María, Señora del hágase

Cuarto sábado de septiembre con María en el corazón. María de nuevo en nuestro corazón. Propongo asomarnos al corazón de María, admirar su belleza interior y auscultar sus pulsaciones espirituales. Admirar esa delicadeza con la que todo lo hacía. ¡Si todos mis actos estuviesen impregnados de la delicadeza de la Virgen todo sería más alegre y fácil a mi alrededor!
Todo se resume en una palabra que en labios de nuestra Madre suena bellísima: Hágase. Y yo clamo, siguiendo la enseñanza de la Sierva del Señor: ¡Padre mío, hágase! ¡Hágase, Señor, tu voluntad y no la mía! ¡Hágase, Padre, que yo me abandono a Ti! ¡Hágase, Señor, para que mi corazón se llene de calma, serenidad, elegancia, pureza, dignidad y amor!
Y quiero aprender de Ti, María, para que ante los muchos acontecimientos adversos de mi vida no me agite ni me resista sino que me entregue. Que aprenda a aceptar. Que aprenda a darme a los demás con delicadeza. Como lo hiciste Tu, María, con humildad, servicio y amor.

orar con el corazon abierto

¡Gracias, María, porque me enseñas que antes de ser Señora nuestra, fuiste Señora de tu Hijo! ¡Hágase! ¡Hágase! ¡Hágase! ¡María, Madre del amor hermoso, quiero aprender de la delicadeza de tu dulzura para que aparte de mi la dureza del corazón! ¡Tener tu misma delicadeza para no enfadarme cuando asoman las pruebas! ¡Tener tu delicadeza, María, para abrir la puerta de mi corazón cuando Dios llama para entrar! ¡Delicadeza, María, para atender la llamada de los que acuden a mi en busca de ayuda, amor y consuelo! ¡Que aprenda de Ti, María, la delicadeza con la que Tu trataste a Dios! ¡Quiere aprender de tu delicadeza, María, para embellecer esa fe tantas veces tibia que tengo, para profundizar en mi oración tantas veces monótona, para acudir vivificante y alegre a la Eucaristía y vivirla con amor, para escuchar la Palabra de Dios con el fin de que la finura de sus mensajes me ayuden a transformar mi vida! ¡Quiero tomar pequeños trazos de tu delicadeza, María, para comprometerme de verdad en todo, para darme y servir como lo hiciste tu, para saber respetar y, sobre todo, para amar!

Gaude, Maria virgo, cantamos hoy en honor a María:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s