Dios, familia y comunidad

Festividad entre festividades la del día de hoy: la solemnidad de la Santísima Trinidad. El misterio fundamental de la fe y de la vida cristiana se sumerge en el misterio de la Santísima Trinidad. Somos bautizados «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» y «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» nos persignamos cada día. En el Credo confesamos Un solo Dios en Tres Personas, punto central de la fe católica.Toda la vida de Cristo revela al Dios Uno y Trino: en la Anunciación del ángel a María, en el nacimiento en Belén, al perderse en el Templo de Jerusalén apenas cumplido los doce años, en su bautismo en el Jordán, en su testimonio en la vida pública, en su pasión, muerte y resurrección y en su despedida final a los apóstoles cuando les invita a predicar por el mundo en nombre de la Trinidad. En todos estos acontecimientos Jesús se revela como Hijo de Dios.
En este gran Misterio nuestra razón humana ofrece sus límites, pero es un acto de fe que llena de confianza. La festividad de la Santísima Trinidad me enseña de manera maravillosa que Dios es familia y comunidad. Que Padre, Hijo y Espíritu Santo integran la gran familia de Dios, y que esta Trinidad está presente en mi peregrinaje vital, a mi lado en las alegrías y las penas, que tiene un proyecto específico para mi, que me indica el camino a seguir y que me otorga la fortaleza para hacerlo realidad.
¡Qué día más señalado para constatar la verdad de mi fe y para ser profundamente consciente de que cada vez que digo «en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo», profeso y actualizo mi relación vital con Dios «en quien vivimos, nos movemos y somos».

¡Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos! ¡Santísima Trinidad, Dios Trino y Uno, Padre, Hijo y Espíritu Santo, principio y fin nuestro, te rindo homenaje y exclamo agradecido por razón de mi fe: ¡bendita y alabada sea la Santísima Trinidad! ¡Trinidad Santísima sea todo honor, gloria y alabanza! ¡Padre del Cielo, fuente de bondad y eterna sabiduría; Jesús Buen Pastor, en cuyo Sagrado Corazón mi alma encuentra refugio; Espíritu Santo, claridad que todo lo ilumina; os suplico me otorguéis vuestra ayuda, guía, iluminación y protección en el camino de la vida! ¡Y en este día exclamo con fe: «Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador de cielo y tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero; engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas!»

Escuchamos hoy la cantata de Bach Gelobet sei der Herr, mein Gott, BWV 129 (Alabado sea el Señor, mi Dios) compuesta para el domingo de la Trinidad de 1726:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s