¿Dónde está Dios?

Por razones profesionales he tenido que realizar un largo viaje por Centroamérica. El vuelo que llegaba de Europa aterrizó en Panamá. Tenía dos horas y media de escala para tomar el siguiente vuelo destino a Guatemala. Con el cansancio del viaje, busco un lugar para sentarme. Siempre trato de encontrar una capilla en los aeropuertos, casi siempre escondidas en lugares inaccesibles. Sin embargo, en el de Panamá se encuentra en el centro mismo del aeropuerto.
Entro y me siento en una esquina del último banco. Durante la hora que permanezco allí en oración entran cientos de personas. Madres con hijos, pilotos, azafatas, ejecutivos, religiosos y religiosas, jóvenes matrimonios, ancianos y operarios del aeropuerto. Unos permanecen unos minutos y otros, simplemente, saludan o se persignan. Es una hora de alegría inmensa.
La pregunta suprema que se hace el hombre es: ¿Dónde está Dios? La respuesta tiene que ver más con la presencia en nuestra vida que en la creencia misma de su existencia. Cuando uno tiene la ocasión de entrar en contacto con Dios porque le ama no duda de que Dios está en el cielo y en la tierra nunca mejor especificado que en un aeropuerto. Los cielos cantan la gloria de Dios; y el firmamento anuncia su gran obra creadora.
¿Dónde está Dios? En el corazón del hombre. Las cientos de personas que han pasado por esa capilla y han dedicado un segundo, un minuto o una hora a ese Dios de la sabiduría son conscientes de que existe, que ama, que perdona y que cuida. Dios bendice con su presencia ese aeropuerto, a los que le alaban y a los que le ignoran.
Dios existe y yo, de nuevo, me lo he encontrado vivo en el centro mismo de un aeropuerto.

orar con el corazón abierto

¡Qué grande y bondadoso eres Dios mío, creador del cielo y de la tierra, de lo visible y de lo invisible! ¡Hoy me presento ante ti para darte gracias, para alabarte y glorificarte con un profundo agradecimiento por tu amor, por tu bondad y por tu misericordia! ¡Gracias, Padre bueno, porque tu fidelidad es para siempre, porque no nos abandonas nunca! ¡Te ofrezco mi vida, Padre! ¡Quiero servirte con gratitud en el corazón! ¡Gracias por hacerte presente en todo lugar y te agradezco que tu obra se haga prospera en cualquier espacio de la tierra! ¡Gracias, Dios bondadoso, por estar siempre a nuestro lado, por buscarme y esperarme siempre! ¡Gracias, Padre misericordioso, porque me levantas cuando estoy caído y me arrastras cuando mi cuerpo ni se arrastra! ¡Gracias, Padre de amor, porque llenas mi vida de sonrisas y alegría y de lágrimas y la cruces llenas de sufrimiento que me hacen crecer en confianza en ti! ¡Gracias, por el regalo inmenso de la vida! ¡Gracias por mi esposa y mis hijos, por mis amigos y colaboradores, por mis hermanos en la fe! ¡Gracias porque me otorgas un corazón hecho para la alegría que me das esperanzas para avanzar cada día! ¡Gracias por tu presencia infinita que me permite exclamar con alegría: «¡Aquí está el Dios bueno, venid a conocerlo!»!

Dios está aquí tan cierto como el aire que respiro:

Anuncios

Un comentario en “¿Dónde está Dios?

  1. Señor Todopoderoso que Grande y Bondadoso eres Dios mío , creador del cielo y de la tierra , de todo lo visible y lo invisible ; Hoy me presento ante ti para darte gracias , para alabarte y glorificarte con un profundo agradecimiento por tu amor , por tu bondad y por tu grandiosa misericordia ! Gracias !

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s