración, de mi entrega a los demás, de mis buenas obras, de la aceptación de la voluntad divina en mí, en la vida de penitencia, en el ejercicio de mis virtudes, en el abandono del pecado, en la colaboración activa con los designios que tienes pensados para mi…! ¡Gracias, Jesús, por el sacrificio de la Eucaristía, por esta entrega amorosa por todos nosotros, alimento para nuestro viaje a la eternidad! ¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!

Milagro de amor, hermosa canción que pone de relevancia el valor de la Eucaristía como un acto de amor del Señor:

Anuncios

Un comentario en “Emoción eucarística

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s