¿Qué potestad tengo para desenterrar lo que Dios había ocultado de mi vida?

He abierto la Biblia aleatoriamente y ha surgido la última página del último libro de Miqueas. Mi corazón se llena de consuelo. Leo: «Él volverá a compadecerse de nosotros y pisoteará nuestras faltas. Tú arrojarás en lo más profundo del mar todos nuestros pecados».
Con cierta frecuencia trato de apartar esos pensamientos dolorosos que se hacen presentes; trato de que no se conviertan en asideros para la queja, la resignación o la tristeza. También trato de ahuyentar esas ideas que buscan laminar mis estados de ánimo para que mi espíritu decaiga. No siempre lo logro, esa es la verdad aunque soy consciente de que debo echar al cubo del olvido todo lo que, asumido como error y corregido, no es merecedor de integrar mi vida.
La realidad es que con frecuencia aquello que pensé enterrado resurge entrando por una pequeña rendija de mi corazón ocupando el mismo lugar que tenía en el pasado. Y ahí toman fuerza las palabras del profeta Miqueas, contemporáneo de Isaías. Me surge así la duda de la razón por la cuál tengo la tentación de recuperar eso que conviene dejar enterrado en el olvido de mi historia. Te hace también cuestionarte qué sentido tiene aferrarse a la idea de martirizarse con los fallos y errores cometidos en épocas pasadas cuando en el hoy has rectificado tu camino. Uno es consciente de que ha sido perdonado por Dios, que su misericordia es infinita, que con el arrepentimiento sincero su gracia se derrama a espuertas sobre tualma… Entonces… ¿por qué trato de recuperar de las profundidades aquello que estaba sepultado y que en el ayer me paralizaba, me hería, me impedía avanzar y ponía frenos a mi camino hacia la santidad cotidiana? Y la pregunta crucial: ¿Qué potestad tengo para desenterrar lo que Dios había ocultado y perdonado? Entonces la respuesta surge de inmediato. Los sentimientos y los pensamientos de Dios, su delicadeza y su amor, está a años luz de los míos. Sí, tengo que alejar de mí aquello que me aprisiona y cercena mi libertad. Y, para ello, debo pedirle más al Espíritu Santo, sentirme más cerca de Dios y más unido a Cristo.

orar con el corazon abierto

¡Señor, ayúdame a sentirte siempre cerca! ¡Ayúdame a sanar todo aquello que me hace daño, Señor, para crecer cada día! ¡Derrama tu paz, Señor, sobre mi vida y acoge mis aflicciones, preocupaciones, tus miedos, angustias, soledades, confusiones, amarguras y vacíos! ¡Te entrego, Señor, mis complejos, culpabilidades, traumas  y debilidades! ¡Señor, siento tu amor y tu bendición por eso todos los días te alabo, te bendigo y te doy gracias por tu amor y tu misericordia! ¡Te dono todos mis problemas porque sé que Tú los acogerás y me llenarás de paz! ¡Señor, que no me acostumbre a verte crucificado! ¡Que no me canse de adorar y besar la Cruz de cada día! ¡Señor, ayúdame a ponerme a los pies de Tu Cruz para abandonarme enteramente a Ti y confiar en que Tu me darás siempre lo que es mejor para mi! ¡María, Madre, ayúdame a contemplar el misterio inefable de la Cruz! ¡Te ofrezco, Señor, mi cruz de cada día! ¡Cuando lleguen, Señor, esos momentos de Cruz que tanto me cuesta aceptar que sea capaz de ofrecértelos con amor! ¡Ayúdame, Señor, a no rebelarme, a no quejarme, a no protestar, a no agitarme ni perturbarme! ¡Ayúdame a penetrar en los secretos de tu corazón doliente, Señor, para corresponder en mi limitada vida cotidiana a tu fidelidad y a tu amor!

Tienes la llave, canción para avanzar en la vida:

Anuncios

Un comentario en “¿Qué potestad tengo para desenterrar lo que Dios había ocultado de mi vida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s