¿Preparado para el encuentro?

Escucho en el metro esta conversación entre dos estudiantes de medicina: «los días comienzan de la manera más predecible pero en prácticas todo es posible».
Cuando uno se levanta cada día por la mañana podría emplear exactamente las mismas palabras —«los días comienzan de la manera más predecible»— o esta expresión: «hoy, no preveo nada extraordinario en mi vida porque ¡todo es tan predecible!».
Es lógico. Al abrir los ojos por la mañana la cabeza no queda iluminada por una luz divina ni se escuchan las voces de coros angelicales entonando un «¡Aleluya!» que suene a música celestial en nuestro honor… pero cada día, por muy anodino que se presente, puede llegar a convertirse en una jornada extraordinaria.
El día del nacimiento de Cristo en Belén nadie se despertó convencido de que aquella jornada iba ser diferente, que la llegada al mundo del Dios de la vida lo iba a transformar todo, incluso su propia vida. Con muy pocas excepciones —los pastores, los Reyes Magos y algún lugareño de Belén— todos continuaron con su vida «predecible» y «anodina».
¿Qué sucederá con la segunda venida de Cristo? Que los niños seguirán yendo a la escuela, que hombres y mujeres de todas las ciudades y pueblos saldrán de casa para dirigirse a  sus trabajos, que los aviones seguirán despegando y aterrizando, que las televisiones seguirán emitiendo los mismos malos programas… pero a diferencia de otros días se abrirán los cielos que se convertirán en el gran escenario del mundo con Dios sentado en su trono. Puede ser mañana, o pasado, en un año o en mil. ¡Puede ser, incluso, hoy mismo! Pero por muy previsible que sea la vida de uno debe estar siempre preparado y alerta con las cuentas claras en la vida interior y con la conciencia siempre limpia ante Dios. La vigilancia permanente se alcanza con vida de oración y examen de conciencia diario; con la fuerza que llega del Espíritu Santo, con la Eucaristía, con la lectura espiritual y la meditación de la Palabra. El premio consiste en tener serenidad en el alma y paz y felicidad en el corazón. Con el salir de nuestra superficialidad, de nuestra mundanidad, de nuestro egoísmo y de la cotidianeidad para abrirnos a un horizonte más abierto y a una mirada más profunda sobre la realidad de nuestra vida: el mismo Cristo.
Y, aunque como cristiano, debo vivir sin temor y preocupado por vivir mi día a día con fidelidad y siendo consciente de mi responsabilidad, a día de hoy ¿podría decir que estoy preparado para el encuentro definitivo con el Señor?

orar con el corazon abierto

¡Señor, tu conoces mi vida más que nadie! ¡Sabes como y cuando me le levanto, como y cuando me acuesto; que hago a cada minuto; donde quiera que esté tú estás presente! ¡Señor, tu sabes cuando me pongo en camino con mis alegrías y mis penas; cuando voy de un lado a otro con mis prisas y mi atolondramiento, cuando huyo de mí mismo tratando de encontrar lo que no encuentro; cuando llamo y no me oyen; cuando llamo a las puertas de tantos y todas se me cierran; pero tu me acompañas siempre en el silencio! ¡Señor, tú sabes lo que pienso y porque lo pienso, tú sondeas mi corazón y conoces hasta los pensamientos y sentimientos más íntimos; tú sabes cuáles son puros y limpios y cuales egoístas y utilitaristas; tu te haces presente en todos los conflictos de mi vida; tú te dueles cuando yo me siento herido! ¡Señor, en los momentos de dificultad y tribulación, cuando las pruebas me golpean con fuerza, cuando me siento cansado, abatido y solo, cuando la confusión me embarga, tú estás conmigo aunque muchas veces por mi auto complacencia no lo sienta! ¡Señor, tú eres el amor vivo, ayúdame a mirarme en lo profundo de mi mismo y ahondar en lo que hay en mi corazón para sentirte y escuchar tu voz porque se que estás en mi interior y tengo necesidad de tu presencia! ¡Que sea, Señor, capaz de verte siempre a mi lado vaya donde vaya, en cada acontecimiento de mi vida, porque eres el Amor que todo lo embarga y todo lo llena! ¡Sagrado Corazón de Jesús, en vos confío!

Mi Dios, la música que acompaña hoy la meditación:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s