¿Son mis logros consecuencia de mi buen hacer?

Comienzo la oración con el rezo del Salmo 127 que me llega profundamente al corazón: «Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajan los albañiles; si el Señor no custodia la ciudad, en vano vigila el centinela». ¿Qué me dice esta primera profunda estrofa del salmo? Que desmorona mi autosuficiencia. Ya puedo poner todos los empeños y los esfuerzos mundanos en levantar mi casa que si el trasfondo no está bendecido por Dios la empresa no dará frutos. Y así ha ocurrido en muchos momentos de mi vida.
Uno toma conciencia de que no es más que miseria; que del corazón mismo nace la oscuridad, el error y las tinieblas porque el corazón invita a que uno se convierta en un pequeño dios en minúsculas cegado por la pasión y arrastrado por el deseo de libertad. Uno piensa que sus logros son consecuencia de su habilidad y de su buen hacer; en esta confianza ciega en las propias posibilidades, en la seguridad de la fortuna que le acompaña, se ponen los medios y los esfuerzos; se ponen en marcha todas las resortes para lograr el objetivo; pero ¡cuántas veces las ambiciones se confunden y se contraponen a la voluntad de Dios ¡Cuántas veces algo que anhelas queda sepultado por el fracaso desmoronándose la ambición que tanto empeño y sacrificio ha implicado! Y entonces llega el lamento y uno se relame en la desgracia sin caer en la cuenta de que ha primado la ambición personal frente a la prudencia, la seguridad de las propias fuerzas a la voluntad de Dios, la autosuficiencia a los sólidos cimientos de la asistencia divina.
No es suficiente con confiar en las propias fuerzas; es imprescindible actuar esperándolo todo de Dios. Si un objetivo no es auténticamente cristiano mejor no emprender nada porque el objetivo principal de cualquier tarea es la gloria de Dios y la propia santificación. Si Dios no forma parte de ese fin probablemente no pondrá los medios para alcanzarlo. Por eso es tan importante la oración porque postrado a los pies de la Cruz, orientado por la luz del Espíritu Santo, sosegado a los ojos del Sagrario, uno puede encomendar y ofrecer al Señor lo que desea emprender. Es allí donde uno puede ver si es para gloria de Dios y provecho para la propia alma.

orar con el corazon abierto

¡Señor, hazme ver siempre con la inspiración del Espíritu Santo, que todo esfuerzo que haga será inútil si no lleva tu bendición! ¡Hazme comprender, Señor, que es Dios quien me asegura siempre la prosperidad porque solo Él otorga el éxito a cada empresa humana! ¡No permitas que mi corazón orgulloso piense que todo es obra de mis propias manos! ¡Concédeme la gracia, Señor, de confiar siempre en Ti y esperar con el esfuerzo de mi trabajo las bendiciones del Padre! ¡Hazme comprender, Señor, con la gracia del Espíritu, que todo es un regalo de la Providencia! ¡Hazme ver, Señor, en el silencio de la oración de cada día que mi vida está edificada sobre el pilar del amor de Dios y de la providencia y que en vano podré edificar una casa estable y dar frutos si no lo pongo previamente en tus manos Tú que das la prosperidad, la fecundidad y la serenidad! ¡Espíritu Santo, ayúdame a abandonarme serenamente en las manos de Dios, hazme ser fiel a la libertad que Dios me otorga y permite que mis obras estén siempre sustentadas sobre la base de la autenticidad cristiana para que sean capaces de dar los frutos que Dios espera! ¡Concédeme la gracia, Espíritu Santo, de construir en mi vida la casa que yo deseo construir para mi; guárdame de lo que más me conviene para que lo pueda guardar en ella; ayúdame a sentirme fuerte para no verme derrotado por las dificultades; y permite que la semilla que yo plante de frutos santos y germine según la voluntad de Dios!

Que el Señor nos construya la casa, suplicamos hoy en nuestra oración:

Anuncios

2 comentarios en “¿Son mis logros consecuencia de mi buen hacer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s