El sacrificio del espíritu contrito

El camino de la vida invita a la autenticidad. A ver lo que somos. A reconocer nuestra humilde condición. A aceptar nuestras miserias. Y desde el espejo que nos permite mirarnos interiormente entrar en relación con el Padre.
Es así como uno queda justificado porque es capaz de adoptar una actitud de autenticidad. No podemos ser como estatuas de barro, necesitamos asentar nuestros pies sobre tierra firme.
Pero cuando uno pretende huir, escapar y sustentar todo su poder en las propias fuerzas y en el yo más absoluto los pilares que sustentan todo se tambalean y se rompe el hilo de comunicación que existe con Dios.
Por eso, en la vida es tan importante la oración porque en la sequedad del desierto, en el camino sereno hacia la vida eterna, va emergiendo serenamente la imagen de Dios y también nuestra propia imagen. En lo íntimo del corazón conviven dos actores que se disputan los títulos de crédito: el publicano y el fariseo. Pero uno debe saber elegir bien el papel que desea representar. Asumir el rol del fariseo, fanfarrón y autosuficiente ante los hombres y ante Dios, exaltando siempre los grandes méritos y virtudes que atesora, mirando a los demás con altivez pero sin Cristo en el centro, poniendo la fe y la religiosidad en el propio yo y dejando de lado el amor porque por encima todo considera que está el deber. O aceptar el del publicano que, en su humildad, permanece a la puerta del Templo, incapaz de levantar los ojos al cielo, ni alzar los brazos en la oración. Sin méritos que ofrecer ni en los que confiar. Consciente de su pequeñez y al que no le queda más remedio que abandonarse enteramente a Dios y esperar en su infinita misericordia.
Hoy en la oración abro el salmo 50 para exclamar: «No me rechaces lejos de tu rostro», o lo que es lo mismo: «Ten compasión de mí, Señor, que soy pecador». Lo hermoso de todo es que este mismo Salmo continua con esta advertencia aleccionadora: «Dios quiere el sacrificio de un espíritu contrito, un corazón contrito y humillado, oh Dios, Tu no lo desprecias».

orar con el corazon abierto

¡Señor, ten piedad de mi que soy un pecador! ¡No permitas que mis actos se conviertan en actitudes de autosuficiencia y hazme consciente de mi condición de pecador que no puedo obtener por mi mismo el don sobrenatural de la gracia! ¡Ayúdame, Espíritu Santo, a abandonarme en las manos misericordiosas de Dios del que imploro toda su misericordia! ¡Espíritu Santo, ayúdame a avanzar porque soy bastante inconstante! ¡Espíritu Santo, conozco el Evangelio de Cristo, pero son muchas las ocasiones que me cuesta vivirlo! ¡Envíame tus siete dones porque amo a medias, me siento autosuficiente, me acomodo en la comodidad pero tu puedes hacer maravillas con mi fragilidad! ¡Señor, ayúdame y ten compasión de mí, que soy una auténtica calamidad! ¡Señor, aunque conozco perfectamente las enseñanzas que nos dejas en tu Evangelio me cuesta muchas veces vivirlo! ¡Señor, mi problema es que amo a medias por mi egoísmo, mi autosuficiencia y mi soberbia! ¡Señor, ayúdame porque tu puedes hacer maravillas con mi fragilidad!

La certeza, con Cecilia Rivero:

Anuncios

3 comentarios en “El sacrificio del espíritu contrito

  1. Señor Todopoderoso , ten piedad de mí que soy un pecador . Ayúdame Espíritu Santo a abandonarme en las manos misericordiosas del Dios Altísimo , del que imploro toda su misericordia !!!!!

    Me gusta

  2. Doy gracias a Dios por esta página tan maravillosa de evangelización que nos ayuda a meditar y a vivir la palabra .
    Que la luz y la verdad sean siempre anturchas encendidas que guíen sus pasos para seguir ayudando a nuestros hermanos a encontrar y vivir en el reino de Dios aquí en la tierra
    Bendiciones

    Me gusta

  3. Dios de bondad y misericordia derrame sobre todos y cada uno de ustedes un caudal de bendiciones, que el Espíritu Santo les siga dando luces para que continúen con esta bella labor al servicio de su prójimo. Gracias por estar al lado de los que necesitan del auxilio cristiano

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s